práctica

PROCESOS DE FORMACIÓN AFECTIVA

Posted on Actualizado enn

 PROCESOS DE FORMACIÓN AFECTIVA.

“La vida es un grandioso, magnificente, majestuoso, sagrado y divino proceso, conformado por múltiples y diversos procesos”     L. A. T.V

La vida humana cambia, evoluciona, retrocede, avanza, se estanca, se reproduce, produce, consume, crea, destruye, nace, renace, crece, florece, vive, muere, se transforma. Todo en constantes e  imparables procesos.

 

Hay procesos biológicos en animales y vegetales como la reproducción,  la digestión, la fotosíntesis, la metamorfosis, etc. Hay procesos psicológicos elementales como la atención, la percepción, la motivación, etc. Hay procesos sociales como la cooperación, la competencia, el conflicto, etc.

 

Nuestra existencia está rodeada de pruebas fácticas, que nos demuestran y nos enseñan, la dinámica de los procesos en los cuales participamos de manera consciente e inconsciente, con más o menos frecuencia, voluntariamente y a la fuerza.

 

Asimismo, nos invita de forma tácita y explícita, a emprender, respetar y perseverar diariamente en procesos que nos permitan Crecer. Dado que Crecer es la esencia de Ser Humano.

 

Es posible Crecer al emprender Procesos de Formación Afectiva.

 

Antes de comprender en qué consisten los Procesos de Formación Afectiva, conviene reflexionar sobre algunos de los múltiples procesos que hacen parte de nuestra vida.

 

¡Sigue, adelante!

 

Es un proceso concebir  la vida, es un proceso gestar la vida, es un proceso nacer a la vida, es un proceso Crecer en la vida.

 

Es un proceso comprenderse, es un proceso valorarse, es un proceso gobernarse, es un proceso administrarse, es un proceso  intra-relacionarse.

 

Es un proceso ser empático, es un proceso ser asertivo, es un proceso comunicar, es un proceso aprender a interactuar.

 

Es un proceso perder el miedo, es un proceso confiar, es un proceso atreverse, es un proceso experimentar seguridad.

 

Es un proceso entender, es un proceso comprender, es un proceso aprender.

 

Es un proceso conocer, es un proceso procesar, es un proceso interpretar.

 

Es un proceso inferir, es un proceso deducir, es un proceso concluir.

 

Es un proceso compartir, es un proceso apreciar, es un proceso valorar.

 

Es un proceso pensar, es un proceso imaginar, es un proceso idear, es un proceso crear.

 

Es un proceso soñar, es un proceso despertar, es un proceso lograr.

 

Es un proceso reflexionar, es un proceso concienciar, es un proceso formar, es un proceso transformar.

 

Es un proceso admirar, es un proceso conquistar, es un proceso enamorar, es un proceso perdurar.

 

Es un proceso empezar, es un proceso avanzar, es un proceso evolucionar, es un proceso aprender a amar.

 

Es un proceso participar, es un proceso aportar, es un proceso ayudar, es un proceso cooperar.

 

Es un proceso identificarse, es un proceso unirse, es un proceso crear fraternidad, es un proceso hacer comunidad.

 

Es un proceso estructurar, es un proceso persistir, es un proceso construir.

 

Es un proceso querer, es un proceso saber, es un proceso hacer.

 

Es un proceso creer, es un proceso sentir, es un proceso  vivir.

 

Si Crecer es la esencia de Ser Humano; si crecemos como Seres Humanos, dependiendo del tipo de procesos que voluntariamente emprendemos; ¿Qué nos impide, en ocasiones, emprender procesos que formen nuestra mente y despierten día a día, nuestra consciencia? ¿Qué nos impide, emprender procesos que nosHumanicen cada vez más?

 

Con la Formación Afectiva se puede comprender que el primer paso para emprender cualquier Proceso, es la Voluntad (querer hacerlo). Luego viene el Aprendizaje (saber hacerlo). Posteriormente  todo es cuestión de Práctica (hacerlo).

 

Hay quienes cuentan con Voluntad; quieren hacer, pero no saben cómo. Hay quienes cuentan con el conocimiento; saben cómo hacer, pero no quieren hacer, no tienen Voluntad. Hay quienes cuentan con algo de Voluntad, aprenden como hacer, pero la Voluntad no les alcanza para perseverar y practicar, practicar y practicar. También hay quienes cuentan con los tres ingredientes esenciales y sencillamente se dedican a hacer, ser y Crecer.

 

Voluntad, Aprendizaje y Práctica. Si alguno de estos mecanismos falla; sencillamente pasa, que no pasa nada, y cuando pasa, pasa lo que no queremos que pase.

 

Ahora bien, para continuar es importante que tengas en cuenta, algunas definiciones del término Proceso. Resultan muy pertinentes, para el propósito de compartirte el valor vital, de los Procesos de Formación Afectiva.

 

Proceso:

-Acción de ir hacia adelante.[1]

-Los procesos son ciclos que constan de distintas etapas, en las cuales se producen ciertos cambios de estado. De este modo, al finalizar el proceso, su protagonista ya no es el mismo que en el comienzo.[2]

-Se denomina proceso a la consecución de determinados actos, acciones, sucesos o hechos, que deben necesariamente sucederse para completar un fin específico.[3]

 

Veamos ahora algunas características de los Procesos de Formación Afectiva:

 

  • Los Procesos de Formación Afectiva tienen el propósito de brindar Formación para la Vida. Esto es, Formación que nos suministra herramientas para ayudarnos a Crecer Afectivamente en las diferentes dimensiones, roles o vínculos  de nuestra Vida.

  • Los Procesos de Formación Afectiva nos ayudan a Crecer en la forma de Creer, de Sentir y de Actuar. Esto quiere decir, que si aprendemos a identificar nuestras Creencias, concientizarlas, discernirlas y transformar aquellas que nos generen malestar y nos impidan evolucionar; nuestra forma de Sentir la vida contará con equilibrio, confianza, seguridad, sosiego, motivación, esperanza; afectos necesarios para Actuar de forma coherente, empática, asertiva, comprometida, cooperadora, equitativa, justa.

  • Los Procesos de Formación Afectiva nos ayudan a Crecer como Seres Humanos, porque nos dan la posibilidad de aprender a relacionarnos con nosotros, con los nuestros, con los demás y con lo demás; de manera que las interacciones generen satisfacciones y gratificaciones. Específicamente, proporcionan Bienestar al Vivir y Convivir.

 

  • Dentro del infinito universo de las Habilidades; los Procesos de Formación Afectiva tienen el propósito de contribuir con el desarrollo de Habilidades Afectivas Humanizadoras. Algunas de ellas son: comprenderse, comprender a los demás y lo demás, gobernar los afectos, valorarse, valorar a los demás y lo demás, cuidarse, cuidar a los demás y lo demás, enfocar la atención en la constructiva creación, empatividad (empatía- asertividad), cooperación, reciprocidad, gratitud, equidad, entre otras.

  • Los Procesos de Formación Afectiva favorecen la Movilidad Social ascendente.

En una sociedad como la nuestra; se puede afirmar que la imperante inequidad social no se constituye en el único, ni en el principal obstáculo para evolucionar en las diferentes dimensiones del vivir. Gran parte de la limitación y estancamiento, encuentran su causa en cuestiones afectivas, de orden familiar y personal tales como: falta de motivación, dificultad para gobernar la ira, el miedo, el placer, falta de valoración personal, dificultad para relacionarse, dificultad para resolver conflictos, dificultad para encontrar soluciones creativas a las dificultades, dificultad para prestar atención a la creación, gasto del tiempo infructuosamente, creencias destructivas sobre sí mismo, sobre los demás y sobre la vida, etc, etc, etc.

 

Los Procesos de Formación Afectiva favorecen la Movilidad Social ascendente porque están diseñados de forma tal; que quien los emprende y persevera en la práctica, incrementa sus posibilidades. Esto ocurre porque puede aprender a conocerse, comprenderse, valorarse, evaluarse, gobernarse, enfocar tiempo y atención en la construcción y creación, aprender a comunicarse y a relacionarse, entre otros aprendizajes. De esta manera, incrementa las posibilidades de descubrirse, saber para qué es realmente hábil, vivir de su Talento, generar recursos, vínculos, construir redes, comunidad; para compartir, aportar, cooperar y avanzar.

 

Adicionalmente, cabe anotar que el rol de la Institución Familiar en la Movilidad Social es fundamental. No contar con la posibilidad de aprender y practicar estas Habilidades en el seno familiar, reduce ostensiblemente las oportunidades de cualquier individuo. Por esto resulta tan determinante, contribuir activamente con el desarrollo de Habilidades Afectivas Humanizadoras en nuestros(as) hijos(as).

 

Así mismo, la función de la empresa es crucial en lo que respecta a la Movilidad Social. Hacen un gran aporte a la sociedad,  aquellas Organizaciones conscientes y responsables socialmente, que brindan Formación Afectiva para contribuir con la Humanización de sus colaboradores; teniendo como propósito favorecer la Movilidad al interior de la Organización y el avance de éstos, en la escala social.

 

  • Los Procesos de Formación Afectiva a diferencia de otro tipo de procesos, tienen inicio, pero no fin. Esto quiere decir, que una vez nuestra Voluntad nos permita iniciar, es necesario que esta Voluntad continúe renovándose, para que sea posible la práctica permanente de lo aprendido; así como el aprendizaje permanente de la práctica.

¿Qué se puede aprender en un Proceso de Formación Afectiva concretamente?

 

  • Podemos aprender a Crecer como Seres Humanos.

  • Podemos aprender a desarrollar Habilidades Afectivas Humanizadoras.

  • Podemos aprender a comprender a los demás.

  • Podemos aprender a comunicarnos asertivamente.

  • Podemos aprender a valorar a los demás.

  • Podemos aprender a ser empáticos.

  • Podemos aprender a cooperar.

  • Podemos aprender a trabajar en equipo.

  • Podemos aprender a desconflictuar (resolver los conflictos).

  • Podemos aprender a convivir.

  • Podemos aprender a comprendernos.

  • Podemos aprender a valorarnos.

  • Podemos aprender a gobernarnos. A gobernar los afectos positivos y negativos.

  • Podemos aprender a enfocar nuestra atención en la creación.

  • Podemos aprender a sentir.

  • Podemos aprender a discernir.

  • Podemos aprender a sentipensar.

  • Podemos aprender a descubrir quienes somos.

  • Podemos aprender a transformar creencias fuente de malestar.

  • Podemos aprender a procesar las dificultades creativamente.

  • Podemos aprender a reducir el ego a desinflarlo

  • Podemos aprender a practicar una Crianza formativa.

  • Podemos aprender a explorar, identificar y desarrollar el talento de nuestros hijos.

  • Podemos aprender a comprometernos con lo que emprendamos.

  • Podemos aprender a confiar y creer en nosotros.

  • Podemos aprender a rodearnos acertadamente.

  • Podemos aprender a servir a los demás.

  • Podemos aprender a aportarle bienestar a nuestros entornos.

  • Podemos aprender a ser creativos.

  • Podemos aprender a construir comunidad.

  • Podemos aprender a estructurar una estrategia de vida.

  • Podemos aprender a darle significado y sentido  a nuestra vida.

  • Podemos aprender a amar.

  • Podemos aprender a mantenernos en equilibrio.

  • Podemos aprender a construir vínculos fuente de bienestar.

  • Podemos aprender a despertar cada vez más nuestra consciencia.

  • Podemos aprender a tener dominio sobre la ira.

  • Podemos aprender a tener dominio sobre el miedo.

  • Podemos aprender a tener dominio sobre el placer.

  • Podemos aprender a Crecer Afectivamente.

  • Podemos aprender todo lo relacionado con nuestro Mundo Afectivo.

¿Cómo se desarrollan los Procesos de Formación Afectiva?

 

El método a partir del cual se llevan a cabo los Procesos de Formación Afectiva consiste en:

 

  • Actos Formativos basados en Talleres de 2 horas. Con una periodicidad proporcional a la voluntad y necesidad particular.

  • Cada Acto Formativo está estructurado a partir de tres fases:

    1. Motivacional     2. Nocional     3. Vivencial

  • La Fase Motivacional tiene el propósito de concienciar, motivar al aprendizaje y favorecer la receptividad; evidenciando el valor afectivo del Acto Formativo. Es decir, muestra de forma interactiva y didáctica los beneficios que otorga y los malestares que evita o transforma, dicho aprendizaje y su posterior práctica, en el diario vivir y convivir.

  • La Fase Nocional tiene el propósito de explicar de forma práctica y breve el significado del tema y de la Habilidad o Habilidades relacionadas. En la medida que se avance en el Proceso de Formación Afectiva; de la fase nocional, se pasa a la fase conceptual. Es decir, se profundiza en la comprensión del significado.

  • La Fase Vivencial tiene el propósito de llevar a la práctica lo aprendido, para incrementar el sentido y la recordación del Acto Formativo. Asimismo, modela una forma de practicar el aprendizaje adquirido en el diario vivir; teniendo en cuenta, que el desarrollo de la Habilidad depende de la práctica perseverante y permanente.

  • La dinámica bajo la cual operan los Procesos de Formación Afectiva, está basada en la relación directa que existe entre la necesidad y la Habilidad. Esto es, si tenemos una necesidad afectiva insatisfecha; una manera efectiva de satisfacerla, es desarrollar Habilidades Afectivas Humanizadoras. Por ejemplo: si como grupo de trabajo, familiar o como organización, tenemos problemas para relacionarnos, comunicarnos y trabajar en equipo; necesitamos aprender a desarrollar Habilidades como la Empatividad (empatía-asertividad) y la Cooperación.

  • El tema depende de la necesidad particular del grupo u organización, puede ser cualquier tema o temas relacionados con El Mundo Afectivo. En el apartado anterior sobre lo que se puede aprender en un Proceso de Formación Afectiva, se mencionan algunos temas.

¿A quién están dirigidos los Procesos de Formación Afectiva?

 

Teniendo en cuenta que somos seres afectivos y sociales; teniendo en cuenta que la mayor fuente de felicidad para un humano son sus vínculos; teniendo en cuenta que necesitamos sentirnos aceptados, vinculados, ser queridos y querer; teniendo en cuenta que naturalmente necesitamos del grupo, de la vida compartida en comunidad; teniendo en cuenta que cuando hacemos parte de un grupo, de una comunidad con ideas y creencias constructivas, somos más receptivos a la presión positiva que los demás puedan ejercer sobre nuestro ser,  para ayudarle a Crecer.

 

Teniendo en cuenta lo anterior; los Procesos de Formación Afectiva se llevan a la práctica de forma más efectiva, cuando se realizan en grupo, en comunidad.

 

Por esto, los Procesos de Formación Afectiva están dirigidos a grupos, ONGs, comunidades; de tipo social, empresarial, familiar, deportivo, académico, cultural y demás instituciones u organizaciones interesadas en Crecer como Seres Humanos.

 

Bueno, de momento esto es todo. Esperamos que tu Voluntad te acompañe y te permita emprender un Proceso de Formación Afectiva con tu grupo o comunidad en cualquier momento, cuanto antes mejor.

 

Lo determinante es empezar y perseverar en la práctica de lo aprendido. El efecto  de un Proceso de Formación Afectiva es muy similar, al que hace  la gota de agua cayendo permanentemente sobre la roca; finalmente transforma su forma.

 

Hasta siempre,

 

Luz Adriana Tirado Velandia

Formadora Afectiva

Comunidad de Formación Afectiva Crecer

 

 

Correos-electrónicos:formacionafectiva@gmail.com  // luzadrianatv@gmail.com

Teléfonos: celular- 320 814 8647  –   fijo-5701158

Bogotá, Colombia

 

 

 

 

 

 

 

[1] . Diccionario Enciclopédico Círculo de Lectores.

[2].  Definición.de:   http://definicion.de/proceso

[3]. Definicion.mx:  http://definicion.mx/proceso

Anuncios

HORAS DE PRÁCTICA (Post.5)

Posted on Actualizado enn

 

“El genio es 10% inspiración y 90% transpiración” Thomas Alba Edison

¿El genio nace o se hace? ¿Hay individuos que nacen con algún tipo de don? ¿La genialidad es heredada? ¿Es posible alcanzar el ingenio a través de la práctica y el trabajo sostenido? ¿Por qué es tan reducido el número de individuos que sobresalen en algún área, es decir, que desarrollan el talento?

Una de las principales responsabilidades, que deberíamos asumir las personas que tenemos hijos; es la de explorar, identificar y desarrollar el talento en nuestros hijos. Pues como es bien o mal sabido, todos nacemos con un potencial talento, el quid del asunto consiste en detectar y desarrollar dicho talento a temprana edad. Tomar consciencia de esto, resulta determinante para la vida de esas personitas tan importantes para nosotros, pues en gran medida, nuestra tranquilidad depende de si ellos son felices o no.

Bueno, por fortuna, tenemos la posibilidad y la forma de asegurarles a nuestros hijos <una vida con sentido>; esto se logra en la medida que los respaldemos, permitiéndoles acumular las horas de práctica necesarias para que desarrollen su potencial talento. De ésto, quiero hablarte en el presente artículo. ¡¡Sigue leyendo!!

Son muchos los imaginarios y especulaciones que giran en torno a la capacidad que presentan algunas personas para crear, innovar, mostrar desempeño excepcional, fluidez, genialidad, virtuosidad y pasión por lo que hacen. Lo cierto, es que todo esto se debe al trabajo sostenido, la dedicación, el esfuerzo y a la acumulación de mínimo 10.000 horas de práctica. Así lo demostraron estudios realizados por un grupo de investigadores, dirigido por el psicólogo e investigador  de la creatividad y  los estados de flujo Mihaly Csikszentmihalyi.

Este grupo de investigadores, se dieron a la tarea de estudiar la historia de cientos de talentosos, para cuantificar cuánto tiempo invirtieron en su preparación, los estudios arrojaron los siguientes resultados:

  • Dominar los fundamentos de la disciplina exige 3.000 horas
  • Alcanzar un dominio medio 5.000 horas
  • Conquistar el umbral de competencia notable 10.000 a 20.000 horas[1]

Las biografías de personajes que  han logrado la maestría o que son considerados genios, siempre coinciden en un aspecto; todos sin excepción, han dedicado horas y horas de su tiempo a practicar. No se conoce ningún caso, en el que una  persona con desempeño sobresaliente en un determinado campo, haya tenido alguna aptitud superhumana o algún don extraordinario. El secreto siempre ha sido el mismo, la acumulación de horas de experiencia mediante la práctica. Es ésto, lo que les ha permitido sobresalir y tener un desempeño superior al promedio. En definitiva, aunque suene a verdad de perogrullo hay que reafirmarlo, “la práctica hace al maestro.”

THOMAS ALVA EDISON
THOMAS ALVA EDISON

En este caso, para la muestra no hay un botón, sino uno de los más grandes inventores de la historia, veamos el  caso de Thomas Alva Edison. Este personaje considerado genio, es un claro ejemplo de lo antes expuesto.

Su experiencia en la escuela fue demasiado breve: duró sólo tres meses, al cabo de los cuales fue expulsado de las aulas. Su maestro alegó falta absoluta de interés y una torpeza  más que manifiesta, comportamientos que no eran ajenos a una sordera parcial que obtuvo como secuela de un ataque de escarlatina.

Su madre, Nancy Elliot, que había ejercido como maestra antes de casarse, asumió la educación del joven, tarea que desempeñó con mucho talento, ya que consiguió inspirar en él, aquella curiosidad sin límites que sería la característica más destacable de su carrera. Empezó a dedicar horas de práctica en su campo, tras la lectura de un libro que Nancy le proporcionó, titulado Escuela de filosofía natural, de Richard Green Parker; tal fue su fascinación que quiso realizar por sí mismo todos los experimentos y comprobar todas  las teorías que contenía. Ayudado por su madre, instaló en el sótano de su casa un pequeño laboratorio convencido de que iba a ser inventor.

Palabras más, palabras menos, luego de muchas horas de práctica Alva Edison llegó a ser quien fue. Se sabe que patentó más de mil inventos y que durante su vida adulta patentaba uno cada quince días. Solía decir que genialidad y creatividad se consiguen con mucho esfuerzo y perseverancia, que “el genio es 10% de inspiración y 90% de transpiración.” También acostumbraba a utilizar la frase “el secreto consiste en trabajar de firme.” De hecho, se puede afirmar que su principal virtud radicaba en su descomunal capacidad de trabajo. Incluso tras sus primeros éxitos continuó trabajando con el mismo ahínco y dedicación de siempre. Pero lo más sorprendente de su carácter era su invulnerabilidad ante el desaliento. Ningún contratiempo era capaz de desanimarlo.

Todos sus inventos eran patentados y explotados de inmediato y no tardaban en producir utilidades. Su fama se propagó por el mundo a medida que la luz eléctrica se imponía. En los años veinte, sus conciudadanos lo señalaron en las encuestas como el hombre más grande de los Estados Unidos. Hasta el congreso contribuyo con su fama, al afirmar que Thomas Alva Edison, había añadido un promedio de treinta millones de dólares al año a la riqueza nacional, por un periodo de medio siglo. Hay quienes afirman que nunca antes se había evaluado con tal exactitud algo tan intangible como el genio.[2]

Por otro lado, cambiando el hilo conductor pero no el tema; es adecuado tener en cuenta que, si bien es cierto, en ocasiones la predisposición genética influye en la afinidad que se pueda tener con un área determinada, si no se dedica el tiempo suficiente para que ese potencial talento se desarrolle, (10.000 horas – 5 a 10 años) sencillamente ¡no ocurre nada!. El investigador Csikszentmihalyi[3] sugiere que cada uno de nosotros tiene fuerzas y predisposiciones particulares que nos hacen más sensibles a una dimensión de la realidad que a otras. Pero, una vez más, una iniciación temprana y la oportunidad de dedicarse a un campo particular son esenciales para desarrollar el potencial heredado.

En lo relacionado con el acompañamiento que debemos hacer los padres a nuestros hijos, durante el proceso de exploración, identificación y desarrollo del talento; Csikszentmihalyi, basado en casos de personajes talentosos como Vera Rubin (que con menos de diez años decidió que debía ser astrónoma); E. O. Wilson, (probablemente la persona que más sabe en el mundo sobre hormigas, comenzó sus estudios cuando tenía seis años); o György Faludy (quien sabia que era poeta desde la escuela primaria), menciona que los padres en ninguno de estos casos empujaron a sus hijos a estudiar alguna disciplina: el interés espontáneo del niño fue lo que condujo a la dedicación.[4]

<<El papel de los padres estaba limitado a proporcionar oportunidades, a tomar en serio el interés del niño, como cuando el padre de Vera Rubin ayudó a su hija a construir un telescopio. Si los padres hubieran sido más dirigistas, es improbable que la dedicación del niño hubiera llegado muy lejos.>>[5]

La razón por la cual, es tan reducido el número de personas que logran desarrollar el talento, obedece a dos causas principales: la primera, el modelo del sistema educativo industrial esta diseñado para producir obreros en masa, por esta razón se limita a brindar una educación homogeneizada, igual para todos, sin tener en cuenta el interés, las aptitudes y  los gustos particulares del estudiante. Y la segunda, generalmente, los confiados y muchas veces resignados padres, enajenan su responsabilidad a la escuela y prestan poca o ninguna atención a los intereses genuinos del niño; se limitan a obligarlo  asistir y cumplir con lo que la escuela le impone. Esto da como resultado: cada vez más jovencitos frustrados, que no le encuentran sentido a la vida por no saber para qué son buenos, por no lograr apasionarse con lo que hacen.

En suma, lo realmente importante y relevante para desarrollarse a nivel expresivo, o mejor dicho, para desarrollar el talento, no se encuentra al interior de las aulas, se encuentra al enfrentarse cara a cara con la disciplina o actividad de interés, y en empezar a acumular horas y horas de práctica. Cualquiera puede convertirse en un genio, en un personaje talentoso, creativo, si le dedica el tiempo y las horas de práctica necesarias.

Por último, si te interesa apoyar a tu hijo para que desarrolle el talento, es necesario que tú y tu hijo (a) tengan claro cuál es ese talento potencial con el que cuenta, para esto, te invito a darle un vistazo a un artículo que escribí hace algún tiempo, titulado <Hacerlo con pasión> en este artículo se relacionan en detalle los tipos de talento.


[1] De Zubiría Miguel. Psicología del talento y la creatividad. Fundación de Pedagogía Conceptual Alberto merani.

[2] Tomado y adaptado de Biografias y vidas.com

[3] Csikszentmihalyi Mihaly. Creatividad. El fluir y la psicología del descubrimiento y la invención. Paidos. Pág.378

[4] Ibid. Pág. 372

[5] Ibid. Pág. 372