Luz Adriana Tirado Velandia

VALENTÍA

Posted on Actualizado enn

 

 

Valentía es la gata que acompaña nuestras vidas hace más o menos 180 días. Su nombre le fue dado por haber actuado con gran valor frente al peligro  circundante en el entorno donde nació; rodeada de caninos con impulsivos instintos de agresión a felinos.

 

Es bonito sentir que Valentía acompaña nuestro día a día, mientras nos recuerda el inmenso valor que habita en el significado de su nombradía.

 

El filósofo y detective del mundo afectivo, José Antonio Marina, me contó en su libro Diccionario de los Sentimientos, que: “Valor significa subsistencia y firmeza en algún acto. Fuerza, actividad, eficacia o virtud de las cosas por producir sus efectos”.

 

Asimismo, Valentía tiene significados como: esfuerzo, aliento, animosidad, vigor. Hecho o hazaña heroica ejecutada con valor. Fantasía y viveza de la imaginación con que se discurre gallardamente y con novedad en alguna materia. Acción de esfuerzo y vigor que excede las fuerzas naturales por el estado en que se haya el que las ejecuta”.

 

Acto seguido, J.A.Marina, me ha llevado a dar una vuelta por el inconmensurable universo de afectos relacionados con la portentosa Valentía.

 

Allí me encontré con: El coraje (palabra tomada del francés antiguo courages, <<valentía>>, usada en la época clásica como ira, enojo).

 

La intrepidez (constancia del ánimo que no teme o se perturba en los peligros).

 

El atrevimiento (capacidad de hacer cierta cosa, sin que le detenga cualquier clase de temor o consideración).

 

La osadía (no detenerse ante nada).

 

El arrojo (acción sometida a sospecha porque puede tomarse por precipitación, temeridad, osadía y excesiva animosidad).

 

La bravura  (modo de valentía con ímpetu, muy cercano a la furia).

 

La audacia (“surge cuando para rechazar males o para conseguir bienes difíciles, el ánimo se levanta y arrebata”. Vives).

 

La resolución (procede de resolveré, que a su vez procede de solvere; desatar, el que no se enreda).

 

El brío (esfuerzo, ánimo, valor, coraje, erguimiento, garbo y donaire en las personas y en su modo de obrar).

 

La decisión (acometer algo sin vacilaciones, con firmeza  y sin detenerse en excesivas deliberaciones o dudas).

 

El Denuedo (confianza en acometer alguna empresa difícil).

 

Bueno sería intentar hacer de la Valentía una actitud que sirva como guía de la vida:

 

Que permita transformar la ira en energía creadora y fluida, los miedos en aliados conscientemente gobernados, el rencor en la liberadora acción del perdón, los anhelos no perecederos en gratificantes realidades,  el desánimo, la pereza y la debilidad en esfuerzo, constancia y resistencia, la actitud pusilánime de sometimiento y rendición en firmeza, coraje, tesón y determinación.

 

Por lo pronto, confío en que la gata Valentía y una Actitud de Humana Valentía acompañen nuestros tiempos, más aún, cuando sean adversos. Y en que podamos combatir la cobardía cada día.
Anuncios

NADA SÉ

Posted on Actualizado enn

No sé si la vida es justa o injusta, me gusta creer que es justa aunque se presenten conductas humanas injustas.

 

No sé si para perdonar hay que olvidar, me gusta creer que la memoria se puede sanar.

 

No sé si hay algo más después de la muerte, me gusta creer que no hay inicio ni fin, que nuestra energía se transforma cíclicamente  y podemos intentar vivir plenamente.

 

No sé si existen dioses creadores, me gusta creer que existen inefables fuerzas y energías superiores.

 

No sé si en la clase política de un país existen miembros honorables, me gusta creer que los cambios y evoluciones sociales estructurales, empiezan en los aportes y construcciones individuales, familiares y comunales.

 

No sé si la pobreza se supera con caridad, me gusta creer que el problema y la solución dependen de la mentalidad.

 

No sé si es cuestión de capitalismo o comunismo, me gusta creer  que en la equidad, la libertad de acción-construcción  y en la cooperación hay esperanza y evolución.

 

No sé si es cuestión de votar  o no votar, me gusta creer que el voto en blanco es un punto medio entre la indiferencia y la conformidad.

 

No sé si enseñar a obedecer es lo que necesita el infante para crecer, me gusta creer que si aprende el significado de responsabilidad sabrá cómo vivir en libertad.

 

No sé si emparejarse y casarse garantice  la confianza y el avance, me gusta creer que la confianza relacional habita más allá  del status por potlach.

 

No sé si el dinero da la felicidad, me gusta creer que el dinero no es un fin sino un medio y que la felicidad tiene alguna relación con el aprender a ser, sentir, creer, crear, crecer, estar  y cohabitar sin la existencia complicar.

 

No sé si algún día las guerras se acabarán, me gusta creer que la especie humana puede evolucionar, la diferencia respetar, los dogmas olvidar, las verdades absolutas desechar, la diversidad abrazar, el ego gobernar  y un mundo en paz habitar.

APORTAR PARA GANAR

Posted on Actualizado enn

 

“Una vida que no vive para servir, no sirve para vivir”.

Agnes Gonxha Bojaxhiu

 

Creo que, aunque no es fácil de asimilar, lo que le otorga genuino sentido al hecho de ser un profesional en esta sociedad es la Voluntad para Aportar.

 

Por esta creencia que me habita y acompaña hace varios años, tomo cada día la decisión de mantenerme en el camino de Aportar para Ganar. Considero que Aportar es la oportunidad de darle  significado, sentido y propósito al campo de estudio y formación en el que decidimos profundizar.

 

Gracias por estar aquí, amable lector(a). Te cuento:

 

En mi caso personal, en este presente hago parte de la Fundación Comunidad de Formación Afectiva Crecer, con esta institución me encuentro perseverando en la construcción de un proyecto social que le aporte al desarrollo de Habilidades Afectivas Humanizadoras, como lo son:

 

 

Comprenderse y comprender a los demás, valorarse y valorar a los demás, cuidarse y cuidar  a los demás, gobernar los afectos, interactuar con empatía y asertividad, cooperar, generar sentido de comunidad e interactuar con responsabilidad, entre otras.

 

Son éstas, Habilidades que nos permiten pasar de la Violencia a la Humanización, de la indiferencia a la Concientización, de la pobreza en el corazón a la abundancia de amor.

 

Para cumplir con este propósito nos valemos de fuentes filosóficas, artísticas, antropológicas,  psicológicas, sociológicas, pedagógicas y hasta la magia hace parte de los ingredientes con los que intentamos aportar de corazón a la FORMACIÓN AFECTIVA de infantes, adolescentes, jóvenes y adultos de diferentes poblaciones, especialmente las marginadas.

 

 

En el presente siento que me acompaña la Voluntad para Aportar y continuar aportando en el futuro próximo a esta causa que hace varios años hace parte de mi SENTIPENSAR  y  actuar habitual.

 

Confío en que todo esto le aportará a la siembra de Semillas de Conciencia que contribuyan con la Transformación y Evolución personal, familiar, comunitaria y social.

 

Creo que en el proceso del vivir, la ganancia viene dada por las satisfacciones y gratificaciones generadas de Servir, cooperar, Aportar en la medida de la posibilidad. Ganamos al aportar nuestros sentires limpios, nuestros saberes libres, nuestros haceres constructivos.

 

Me gustaría que cuando se acerque el ocaso de mi vida, ésta pueda ser evaluada y valorada por mi consciencia como una Vida que sirvió para Servir.

¿Y tú qué me cuentas, cuál es tu forma de Aportar?

 

 

MIRARSE AL ESPEJO

Posted on Actualizado enn

 

Me alegra poder compartirte el Autorretrato que elaboré, observándome a través de los hijos que la vida me comparte. ¡¡Sigue adelante y cuéntame qué opinas!!

 

Soy una mujer satisfecha con la vida que he llevado hasta ahora. Hace 35 años empecé a vivir esta fascinante experiencia llamada vida. Dicha experiencia me ha resultado sumamente agradable, gratificante, emocionante y claro, muy desafiante.

 

Uno de los principales desafíos que he vivido ha sido el de hacerme madre de Orianna(8años) y Dante(6 años).

 

Son dos seres mágicos y encantadores, que le aportan permanentemente a mi existencia grandes dosis de motivación para Crecer como Ser Humano.

 

Me maravillo y experimento gran asombro cada día al darme cuenta de lo mucho que estos dos seres se parecen a mi, de cómo son una extensión de mi propia vida tanto a nivel físico como mental.

 

Físicamente, Dante es quien más se parece a mi, nos gusta mirarnos e identificarnos mutuamente rasgos similares o iguales.

 

Los dos tenemos los ojos cafés, grandes, expresivos y de mirada profunda. Nuestra boca es pequeña de labios rojos bien definidos.

 

 

El contorno de nuestra cara es simétrico de piel trigueña. Los dedos de nuestras manos son de mediana longitud y grosor. Nuestros pies son pequeños y  tienen forma redondeada. La contextura de nuestro cuerpo es media, ni tan delgados, ni tan robustos.

 

Imagino con emoción e ilusión cómo nos veremos y compararemos nuestros parecidos, cuando él sea adulto y yo adulta mayor.

 

Con Orianna también compartimos algunos rasgos físicos. El cabello largo y semiondulado, las cejas delgadas, orejas pequeñas, blandas y redondas.

 

No obstante, creo que en la dimensión mental es donde más coincidimos, esa es la dimensión donde Orianna hija y Luz Adriana madre se encuentran genuinamente.

 

Somos sensibles, sociables, rebeldes, perceptivas, intuitivas, desobedientes, comprensivas y en el buen sentido, hasta subversivas.

 

Un sentir imperante y un pensar frecuente en el significado de la libertad y en cómo vivirla, ha acompañado a Orianna desde que empezó su proceso de hacerse consciente de sí misma. Este mismo Sentipensar me ha acompañado desde que empecé a interesarme por la vida y el sentir humano.

 

Naturalmente, con Dante también coincidimos en varias características de temperamento y carácter.

 

A Dante y a mi nos gusta jugar y soñar, conversar y expresar nuestros sentires antes que nos desborden . Somos confiados e introspectivos, flexibles cuando existe conversación y argumentación.

 

En suma, el vínculo con Orianna y Dante me ha permitido profundizar en la comprensión de mi propio ser. Incontables veces me he visto retratada en los hijos que la vida me encomendó Humanizar  y ayudar a Crecer.

 

 

Creo que cuando decidimos hacernos madres y padres, habilitamos en nosotros la bonita posibilidad y la gran oportunidad de transformarnos, mejorarnos, evolucionarnos, Humanizarnos.

 

Creo que a través de los hijos que la vida nos comparte podemos observarnos, reflexionarnos, conocernos, comprendernos más y mejor. Les damos de lo que tenemos dentro, razón que los convierte en reflejo y retrato de una parte importante de lo que somos. Somos su neurona espejo y ellos la nuestra.

 

 

NATURALEZA

Posted on Actualizado enn

Quizás, si formamos  desde la más tierna infancia  el arte de interactuar con gracia, gratitud, cuidado, respeto, empatía,  pericia, inteligencia, conciencia. Nuestra excelsa madre naturaleza podrá recuperar su fuerza y conservar la inmensidad que aún expresa, a pesar del maltrato que le hemos causado nosotros,  los llamados “humanos”; los únicos miembros del reino animal capaces de causar mal a la energía divina dadora de vida.

 

Quizás, si nosotros, los miembros de la especie humana logramos poco a poco formar y formarnos para humanizarnos  y así, respetarnos, cuidarnos, valorarnos y valorar el maravilloso hábitat natural que tenemos para cada día caminar y cada noche pernoctar; evitaremos ser expulsados del paraíso que nuestra bondadosa madre nos ha proporcionado y que por ser la nuestra una especie de  instintos avaros, destructivos, atrevidos y mundanos, no hemos valorado.

 

Quizás, si nos ocupamos de criar humanos que usen sus manos para crear, cuidar, sembrar, cultivar, preservar, conservar, sentir, consentir, ayudar, aportar, apoyar, cooperar; contribuiremos con la evolución de la presente y la próxima generación. Podremos dejar como habitantes de este hermoso  planeta a seres conscientes, decentes, consecuentes, y no, especímenes hirientes, indolentes, demoledores, devastadores, depredadores.

 

Quizás, si nuestra inhumanizada naturaleza humana  re-encuentra su cauce natural de evolución permanente, podamos volver a experimentar esas milenarias, profundas y sagradas conexiones con la tan nombrada y poco respetada, mama pacha. Esa deidad próxima, inmediata, cotidiana, sensible y dialogante que tanto nos da y tan mal retribuimos, tan grave y descaradamente destruimos.

 

En la foto aparecen los seres que la vida me compartió y  me encomendó humanizar. Intento vivir cada día haciendo un ingente esfuerzo por cumplir con esta misión, pues me gustaría poder morir con la satisfacción de haber actuado con el corazón liberado del instinto de destrucción. Anhelo poder formar en mis descendientes la habilidad, el arte de interactuar respetuosa y cuidadosamente, con esa fuerza superior que tanto le aporta a nuestro equilibrio interior.

FIN DE AÑO

Posted on Actualizado enn

fin-de-ano

Este año aunque bisiesto  se ha fugado como el viento. Si no se aprovechó el tiempo solo deja el descontento, si se vivió con denuedo y con corazón sincero deja marcado un sendero para cultivar, cuidar y preservar en el año venidero.

 

Como sea que haya sido, lo cierto es que el tiempo está decidido a pasar con o sin sentido. Por esto resulta tan constructivo dedicar tiempo a darle sentido al tiempo, de lo contrario solo vemos pasar el tiempo y banalizamos momentos.

 

¿Y cómo darle sentido al tiempo?

 

Puede ser, enfocando nuestra atención en la creativa construcción.

 

Puede ser, descubriendo e implementando nuevas formas de vivir  y convivir aprendiendo a sentir.

 

Puede ser, construyendo momentos significativos con nuestros vínculos afectivos.

 

Puede ser, valorando a cada ser que interactúa con nuestro ser.

 

Puede ser, liberándonos de la necesidad de ostentar y esforzándonos para nuestro ego desinflar.

 

Puede ser, comprendiendo que cada aporte a nuestra humanización dignifica nuestra condición.

 

Puede ser, evolucionando nuestra mente y espíritu hasta el infinito.

 

Puede ser, atreviéndonos a aportar, ayudar, cooperar; a ser y estar sin generar daño ni malestar intencional.

 

Puede ser, cuidándonos y cuidando a cada hermano(a) de especie y a cada especie viviente conscientemente.

 

Puede ser, prestando atención a lo que favorece la concientización de nuestro propio ser y de los entornos que le ayudan a crecer.

 

Puede ser, gobernando, gestionando, dirigiendo nuestras emociones, sentimientos y actuaciones con equilibrio y sosiego cuando tomamos decisiones.

 

En fin, siempre llega el fin: fin de una vinculación, fin de un conflicto, fin de un proceso, fin de una etapa, fin de un trabajo, fin de un encuentro, fin de un momento, fin de un ciclo, fin de una vida, fin de un relato, fin de un atardecer, fin de un día,  fin de una noche  y en este caso fin de un  año.

 

Ojalá que para nuestra especie, nuestra humanidad, nuestra sociedad, nuestra comunidad y nuestra personalidad, este haya sido un  año de concientización, evolución y humanización, aunque sea en un grado mínimo de acción.

 

Ojalá poco a poco logremos desterrar  de nuestro creer y de nuestro ser, prácticas egoístas que nos impiden crecer.

 

Ojalá que para el año venidero logremos transitar por senderos conscientes, coherentes, cooperadores y diligentes.

 

¡¡¡Que tengas un gratificante y satisfactorio Fin de Año en armónica comunión con tus vínculos más queridos, y un esperanzador y constructivo Año nuevo de vida para ser compartida!!!

 

EL DISFRAZ

Posted on Actualizado enn

el-disfraz

Hay quienes dicen que el termino disfraz proviene del prefijo “des”(deshacer) y “frezar”(huella dejada por un animal). Lo que significaría borrar la huella de un animal; camuflar, enmascarar, encubrir, ocultar.

 

Al parecer, disfrazarse es una necesidad incrustada en el proceder del reino animal.

 

En este reino un sinnúmero de especies son verdaderos maestros del camuflaje, de la mimetización:  los insectos hoja, la mariposa morpho azul, el camaleón, la oruga verde, la araña lobo, el pez sapo, el pez piedra y hasta leopardos, jaguares, ocelotes, okapis y muchos más. La razón: confundirse con el entorno incrementa sus posibilidades de sobrevivir.

 

Y dentro del basto reino animal se encuentra nuestra especie, la especie humana, inigualable a la hora de disfrazarse.

 

Para los miembros de nuestra especie es posible el disfrazarse cada vez que se quiera cumplir con fines maquiavélicos. Por ejemplo es posible disfrazarse para aparentar, ostentar, manipular, engañarse y engañar; para esto, se disfraza la  esencia, las intenciones y hasta las emociones.

 

En esta especie también nos podemos disfrazar por pura jocosidad, diversión y proyección, usando diferentes prendas, maquillajes y accesorios. Esta práctica se ha utilizado desde épocas inmemoriales, se dice que en la antigua cultura romana ya se disfrazaban para participar en largas fiestas, desinhibirse y del orden establecido olvidarse.

 

Y está también la perspectiva de los infantes; quienes buscan con inocencia y entusiasmo la manera de disfrazarse para transformarse en las infinitas posibilidades que habitan en su imaginación, en las influencias de sus entornos y en los trasfondos.

 

Es un gusto inevitable, las niñas y niños generalmente quieren disfrazarse y gozarse un momento de la vida, mediante la transformación y personificación de seres e imaginarios diversos.

 

El quid, es que a veces estos personajes les son completamente ajenos, descontextualizados, prejuiciosos, incomprensibles y bien insensibles.

 

Entonces, sentipensando en todo esto me pregunté: por qué no utilizar esta práctica cultural y natural, para ayudarles a nuestros infantes a transformarse en seres posibles, que puedan vivir y comprender en su cotidiana realidad, personajes que le otorguen un sentido más profundo y crítico a su mundo.

 

Personajes que construyan con sus propias manos y con la ayuda de las nuestras, personajes que contribuyan a despertar cada vez más la consciencia de sí mismos, de su entorno familiar, cultural, natural, social.

 

En suma, personajes más reales, menos artificiales, personajes que no se dejen comprar en el almacén más cercano, personajes que exigen del esfuerzo, la concienciación, la cooperación para ser creados, construidos, transformados.

 

Además se podría pensar en que el disfraz  pueda ser usado cada vez que el infante lo desee, cada vez que quiera recordar en lo que se puede transformar, cada vez que necesite recordar que siempre puede mejorar.  No necesariamente el disfraz  que solo es usado el día en que la sociedad de consumo le ha ordenado.

 

Puede ser este un buen ejercicio; no para camuflar y ocultar, sino para concienciar y transformar. Un ejercicio pedagógico y didáctico para ayudarles a los infantes a crearse a sí mismos, a desarrollar su creatividad, a desarrollar una y otra nueva habilidad.

 

Al tratar de hacer práctico este ejercicio en nuestra comunidad, surgió la idea de libertad y responsabilidad. Un principio y un valor que se deben el uno al otro, dado que cuanta más libertad queremos tener, más responsables hemos de ser.

 

O como lo afirmaron los magos gestores de la idea: ”Cuanta más libertad quieras, más responsabilidad adquieras”.

 

En la foto aparecen dos pequeños grandes magos, (realmente son una maga de la libertad y un mago de la responsabilidad) que empezaron a gestarse, a crearse, a construirse, a transformarse, a crecer, hace 7 años (Orianna) y 5 años(Dante) en mi vientre, en mi ser. Dos seres que han llenado mi existencia de infinita magia con su esencia.