Tranquilidad

ME CANSÉ DE INTENTAR, PERO SEGUIRÉ INTENTANDO

Posted on Actualizado enn

ME CANSE DE INTENTAR

Me cansé de intentar sembrar en tierra infértil; con la esperanza de cosechar ventura.

 

Pero seguiré intentando encontrar  un terreno donde pueda cosechar bienestar, tranquilidad y convivir sin malestar.

 

Me cansé de intentar vivir para suplir las carencias del otro; con el propósito de encontrar en el otro, a quien quiero para compartir mi vida.

 

Pero seguiré intentando trabajar por lo que quiero, elegir bien lo que quiero y construir mientras coopero.

 

Me cansé de intentar cooperar con quien necesita competir y no sabe valorar; con el anhelo de construir un futuro de bienestar.

 

Pero seguiré intentando vincularme con quien tenga claro lo que significa cooperar y aprehender a valorar.

 

Me cansé de intentar apelar  a la empatía y comprehender las circunstancias de quien no tiene valentía, para renunciar a la egolatría; con la aspiración de encontrar quien me acompañe íntimamente en la victoria y la agonía.

 

Pero seguiré intentando mantener una actitud empática y comprensiva para cultivar vínculos de apoyo mutuo, solidaridad y generosidad compartida.

 

Me cansé de intentar dar oportunidades a quien las utiliza tan sólo para satisfacer sus egoístas y banales necesidades; con la expectativa de poder construir  el aprecio sincero y el aumento de nuestras posibilidades.

 

Pero seguiré intentando aportarle bienestar a quien quiera estar, para trabajar en equipo y construir sin parar.

 

Me cansé de intentar soportar días grises, sacrificar y trabajar por quien no tiene interés en dar; con la esperanza de tener a mi lado al final, alguien con quien compartir mi realidad.

 

Pero seguiré intentando pintar cada día de un nuevo color, trabajar para hacer de mis sueños, anhelos e ilusiones una dulce realidad que pueda compartir, con quien, con base en la experiencia aprendida sabré elegir.

 

Me cansé de intentar lo que no conviene intentar, pero seguiré intentando lo que me permita transformar para evolucionar y avanzar hasta el final.

Anuncios

CARTA A LA IRA

Posted on Actualizado enn

IRA g

Te conozco, sé quién eres. En repetidas ocasiones has intentado albergar en mí  e inundarme con tu energía que intoxica.

Ya te identifiqué. Tengo muy claro que eres un afecto dañino; buscas hacerme creer que debo alojarte en mi ser, porque algo o alguien supuestamente me ofendió.

Esa es tu estrategia para mantenerte viva y desarrollarte; si te anido en mí, te convertirás en rencor, resentimiento, odio y venganza.

Tu estrategia no funcionará conmigo, pues he logrado comprehender que si yo no tengo la necesidad de ofenderme, no habrá quien pueda ofenderme.

Esto no quiere decir que no pueda sentir algo de enojo frente a situaciones injustas, pero ¿quién soy yo para determinar qué es justo y qué no? La vida en sí misma es sabia y justa, ella se encargará de darle a cada quien lo que se merece en  el momento justo.

Quiero que sepas que aquí, en mi ser, no encontrarás alojamiento. Para mi eres una forastera en la que no puedo confiar y por lo tanto, tampoco puedo alojar.

Ya sé que eres un afecto anclado a la naturaleza humana, pero no por esto, te mantendré cerca. Trabajo en alianza con mi consciencia para Autogobernarme  e  impedir que puedas irrumpir en  mi ser y causar estragos.

Quiero Evolucionar Afectivamente; ser más que un animal que actúa instintivamente y al menor o mayor estímulo negativo pierde el dominio de sí mismo y ataca. Por eso me dedicaré a practicar el  Autogobierno de un afecto tan nocivo como lo eres tú, abominable Ira.

Espero que te haya quedado claro destructora Ira; no te quiero conmigo.

Contigo me es imposible mantener mi Sistema Afectivo en equilibrio.  Y si no logro mantenerme en equilibrio, perderé la oportunidad de gozar la maravilla de Vivir y Convivir con Tranquilidad.

Hasta nunca insoportable Ira. Cuando te vea venir te cerraré la puerta.