Habilidades Constructivas

FUERZA FEMENINA

Posted on Actualizado enn

FUERZA FEMENINA

Fuerza que libera, que rompe cadenas, que cree en sus alas y vuela sin trabas.

 

Fuerza que refuerza la majestuosa belleza  que habita en la esencia de la valiosa sapiencia.

 

Fuerza gestora de vida, fuerza dadora vida, fuerza que inunda la vida de magia, de chispa divina; fuerza que le otorga a la vida el poder fluir e influir en el día a día.

 

Fuerza que valora, que es emprendedora, que toma distancia de cualquier energía maltratadora.

 

Fuerza que ilumina, fuerza que se esfuerza por generar grandeza; pues esa es la esencia de su naturaleza.

 

Fuerza manifiesta en la fortaleza que enfrenta la vida con sabiduría, intuición activa, conciencia despierta  y percepción fluida.

 

Fuerza que empodera, que traspasa barreras, que imparte valor, que le da a la vida un nutrido color; capaz de emanciparse de cualquier atadura fuente de dolor.

 

Fuerza que motiva, que cree en la vida, que respira y transpira libertad cada día.

 

Fuerza que cultiva  la paciencia, la benevolencia y luego cosecha bondad y gentileza.

 

Fuerza que se expresa a través de la grandeza de su sentir, su discernir y de un vivir que evita transgredir la dignidad de su existir.

 

Fuerza cuidadora, dadora, formadora, transformadora, inspiradora, motivadora, cooperadora, constructora, creadora de su propia obra.

 

Fuerza que cuenta con Voluntad de Crecer y trascender la efímera existencia del ser.

 

Fuerza, fuerza, fuerza, Fuerza Femenina. Esta es nuestra esencia; pura Fortaleza, amor y nobleza.

EMPRENDER EL PROCESO DE CRECER

Posted on Actualizado enn

EMPRENDER EL PROCESO DE CRECER

Emprender el proceso de Crecer es algo que en algún momento debemos hacer, si  lo que queremos es  aprehender a re-nacer una y otra vez, para Crecer como  Seres Humanos hasta después de envejecer.

 

Crecer como Ser Humano, Crecer interiormente ocurre siempre y cuando, sea algo que emprendamos conscientemente diariamente.

 

No emprender este proceso en cada nuevo amanecer, nos puede llevar a temer cuando se acerque el anochecer; pues veremos oscurecer  sin saber lo que se puede llegar a Ser al permitirle Crecer al  Ser.

 

¿Y qué significa permitirle Crecer al Ser? Bien puede ser; permitirle aprehender a Ser todo aquello que le hace bien y que haga el bien.

 

Como bien puede ser:

 

Comprenderse y comprender a quien en nuestro entorno esté.

 

Valorarse y valorar lo que la vida nos da.

 

Utilizar  empatía y asertividad para podernos relacionar sin generar malestar.

 

Cuidarnos y cuidar, y así la vida en su integridad preservar.

 

La ira siempre gobernar y así estragos evitar.

 

Perder el miedo a perder, y así no temer emprender, lo que nos lleve a Crecer.

 

Dosificar el placer para que siempre podamos disfrutar de él y en la adicción no caer.

 

Cooperar para avanzar, procurar siempre ayudar, una mano siempre dar; así siempre de algún lado, reciprocidad vendrá.

 

Esforzarse en practicar la  constructiva equidad; entendida ésta, como una práctica que va más allá de la igualdad. Respetando la diversidad, la diferencia, la pluralidad, creando convergencia en la construcción de una justa humanidad.

 

Resentimiento no guardar, saber siempre perdonar; sin que esto implique, tener que volver a confiar o distancia no tomar.

 

Mantenerse predominantemente en paz, con el propio ser y con tod@s  l@s demás y lo demás.

 

Evitar siempre el juzgar porque la realidad no es la misma para l@s demás, cada circunstancia es particular; antes de caer en la tentación de criticar, más vale dedicarnos a aportarnos y aportar.

 

Procurar  enfocar nuestra atención en la constructiva creación; creación de vínculos, de proyectos, de sueños, de afectos sanos, de sentido de vida y demás. Esto nos puede apartar del actuar con mala intención y generar destrucción.

 

Todo esto y mucho, mucho más, nos puede ayudar a evolucionar como humanidad. Todo lo que en nuestro ser esté y que se pueda expresar a través de la bondad, la benevolencia, la ausencia de maldad.

 

Todo esto hace parte del necesario quehacer para que podamos Crecer y llegar a trascender, como auténticos Seres Humanos.

 

Vamos tod@s, vamos ya; ¡¡¡es momento de Emprender el Proceso de Crecer!!!

CRECER: LA ESENCIA DE SER

Posted on Actualizado enn

 CRECER  LA ESENCIA DE SER 1

Crecer es la tendencia natural de los seres vivos. Y dentro de la inmensidad de especies que hacen parte de la categoría, seres vivos; la especie humana llega al encuentro con la vida dotada de ventajas muy especiales. Ventajas que si no se hacen conscientes, quedan derretidas en las superficialidades, reduciendo dramáticamente   las posibilidades.

 

El Crecimiento en los seres vivos se puede ver físicamente muy fácilmente. Y en condiciones normales, ocurre casi que, automáticamente.

 

No ocurre lo mismo con el Crecer del Ser. Y al parecer, solo la especie humana cuenta con el potencial concreto para hacer Crecer su Ser.

 

¿Cuál ser? Su Ser Humano. La principal y más valiosa posibilidad de nuestra especie, una de las más grandiosas manifestaciones de la vida, una de las más sabias formas de coexistir con las demás formas de vida, una de las más nobles formas de experimentar respeto por la ajena y la propia vida.

 

Crecer  Afectivamente, es la esencia de Ser Humano. Tan solo este Ser, tiene la magnífica posibilidad de elegir lo que quiere ser y de esforzarse para llegar a serlo. De elegir lo que quiere creer y de hacer para llegar a crearlo. De elegir lo que quiere sentir y de gobernarse para equilibrarse. De elegir despertar su conciencia, para que ésta pueda Crecer, a través de constructivas creencias y enriquecedoras experiencias.

 

Tan solo este Ser puede ser: consciente de sí mismo, actuar más allá de su instinto, comprehender el significado de su  vida, preguntarse por el sentido de la vida, formar su afectividad,   transformar su realidad para mejorar  y mucho, mucho, mucho más.

 

Aunque es posible aprender de los magníficos comportamientos que claramente se aprecian, en los animales conocidos como no racionales.

 

Y aunque es posible observar comportamientos extremadamente irracionales, en los animales conocidos como racionales.

 

Es posible inferir que solo los animales que hacen parte de la especie humana, pueden llegar a Humanizarse; pueden llegar a concientizarse, comprenderse, valorarse, gobernarse, formarse, transformarse, evolucionarse.

 

El animal llamado humano, cuenta con pleno potencial para sobrepasar la programación biológica según la cual; los seres vivos nacen, crecen físicamente, se reproducen y mueren.

 

El animal llamado humano,  además de nacer, puede llegar a renacer,  hacer Crecer su Ser, florecer con el crecimiento de su Ser, conocer, comprehender, crear obras que le permitan trascender; en suma, puede llegar a Ser Humano.

 

No cuentan con el mismo acontecer; el simpático ser marrano, ni el sacrificado ser zángano, ni el paciente ser gusano. Son posibilidades exclusivas del Ser Humano y es inhumano que estas posibilidades se vayan en vano.

 

La principal misión que tenemos como parte de la especie humana es hacer Crecer nuestro Ser Humano. Y esto es algo que ningún otro ser, lo puede llegar a hacer, ni ser.

 

No cumplir con esta misión, implica sucumbir en la mediocridad;  pues no seremos buenos animales y menos, seremos lo que nuestro potencial nos permite llegar a Ser:  Seres Humanos.

 

Es conveniente recordar permanentemente a qué vinimos; olvidarlo significa vivir en la inopia, en lo anodino, en el caos indeleble, en la deformidad, en la maldad,  en la ausencia de bienestar. Entonces no lo olvidemos. ¿A qué vinimos? ¡¡A Crecer!!

ACEPTARSE

Posted on Actualizado enn

ACEPTARSE1

 

Aceptarse no significa estancarse. La cuestión es aceptarse, para concientizarse de lo que debe transformarse y así, evolucionarse.

 

Aceptarse es valorarse, más no conformarse; porque el Crecer del Ser depende en gran medida, de la capacidad para formarse y transformarse.

 

Aceptarse es reconocer, que siempre nos faltará mucho por aprender y por Crecer como Ser Humano.

 

Aceptarse es aceptar sea cual sea, la realidad; esto no quiere decir, caer en la mediocridad y no atreverse a transformar el malestar, para generar bienestar.

 

Aceptarse es dejar de lamentar lo que ya no tiene marcha atrás; en vez de lamentar, conviene captar lo que queda de aleccionante,  mirar hacia adelante, y mantenerse perseverante.

 

Aceptarse es ser capaz de mudarse de actitud, cuando el estilo de interacción dificulta la vinculación.

 

Aceptarse es no estresarse, ni preocuparse; sino más bien, ocuparse de conocerse para comprenderse y así, poder evaluarse y sensibilizarse, frente a lo que es necesario hacer para Crecer.

 

Aceptarse es re-conocerse, re-significarse, re-construirse, re-plantearse, re-estructurarse, re-formarse y cada vez que sea necesario; permitirse transformarse para evolucionarse.

 

Aceptarse es permitirse aprehender a transformarse.

 

 

 

 

TIEMPO PASADO, PRESENTE Y FUTURO

Posted on Actualizado enn

TIEMPO PASADO, PRESENTE Y FUTURO

El pasado puede estar lleno de lecciones o de lamentaciones y frustraciones.

 

El futuro puede estar lleno de posibilidades y aprovechamiento de oportunidades o de  preocupaciones y ansiedades.

 

El presente puede estar lleno de  nutritivas realidades y valiosas oportunidades o de evasión de las realidades y  profundos malestares.

 

Lo uno o lo otro depende de las creencias, los afectos y las prácticas con las que enfrentemos el pasado, vivamos el presente y visionemos el futuro.

 

No hay porqué olvidar el pasado, evadir el presente y temer al futuro.

 

El pasado suele dejar lecciones que pueden ser reflexionadas, interpretadas, procesadas, re-interpretadas y utilizadas en el presente para evitar reincidir en fallas pasadas.

 

El eterno presente por estar siempre presente puede ser nuestro mejor aliado, si es bien concienzudo  puede ser aprovechado para construir el futuro.

 

El futuro aunque incierto puede ser una fuente de sustento para mantener la esperanza, cuando se cuenta con confianza por estarlo construyendo en el siempre presente con buena voluntad y templanza.

 

Pasado, presente y futuro siempre están unidos, siempre están presentes.

 

Aprender a conjugar los tiempos, puede evitarnos el caer presos de súbitos y crónicos desaciertos.

 

Un pasado aleccionante, un presente significante y un futuro prominente, bien se pueden obtener con un constructivo creer, un limpio sentir y un perseverante hacer.

ME GUSTA VIVIR

Posted on

ME GUSTA VIVIR

Me gusta vivir sintiendo la vida, pensando en la vida, creyendo en la vida, hallando el sentido que tiene la vida y que tiene mi vida.

 

Me gusta vivir siempre bien consciente, tanto de la vida como de la muerte; porque vida y muerte siempre están presentes.

 

Me gusta vivir creyendo en la gente, que conscientemente se esfuerza por evolucionar y revolucionar su mente.

 

Me gusta vivir sin miedo a perder, pues al perder se aprende si conscientemente se tiene presente; la lección detrás de la equivocación, las alternativas de solución y la práctica de la prevención.

 

Me gusta vivir esforzándome por no sucumbir, ante el conflicto que pueda presentarse en el diario vivir.

 

Me gusta vivir aprehendiendo las lecciones, que me dejan los errores; liberándome de culpas y de monótonas e inútiles lamentaciones.

 

Me gusta vivir disfrutando la vida de forma sentida; muy en especial y valorando siempre, cuando el dolor está ausente de mi cuerpo y de mi mente.

 

Me gusta vivir viendo Crecer la vida, de las divinas criaturas que en mi interior, iniciaron su vida. Crecer que depende en gran medida; del aporte que conscientemente les pueda brindar, para formar su mente y ayudarles a ser, seres bien conscientes.

 

Me gusta vivir dejándome guiar por cada señal, que me da la vida para interpretar, lo que en esencia traerá bienestar.

 

Me gusta vivir y dejar vivir; porque para sentir la fuerza del vivir, se hace necesario saber convivir.

 

Me gusta vivir procurando conscientemente aprender a discernir, entre la apariencia y la esencia; entre la gentileza y la maleza; entre la grandeza y la opulencia; entre la autoestima y la egolatría; entre la admiración y la adulación; entre vivir y existir.

 

Me gusta vivir e intentar hacer lo que me ayude y ayude a Crecer; creer en lo que haga el bien, querer sin temor a perder,  aprender de cada ser, sentir la fuerza del vivir para seguir adelante sin desistir.

 

Me gusta vivir y no me quiero ir; sin haber vivido, sin haber cumplido, sin haber soñado, sin haber logrado, sin haber amado, sin haber aportado, sin haber cooperado, sin haber creado, sin haber construido, sin haber formado, sin haber transformado. En cambio, sí me quiero ir; sin haber odiado, sin haber traicionado, sin haber engañado, sin haber injuriado, sin haber hurtado, sin haberme rendido.

 

Y aunque vivir trae consigo un sinfín de inquietudes, dolores, temores, desafíos y demás; también trae momentos agradables, personas inolvidables, afectos saludables, creaciones trascendentales, satisfacciones, gratificaciones y demás.

 

Cuanto más lo pienso, más lo creo, cuanto más lo creo, más lo siento, cuanto más lo siento, más quiero vivir, más Me Gusta Vivir. Y a ti, ¿Te gusta vivir?

 

¿SER HUMANO O SER MARRANO?

Posted on Actualizado enn

 

 SER HUMANO O SER MARRANO

El inteligente animal,  amante del pantanal; conocido como marrano, cerdo o puerco, deja al “humano” sin recoveco para ocultar su brutal ego.

 

En ocasiones pareciera que una parte de lo que se conoce como “humano”, se hubiese limitado a ser pésimo imitador, del buen marrano. Ignorando la inmensa posibilidad que le otorga su humanidad: pensar, sentir y actuar de modo tal, que pueda elegir y construir bienestar.

 

Atentar contra la humanidad, contra la integridad de una subjetividad, cometer actos de barbarie y brutalidad, incitar a la belicosidad, ignorar lo que significa la hermandad; es un comportamiento que no hace parte del ser marrano y menos del Ser Humano.

 

Quienes han investigado el comportamiento del cerdo o marrano; afirman que es un animal muy limpio que evita ensuciar las zonas donde vive. Si se bañan en barro o lodo es simplemente para mantener su temperatura corporal baja, ya que no sudan.

 

Los cerdos son animales capaces de formar complejas unidades sociales y aprenden los unos de los otros. Son sensibles, sociables, amistosos, nobles, simpáticos y hábiles para comunicarse; emiten más de veinte sonidos diferentes para expresar necesidades y estados de ánimo.[1]

 

Lo genuinamente humano es capaz de ir más allá de lo mundano. Cuenta con Voluntad para Crecer, mediante el aprendizaje y la práctica de Habilidades que le humanicen cada vez más, es decir, de Habilidades Humanizadoras.

 

Por ejemplo, es propio del Ser Humano ocuparse de:

 

Conocerse para comprenderse, ejercer gobierno sobre sus afectos negativos y positivos, conocer a sus semejantes para comprenderlos, valorarse y valorar a sus semejantes, perdonarse y perdonar a sus semejantes, esforzarse por practicar empatía y asertividad a la hora de interactuar.

 

De Humanos es; permitirse prestar atención para favorecer la sana vinculación, dedicar tiempo a la creación, a la construcción de relaciones fuente de satisfacción y gratificación. Es de Humanos cooperar, ayudar, cuidar, preservar el equilibrio natural. Es de Humanos evolucionar, ser compasivo evitar la guerra y vivir en paz.

 

Hay quienes sin merecer, se hacen llamar humanos y en la práctica no alcanzan siquiera, el respetable comportamiento del buen marrano.

 

En este orden de ideas, puede resultar más aceptable y admirable, ser un marrano y no, un seudo-humano.

 

O se aprende a ser un genuino Ser Humano, o se aprende a ser como el buen marrano.

 

Se es Humano o se es marrano; nada más abominable, que mantenerse como seudo-humano.

 

Lo Humano es lo Humano, lo marrano es lo marrano; lo seudo-humano es degrado de lo civilizado.

 

Es el momento de tomar la decisión. ¿Ser Humano o ser marrano?

[1] http://www.granjasdecerdos.org/como-son

PERDER EL MIEDO A PERDER

Posted on Actualizado enn

PERDER EL MIEDO A PERDER

Pensándolo y sintiéndolo bien, no hay por qué temer perder, si muchas veces al perder, es cuando más se puede aprender. Sin que esto de a entender, que no se pueda prever y evitar así caer.

 

Cuando no se teme perder, es más probable que el Ser, se pueda atrever a emprender, aquello que le permitirá Crecer.

 

En la cotidianidad del vivir, se suele sentir sin casi percibir, que el miedo a perder, nos puede contener.

 

Sentimos, entre muchos miedos; miedo a perder un querer, un parecer o un creer. También es común tener, miedo a perder el poder. El miedo a perder el tener, sí que se puede ver. Miedo a perder un sentir, también se puede sentir.

 

El miedo a perder el control donde ya no puede haber intervención, en ocasiones, hace perder la razón. Y qué decir del competir en el diario vivir, esto llena de miedo el sentir, llevando al ser a temer cuando no puede imponer.

 

Lo curioso de esto es, que el más valioso recurso con que se cuenta en la vida, es el que más se dilapida. Perder el tiempo para algunos, es la principal rutina, y ahí sí, el miedo ni se avecina.

 

Frente al miedo nuestra biología instintiva, nos ofrece el ataque o la huida. Lo que sería el equivalente, de agresión y cobardía. Aunque no se puede desconocer, que hay algunas situaciones donde la huida, es la más valiente salida.

 

Ahora bien, como el incremento de las posibilidades incrementa las seguridades; si se aprovechan las oportunidades, se experimentarán de forma constructiva las dificultades.

 

Por fortuna, nuestra Humanidad nos brinda otra posibilidad. Ésta nos ofrece la oportunidad de Gobernar-nos, de Gobernar nuestros miedos. Y así, ataque o huida, no quedan como única medida.

 

Esto quiere decir que para aprovechar la oportunidad, que nos da nuestra Humanidad, en lo primero que hay que pensar, es en el pensar que se debe transformar. Aquí, un cambio de mentalidad, no vendría nada mal.

 

Si por alguna razón, realmente se perdió algo que nos trascendió, lo mejor siempre será, asumirlo con dignidad y aprender a respirar para mantener la tranquilidad.

 

Asimismo, se puede ganar mayor seguridad, desarrollando una nueva Habilidad que le ayude a Crecer a nuestra integridad.

 

Y para espantar cualquier culpa o malestar, una buena opción será el pensar: “en otra oportunidad será”. Y por supuesto no olvidar, aprender a Valorar.

 

En fin, perder el miedo a perder, puede engrandecer el Ser. O ¿Qué dice tú parecer?

TRASCENDER EL PLACER

Posted on Actualizado enn

TRASCENDER EL PLACER

Comprender que más allá del placer hay mucho por aprender; puede marcar la diferencia entre padecer o Crecer.

 

Se puede padecer por no comprender; que el placer sin dosificación, solo lleva a la adicción.

 

Se puede Crecer al comprender; que gobernar el placer, lleva al ser a merecer, experimentar la acción, de la satisfacción y la gratificación.

 

Se puede padecer por no comprender; que satisfacción y gratificación, ejercen una acción, de larga duración e ínfima exaltación. A diferencia, de la emoción placer; caracterizada por tener, intensa exaltación y efímera duración. Esta es la razón, por la cual, genera tanta adicción.

 

Se puede Crecer al comprender; que la satisfacción y la gratificación, son estados asociados a la moderación. Específicamente son el resultado de la actuación; basada en el aportar, ayudar, cooperar, dar, amar, cuidar, crear, servir, compartir, construir, encontrar el significado de vivir, así como, el aprender a convivir.

 

Se puede padecer por no comprender; que al placer se sabe acceder, con mesura y sensatez. La sustancia química que hace parte de nuestra biología, conocida como dopamina, casi siempre nos domina; y cuando no hay equilibrio, la realidad se obnubila.

 

Se puede Crecer al comprender; que en la vida podemos ser, simples esclavos autómatas, del instinto programado. O bien, podemos ser, conscientes de la posibilidad de utilizar nuestra voluntad, para elegir con libertad, trascender el instinto del placer.

 

Se puede Crecer al comprender; que una vida adicta al placer, pierde la oportunidad de poder trascender.

 

Esto nada tiene que ver con moralismos; es más bien una cuestión, que con algo de razón, nos ayuda a formar la emoción.

LA VIDA COMO PROCESO

Posted on Actualizado enn

LA VIDA COMO PROCESO 2

La vida humana cambia, evoluciona, retrocede, avanza, se estanca, se reproduce, produce, consume, crea, destruye, nace, renace, crece, florece, vive, muere, se transforma. Todo en constantes e imparables procesos.

 

Es un proceso concebir la vida, es un proceso gestar la vida, es un proceso nacer a la vida, es un proceso crecer en la vida.

 

Es un proceso comprenderse, es un proceso valorarse, es un proceso gobernarse, es un proceso administrarse, es un proceso intra-relacionarse.

 

Es un proceso ser empático, es un proceso ser asertivo, es un proceso comunicar, es un proceso aprender a interactuar.

 

Es un proceso perder el miedo, es un proceso confiar, es un proceso atreverse, es un proceso experimentar seguridad.

 

Es un proceso entender, es un proceso comprender, es un proceso aprender.

 

Es un proceso conocer, es un proceso procesar, es un proceso interpretar.

 

Es un proceso inferir, es un proceso deducir, es un proceso concluir.

 

Es un proceso compartir, es un proceso apreciar, es un proceso valorar.

 

Es un proceso pensar, es un proceso imaginar, es un proceso idear, es un proceso crear.

 

Es un proceso soñar, es un proceso despertar, es un proceso lograr.

 

Es un proceso reflexionar, es un proceso concienciar, es un proceso formar, es un proceso transformar.

 

Es un proceso admirar, es un proceso conquistar, es un proceso enamorar, es un proceso perdurar.

 

Es un proceso empezar, es un proceso avanzar, es un proceso evolucionar, es un proceso aprender a amar.

 

Es un proceso participar, es un proceso aportar, es un proceso socializar.

 

Es un proceso estructurar, es un proceso persistir, es un proceso construir.

 

Es un proceso querer, es un proceso saber, es un proceso hacer.

 

Es un proceso creer, es un proceso sentir, es un proceso vivir.

 

Si Crecer es la esencia del Ser; si crecemos como genuinos Seres Humanos, dependiendo del tipo de procesos que voluntariamente emprendemos…

 

¿Qué nos impide en ocasiones, emprender procesos que formen nuestra mente y despierten día a día, nuestra consciencia?

SOLO QUIERO VIVIR

Posted on Actualizado enn

SOLO QUIERO VIVIR

Solo quiero vivir, aprendiendo día a día a convivir. Consciente que coexistir; es un proceso que exige persistir, en prácticas que armonicen el sentir.

 

Solo quiero vivir, aprovechando la breve oportunidad de estar aquí. Asumiendo la vida como una ocasión para compartir, sonreír, departir, convivir, dar y recibir, servir, construir, sentir y por supuesto; evitar en lo posible, el sufrir.

 

Solo quiero vivir, manteniendo en equilibrio mi sentir. Percibiendo los afectos que intoxican mi existir, para dejarlos salir. Y aceptando solo aquellos, que me ayuden a construir.

 

Solo quiero vivir, valorando día a día la posibilidad de fluir. Manteniendo mi mente enfocada en acciones creadoras; que proporcionen al diario vivir, motivación para seguir, y una y otra vez surgir.

 

Solo quiero vivir, haciendo que la tranquilidad, acompañe mi cotidianidad. Gobernando diariamente mi estado emocional, para que sea la serenidad; quien tome las decisiones, a la hora de interactuar.

 

Solo quiero vivir, haciendo de la coherencia, la mejor ciencia para brindar transparencia. Manteniendo la conexión genuina, entre el pensar, el sentir y el actuar; es posible construir confianza en el convivir.

 

Solo quiero vivir, eligiendo lo que quiero ser y sentir. Comprendiendo que si aprendo a discernir; puedo elegir, las creencias que guiaran mi sentir, y mi actuación al coexistir.

 

Solo quiero vivir, consciente de servir. Vislumbrando que una vida que no sirve para servir; es una vida que pierde el sentido, y fácilmente se puede extinguir.

 

Solo quiero vivir, sin temor a morir. Asumiendo que morir, es tan solo una parte del infinito existir.

 

Solo quiero vivir, vivir y más vivir, y jamás, jamás desistir.

EQUILIBRIO

Posted on Actualizado enn

EQUILIBRIO

Paciencia con Diligencia.

Flexibilidad con Firmeza.

Pensamiento con Sentimiento.

Motivación con Acción.

Riesgo con Cautela.

Valentía con Prudencia.

Fortaleza con Calidez.

Tranquilidad con Proactividad.

Confianza con Perspicacia.

Entusiasmo con Serenidad.

Brío con Tacto.

Sinceridad con Asertividad.

Cambio con Estabilidad.

Conocimiento con Sencillez.

Libertad con  Responsabilidad.

Suavidad con Consistencia.

Sensibilidad con Comprensión.

Emprendimiento con Compromiso.

Individualidad con Comunidad.

Autonomía con Interdependencia.

Con moderación y Sin excesos.

Con equidad y Sin injusticia.

Con juicio y Sin prejuicios.

Con objetividad y Sin superioridad.

Con amabilidad y Sin adulación.

Con voluntad y Sin mediocridad.

Con mesura  y Sin extremos.

Con sociabilidad y Sin hipocresía.

Con actitud de servicio y Sin servilismos.

Con optimismo realista y Sin pesimismo extremista.

Con  seguridad  y Sin prepotencia.

Con criterio y Sin arrogancia.

Con persistencia y Sin obsesión.

Con generosidad y Sin ingenuidad.

Con amor y Sin obnubilación.

SER CON VOLUNTAD PARA CRECER

Posted on Actualizado enn

SER CON VOLUNTAD PARA CRECER

Ser un ser con Voluntad para Crecer, bien puede ser; aprender a ejercer dominio sobre el propio ser, esto es, gobernar los instintos básicos de la ira, el miedo y el placer. Y así, no perecer como esclavos autómatas, sin llegar a comprender, lo maravilloso que podía ser, el Vivir para Crecer.

 

Ser un ser con Voluntad para Crecer, bien puede ser; aprender a conocer lo que está dentro del ser, para extraer la esencia, de lo que se puede llegar a ser.

 

Ser un ser con Voluntad para Crecer, bien puede ser; aprender a hacer el bien, sin tener en cuenta a quién.

 

Ser un ser con Voluntad para Crecer, bien puede ser; aprender a perdonar, y rencor nunca guardar. Sin querer esto decir, que se tenga que olvidar, pero sí, poder recordar sin que surja el malestar.

 

Ser un ser con Voluntad para Crecer, bien puede ser; aprender a comprender, el sentir y el parecer, de los seres que conforman nuestro entorno, y a su vez, configuran nuestro ser, con o sin querer.

 

Ser un ser con Voluntad para Crecer, bien puede ser; aprender a comprender, que el conflicto se encuentra por doquier. Por lo tanto, lo mejor que se puede hacer, es resolver cada conflicto, con altura, equilibrio y sensatez.

 

Ser un ser con Voluntad para Crecer, bien puede ser; aprender a dedicar tiempo y atención, para efectuar procesos de creación, que mejoren la condición, de toda nuestra dimensión.

 

Ser un ser con Voluntad para Crecer, bien puede ser; aprender a emprender, procesos que formen el ser, y lo lleven a comprender, que el crecer requiere de lucidez; para poder trascender, las limitaciones infundas sin saber.

 

Ser un ser con voluntad para Crecer, bien puede ser; aprender a proceder en la vida de adultez, con mesura y madurez. Lo contrario a esto es, mantenerse encarcelado en una eterna adolescencia, que sin la menor indulgencia; lleva siempre a experimentar, una vida de absoluta obsolescencia.

 

Ser un ser con Voluntad para Crecer, bien puede ser; aprender a no pretender, establecer relaciones de poder, solo por satisfacer, las carencias que habitan, al interior del propio ser.

 

Ser un ser con Voluntad para Crecer, bien puede ser; aprender a consumir con plena moderación, evitando la tentación, de caer en la ostentación.

 

Ser un ser con Voluntad para Crecer, bien puede ser; aprender a despertar la consciencia del letargo, en el que la cultura de consumo nos pretende mantener. Para que así, no logremos ver, su contundente manipulación, que deja como consecuencia, todo tipo de adicción.

 

Ser un ser con Voluntad para Crecer, bien puede ser; aprender a trascender la experiencia del placer. Así poder comprender, que con la moderación, es posible experimentar, genuina satisfacción.

 

Ser un ser con Voluntad para Crecer, bien puede ser; aprender a discernir, lo que ocurre en el vivir, esto puede definir, lo que será el devenir.

 

Ser un ser con Voluntad para Crecer, bien puede ser; aprender a valorar, a nunca traicionar, a querer y ser querido, a dar y recibir, a vivir y convivir. Todo esto realmente, llena de sentido el ser y siempre le hace crecer.

 

Ser un ser con Voluntad para Crecer, bien puede ser; aprender y siempre hacer.

 

Ser un ser con Voluntad para Crecer; de acuerdo con tu creer, ¿qué más puede ser?

CREER O NO CREER

Posted on

CREER O NO CREER

Vale la pena en la vida, comprender que del tipo de creencias que habitan en nuestra mente, depende la esencia de nuestra existencia. A continuación te comparto una breve reflexión, sobre esta determinante cuestión.

A lo largo y ancho de nuestra vida, vamos adquiriendo diferentes tipos de creencias; éstas se encuentran esparcidas y fortalecidas en los entornos donde vamos creciendo.

Como creer es casi que instintivo, siempre queremos, podemos y necesitamos creer algo con respecto a todo y a todos: familia, pareja, trabajo, amigos, crianza, sociedad, religión, política, economía, naturaleza, naturaleza humana, grupos sociales, nosotros mismos, etc, etc.

Algunas creencias son conscientes otras inconscientes, algunas son constructivas otras destructivas, algunas flexibles otras inflexibles, algunas por convicción otras por acomodación, unas nos transforman otras nos deforman.

Cuanto más conscientes seamos de ellas, más posibilidades tendremos de comprenderlas mejor y de transformar aquellas, que nos generen malestar y no nos permitan avanzar. <<Sentimos en función de lo que creemos>>.

A su vez, todos estos sistemas de creencias, producen una serie de sentires. Una determinada creencia, produce una determinada forma de sentir la vida y lo que en ella nos ocurre.

Pero ahí no termina el proceso, seguidamente nuestros sentires provocan comportamientos. Y nuestros comportamientos, o las acciones e interacciones en el día a día; terminan definiendo una parte importante de lo que somos frente a nosotros mismos y frente a los demás.

En síntesis; <<creemos en función del entorno en el que crecemos, sentimos en función de lo que creemos y hacemos en función de lo que sentimos>>.

CONSCIENTEMENTE INTENTO

Posted on Actualizado enn

CONSCIENTEMENTE INTENTO

Conscientemente intento; llevar a la práctica actos favorecedores, para la construcción de sanas relaciones.

 

Conscientemente intento; reparar las actuaciones que sin malas intenciones, en ocasiones, lastiman corazones.

 

Conscientemente intento; transformar las realidades en las que tengo posibilidades, de limpiar los malestares y propiciar bienestares.

 

Conscientemente intento; evitar sentir afectos, que no me permitan fluir en el diario vivir. Sin querer esto decir, que en ocasiones no sienta por poco sucumbir, ante el mal sentir.

 

Conscientemente intento; discernir el sentir, para poder elegir lo que quiero sentir, y así, no sufrir.

 

Conscientemente intento; sentir pasar el tiempo, aprovechando y disfrutando cada momento.

 

Conscientemente intento; evitar perder el tiempo, prestándole atención a cosas y problemas sin fundamento, o cuya solución, desconozco en el momento.

 

Conscientemente intento; descubrir conocimientos, que proporcionen sustentos, motivadores de acciones, generadoras de auténticas evoluciones.

 

Conscientemente intento; aportar al crecimiento, de los seres que gesté dentro.

 

Conscientemente intento; emprender acciones, que me permitan sacudirme a mil revoluciones, para ser más consciente, de mis correctas e incorrectas actuaciones.

 

Conscientemente intento; no morir en el intento, de ser un buen elemento, para la evolución de este cuento.

COEXISTIENDO COMO COMPLEMENTO

Posted on Actualizado enn

COEXISTIENDO COMO COMPLEMENTO

Podemos mujeres y hombres coexistir siendo complemento, siempre y cuando exista como sustento:

Más equidad y menos inequidad.

Más asertividad y menos agresividad.

Más dignidad y menos impunidad.

Más sinceridad y menos falsedad.

Más generosidad y menos mezquindad.

Más humanidad y menos iniquidad.

Más amistad y menos deslealtad.

Más cooperación y menos competición.

Más intuición y menos coacción.

Más valoración y menos violación.

Más atención y menos dejación.

Más conversación y menos sumisión.

Más comunión y menos división.

Más empatía y menos antipatía.

Más valentía y menos cobardía.

Más compañía y menos egolatría.

Más cortesía y menos altanería.

Más confianza y menos disonancia.

Más asistencia y menos indiferencia

Más convergencia y menos desavenencia.

Más amor y menos sinsabor.

Más compartir y menos presumir.

Más apoyo y menos embrollo.

Más compromiso y menos caso omiso.

Más afecto y menos desencuentro.

Más sosiego y menos ego.

Más consciencia y menos machismo o cualquier otro extremismo.

DESINFLAR EL EGO

Posted on Actualizado enn

DESINFLAR EL EGO

Se pueden evitar los estragos que causa un ego inflado, si renunciamos conscientemente:

A querer tener la razón siempre.

A consumir sin medir.

A obtener sin merecer.

A malgastar por ostentar.

A utilizar sin valorar.

A gastar sin ganar.

A ganar como dé lugar.

A tener sin servir.

A adquirir sin compartir.

A exigir sin construir.

A vivir sin saber sentir.

A agredir sin prevenir.

A lograr sin cooperar.

A imponer sin escuchar.

A enfadar sin controlar.

A hablar sin pensar.

A desear sin trabajar.

A querer sin comprometer.

Al placer sin cumplir el deber.

A ofender por no perder.

A convencer sin hacer.

A parecer sin ser.

¿QUIÉN SOY?

Posted on Actualizado enn

Esta soy yo con mis hijos, Orianna y Dante
Esta soy yo con mis hijos, Orianna y Dante

¿Quién soy? Enigmática, ancestral, filosófica y crucial pregunta, exclusiva de la mente y consciencia sapiens sapiens.

¿Quién soy? Una pregunta que trasciende fronteras, culturas, razas y saberes.

¿Quién soy? Una pregunta tan infinita como sus posibles respuestas.

¿Quién soy? Una pregunta que vale la pena intentar respondernos, si pretendemos conocernos para comprendernos un poco.

Hola amable lector(a):

Este relato pretende cumplir con un doble propósito: por una lado deseo compartir contigo una breve porción de lo que soy, a partir de lo que creo creer.

Y de otro lado, espero que el ejercicio práctico que haré; te sirva de muestra y contribuya en algo, con la construcción, definición, comprensión que puedas y quieras intentar hacer de ti mismo(a).

Lo hago desde esta perspectiva, porque soy consciente de la forma en que nuestras creencias, afectan nuestro sentir y de la forma en que nuestro sentir, afecta nuestro actuar.

Desde la estructura de la Formación Afectiva, es posible acercarnos a una parte de lo que somos, si comprendemos que por nuestro ser, transitan un sinfín de creencias con respecto a los diferentes vínculos o dimensiones de nuestra vida (familia, pareja, crianza, trabajo, amigos, grupos sociales, sociedad en general, naturaleza, naturaleza humana, nosotros mismos, etc).

Hay otras partes de lo que somos, contenidas en los afectos que nos producen nuestras creencias y en las prácticas motivadas por nuestros afectos.

Si logramos dilucidar, concientizarnos de nuestras creencias, será mucho más probable que logremos conocer y comprender nuestros afectos, es decir, los sentires que experimentamos, producto de las creencias que tenemos.

A su vez, tendremos más probabilidades de comprender nuestras prácticas o actuaciones, motivadas por nuestros sentires.

Entonces, sigamos con la cuestión de las creencias.

Nuestras creencias las hemos ido adquiriendo a lo largo de nuestra vida, varían dependiendo del entorno en que hayamos crecido; algunas son conscientes otras inconscientes, algunas son constructivas otras destructivas, algunas flexibles otras inflexibles, algunas por convicción otras por acomodación, unas nos transforman otras nos deforman.

Cuanto más conscientes seamos de ellas, más posibilidades tendremos de comprenderlas mejor y de transformar aquellas, que nos generen malestar y no nos permitan avanzar.

Todos estos sistemas de creencias, producen una serie de sentires. Una determinada creencia, produce una determinada forma de sentir la vida y lo que en ella nos ocurre. <<Sentimos en función de lo que creemos>>.

Asimismo, nuestros sentires provocan comportamientos. Y nuestros comportamientos, o las acciones e interacciones en el día a día; terminan definiendo una parte importante de lo que somos frente a nosotros mismos y frente a los demás.

En síntesis; <<creemos en función del entorno en el que crecemos, sentimos en función de lo que creemos y hacemos en función de lo que sentimos>>.

Y sin más preámbulo, empecemos:

Creo que la vida es justa. Lo que resulta injusto muchas veces, son las prácticas de algunos seres, al no lograr ser genuinos seres humanos.

Creo que definitivamente vivir es un arte. Y como todo arte, requiere del aprendizaje y desarrollo de habilidades;  si lo que se quiere es crecer en el arte, mientras se disfruta de la travesía.

Creo que la Formación Afectiva es efectiva; cuando se cuenta con la Voluntad para atesorar Tiempo de Práctica. Práctica de acciones, que estimulan el desarrollo de Habilidades Constructivas para vivir y convivir con Equilibrio, con Equidad, con Tranquilidad, con Bienestar, con Felicidad…

Creo que la familia se constituye en el eje central de cualquier sociedad, y del bienestar que ésta tenga, depende el bienestar que tendrá la sociedad.

Creo que la principal institución social responsable de la Formación Afectiva es la familia.

Creo que la principal institución social que debe recibir Formación para procurar la Transformación de la sociedad y evolucionar afectivamente; es la institución familiar.

Creo que el principal sistema a transformar, para avanzar como sociedad; es el sistema educativo.

Creo que una sociedad necesita de la Equidad para Crecer en Bienestar.

Creo que aprender a consumir con equilibrio y responsabilidad, sin sucumbir ante la ansiedad de estatus, sin alimentar el despiadado consumismo; nos ayuda a crecer en lo personal, familiar y social.

Creo que el principal poder, está contenido en el poder que podamos ejercer sobre nosotros mismos. A saber:

Poder autogobernarnos, poder conocernos, poder comprendernos, poder sentirnos, poder valorarnos, poder cuidarnos, poder observarnos, poder evaluarnos, poder enfocarnos, poder administrarnos, poder motivarnos, poder apreciarnos. Pode dar, poder amar, poder sentir, poder querer, poder crear, poder creer, poder crecer, poder construir, poder elegir, poder decidir, poder compartir, poder soñar, poder lograr, poder evolucionar, poder valorar, poder evaluar, poder innovar. Poder vivir y convivir, poder cooperar para avanzar, poder aprovechar la oportunidad, poder aportar sin escatimar, poder ayudar a progresar, poder ser no parecer, poder formar y transformar, poder perder el miedo a perder, poder caminar sin malestar, poder asumir con responsabilidad, poder vivir en libertad, poder poder, poder.

Creo que el auténtico Estado de Bienestar, no obedece a cuestiones politiqueras y económicas; es más bien, el resultado del esfuerzo y trabajo sostenido, en pro del crecer personal, familiar y social, a partir de la práctica consciente de Habilidades Constructivas como:

El autogobierno de los afectos negativos y positivos; la interacción empática y asertiva; el cuidado de nosotros mismos, de los nuestros y de los demás; la comprensión de nosotros mismos, de los nuestros y de los demás; el aprecio genuino por nosotros mismos, por los nuestros y por los demás, entre muchas otras.

Creo que una Crianza Comprometida, es el mejor aporte que le podemos hacer a nuestros hijos, a nuestra sociedad y a la humanidad.

Creo que la crianza se puede convertir en la mejor oportunidad, que la vida nos da para Crecer.

Creo que el mejor regalo que le podemos dar a nuestros hijos, es el de contribuir activamente para que logren aprender a sentir, pensar y actuar. Para que logren aprender a relacionarse asertivamente consigo mismos y con los demás. Para que logren aprender a pensar con criterio y libertad. Para que logren dedicarse a desarrollar su Talento. Para que logren vivir una vida pletórica de sentido.

Creo que todos los seres humanos venimos al mundo con un potencial Talento. Lo que marca la diferencia, es si el entorno en el que crecemos, nos ayuda o no, a explorarlo, identificarlo y desarrollarlo.

Creo que el mejor trabajo que podemos tener, es aquel que nos permite crear, creer, crecer, disfrutar, fluir, mejorar, avanzar, construir. Creo que esto se puede experimentar, si se logra explorar, identificar y desarrollar el Talento personal.

Creo que el vínculo de pareja necesita de la Equidad para Crecer. Es probable que la práctica de la Equidad, en un comienzo genere dificultades y conflictos. Creo que esto es normal, teniendo en cuenta que alguna de las partes, o las dos partes, deben moverse de su zona de confort, para pensar en su contraparte. Pero a mediano y largo plazo, trae ingentes beneficios, porque las dos partes pueden experimentar satisfacción, justicia y bienestar.

Creo que el rol de la mujer a nivel familiar y social es fundamental. Nuestra naturaleza creadora y dadora de vida, nos proporciona el magnífico potencial de Formar para Transformar.

Creo que la mujer por su configuración biológica y psicológica, cuenta con un potencial mayor para sentir, intuir, discernir, apreciar, creer, crear, cuidar, cooperar, ayudar.

Creo que las mujeres tenemos la responsabilidad de conocer y valorar nuestro potencial femenino; así la sociedad nos valorará predominantemente, como sujetos diestros en formar y transformar; no, como objetos dispuestos a ofertar cuerpos.

Creo que la masculinidad, puede fusionar lo viril con lo maternal. Esto favorece la Equidad y la sincronía para interactuar con la feminidad.

Creo que mujeres y hombres podemos coexistir siendo complemento, siempre y cuando exista como sustento:

Más equidad y menos disparidad. Más asertividad y menos agresividad. Más dignidad y menos impunidad. Más sinceridad y menos falsedad. Más generosidad y menos mezquindad. Más humanidad y menos promiscuidad. Más amistad y menos deslealtad. Más cooperación y menos competición. Más intuición y menos coacción. Más valoración y menos violación. Más atención y menos dejación. Más conversación y menos sumisión. Más comunión y menos división. Más empatía y menos a-sincronía. Más valentía y menos cobardía. Más compañía y menos egolatría. Más cortesía y menos altanería. Más confianza y menos disonancia. Más asistencia y menos indiferencia. Más convergencia y menos desavenencia. Más amor y menos sinsabor. Más compartir y menos presumir. Más apoyo y menos embrollo. Más compromiso y menos caso omiso. Más afecto y menos desencuentro. Más sosiego y menos ego. Más consciencia y menos machismo o cualquier otro extremismo.

Creo que la vida en grupo y comunidad es mucho más enriquecedora, que la vida en solitario.

Creo que somos seres dependientes de nuestros vínculos; si éstos son sanos, nos proporcionan Fortaleza Afectiva para construir nuestra autonomía. Y con autonomía, habilitamos la posibilidad de establecer vínculos de interdependencia para cooperar.

Creo que somos seres afectivos. Necesitamos del afecto que los demás nos brindan, para desarrollarnos y Crecer.

Creo que somos seres afectivos. Necesitamos sentirnos vinculados y aceptados por nuestros vínculos, para experimentar satisfacción con la vida, sentido de vida.

Creo que somos seres afectivos. Nuestros afectos están presentes en todos y cada uno de los momentos que vivimos, en todas y cada una de las interacciones que efectuamos.

Creo que aprender a vincularnos con los demás para construir relaciones de apoyo, cooperación, reciprocidad y comunión, nos ayuda a Crecer en bienestar.

Creo que nuestra naturaleza social, hace que necesitemos permanentemente del otro y de los otros. Por esta razón, el aprender a rodearnos resulta tan vital; pues los demás, nos ayudan a construirnos o nos pueden destruir.

Creo que somos seres sistémicos. Estamos naturalmente interconectados; lo que ocurra en nuestros entornos cercanos y lejanos, en algún momento nos afecta de alguna forma. Es el <efecto mariposa>  que sobrepasa la masa.

Creo que la cooperación es el valor favorecedor de la genuina evolución.

Creo que las creencias compartidas, son determinantes para construir vínculos de largo aliento.

Creo que la evolución personal, familiar y social; depende de la evolución mental, es decir, de la evolución del sentir, del pensar y del actuar.

Creo que si desarrollamos nuestra mente integral-mente; despertamos nuestra consciencia consciente-mente. Cuanto más desarrollada esté nuestra mente; más despierta estará nuestra consciencia. Cuanto más despierta esté nuestra consciencia; más consistencia tendrá nuestra existencia.

Creo que cuanto más conscientes seamos de lo inconsciente, más posibilidades tendremos de transformarnos para Crecer.

Creo que cuanto más conscientes seamos de nosotros mismos; de lo que nos ocurre a diario, de lo que sentimos, pensamos y hacemos a diario, más posibilidades tendremos de Crecer.

Creo que cuanto más nos observemos a nosotros mismos y a los demás; más nos conoceremos a nosotros mismos y más conoceremos a los demás. Cuanto más conozcamos de nosotros mismos y de los demás; mejor nos relacionaremos con nosotros mismos y con los demás. Y cuanto mejor nos relacionemos con nosotros mismos y con los demás; mejor nos sentiremos con nosotros mismos y con los demás.

Creo que la naturaleza humana es dual. Tenemos el potencial para desempeñarnos en la vida de forma egoísta o altruista. Es la cultura, el entorno en el que crecemos; el factor que determina el camino que transitaremos.

Creo que la genuina libertad, se logra asumiendo la oportunidad de vivir con responsabilidad.

Creo que la Voluntad humana, se constituye en la energía y el afecto movilizador para emprender acciones encaminadas al crecimiento, en todas las dimensiones de nuestra existencia.

Creo que es posible hacer uso del libre albedrío. Aunque no vivimos en una sociedad con igualdad de oportunidades, por muy limitadas que éstas sean al momento de nacer, si logramos llegar a cierta edad; la vida que es justa, se encarga de ponernos en el camino diferentes oportunidades y cada quien decide si las aprovecha o las dilapida.

Creo que discriminar a un hermano de especie; por su orientación sexual, su color de piel, su condición económica, etc. Se constituye esencialmente en un acto de egoísmo consigo mismo, pues esta postura cierra la mente, privándola del aprendizaje que otorga la diversidad en todas sus expresiones.

Creo que es posible evitar los estragos que causa un ego inflado, si renunciamos conscientemente:

A querer tener la razón siempre, a consumir sin medir, a exigir sin construir, al placer sin cumplir el deber, a obtener sin merecer, a malgastar por ostentar, a utilizar sin valorar, a gastar sin ganar, a ganar como dé lugar, a tener sin servir, a adquirir sin compartir, a lograr sin cooperar, a imponer sin escuchar, a enfadar sin controlar, a hablar sin pensar, a vivir sin saber sentir, a querer sin comprometer, a desear sin trabajar, a ofender por no perder, a convencer sin hacer, a agredir sin prevenir, a parecer sin ser.

Creo en el amor. El amor es el amor, y el amor es un afecto esencialmente creador, constructivo, benévolo. Si hay sufrimiento, estancamiento y egoísmo; posiblemente es sólo un espejismo, no amor en evolución.

Creo que la forma más práctica, sublime, compleja y sencilla de encontrar nuestro equilibrio natural, es observando, sintiendo e interactuando, conscientemente con la magnificencia de la madre naturaleza.

Creo en la transformación, en la evolución, en la renovación, en la buena acción, en la innovación, en la concientización.

Creo en el principio práctico y físico según el cual, “la energía no se crea ni se destruye, sólo se transforma.”

Creo que la energía no se crea ni se destruye. Pero si tiene la facultad, de crear y destruir. Como seres transmisores y consumidores de energía; tenemos la responsabilidad de mantener limpia la energía que transmitimos a otros y ser conscientes del tipo de energía que recibimos de los demás.

Creo en la capacidad creadora de la enigmática energía superior contenida en el infinito universo, del cual somos ambigua y contradictoriamente; una insignificante y valiosa parte.

Creo en la vida y en su infinita sabiduría.

Creo en la vida como energía que nos observa, nos enseña y nos recompensa; si somos hábiles, para interpretar sus señales, discernir sus realidades y aprovechar sus oportunidades.

Creo que no existen inicios, ni finales definitivos. Que la vida siempre ha existido y siempre existirá. Simple y complejamente, la energía se transforma.

Creo que soy un ser con Voluntad para Crecer. Conscientemente intento; identificar las lecciones, que me dejan los errores. Conscientemente intento; llevar a la práctica actos favorecedores, para la construcción de sanas relaciones. Conscientemente intento; reparar las actuaciones que sin malas intenciones, en ocasiones, lastiman corazones. Conscientemente intento; transformar las realidades en las que tengo posibilidades, de limpiar los malestares y propiciar bienestares. Conscientemente intento; evitar sentir afectos, que no me permitan fluir en el diario vivir. Sin querer esto decir, que en ocasiones no sienta por poco sucumbir, ante el mal sentir. Conscientemente intento; discernir el sentir, para poder elegir lo que quiero sentir, y así, no sufrir. Conscientemente intento; sentir pasar el tiempo, aprovechando y disfrutando cada momento. Conscientemente intento; evitar perder el tiempo, prestándole atención a cosas y problemas sin fundamento, o cuya solución, desconozco en el momento. Conscientemente intento; descubrir conocimientos, que proporcionen sustentos, motivadores de acciones, generadoras de auténticas evoluciones. Conscientemente intento; aportar al crecimiento, de los seres que gesté dentro. Conscientemente intento; emprender acciones, que me permitan sacudirme a mil revoluciones, para ser más consciente, de mis correctas e incorrectas actuaciones. Conscientemente intento; no morir en el intento, de ser un buen elemento, para la evolución de este cuento.

Creo que si intentamos construir nuestro propio credo; nos comprenderemos mejor, si nos comprendemos mejor; nos sentiremos mejor, si nos sentimos mejor; actuaremos mejor, si actuamos mejor; viviremos mejor…

Creo que por lo pronto, dejo hasta aquí lo que creo. Lo continuaré desarrollando, a medida que me vaya concientizando.

FORMAR PARA TRANSFORMAR

Posted on Actualizado enn

FORMAR PARA TRANSFORMAR

Formar la Mente;  para Despertar la Conciencia.

 

Despertar la Conciencia; para transformar realidades, de pocas oportunidades.

 

Transformar realidades, de pocas oportunidades; para incrementar las posibilidades.

 

Incrementar las posibilidades; para satisfacer con eficiencia las necesidades.

 

Satisfacer con eficiencia las necesidades; para Formar sin limitación, Constructivas Habilidades.

 

Formar sin limitación, Constructivas Habilidades; para evolucionar y dejar atrás el malestar.

 

Evolucionar y dejar atrás el malestar; para construir una cultura, que nos lleve a cooperar.

 

Construir una cultura, que nos lleve a cooperar; para Formar el Sentir, el pensar y el actuar, de modo tal, que generen Bienestar.

 

Formar el Sentir, el pensar y el actuar; para transformar los entornos y progresar.

 

Transformar los entornos, mediante la Formación de los Afectos.

 

Formar la Emoción y el Sentimiento; para transformar los Afectos, que no son Fuente de Crecimiento; en Afectos, que generen Vínculos, para compartir gratos momentos.

 

Formar  Actitudes Asertivas y Empáticas; para transformar ambientes, con Voluntad de crear conexión, sentir los sentires, cuidar los actuares; para mejorar y evitar causar malestares.

 

Formar Valores benevolentes; para transformar comunidades, que cuenten con Voluntades, dispuestas a aprender el  quehacer, que favorece la Evolución del Ser.

 

Formar Principios, que libres de moralismos y basados en la Equidad;  puedan transformar la sociedad, y por qué no, la humanidad.

¡¡DESPIERTA CONCIENCIA!!

Posted on Actualizado enn

DESPIERTA CONCIENCIA

¡¡Despierta conciencia!! 
ya no duermas más; 
sal de tu letargo o todo acabará.
Y cuando todo acabe ya no encontrarás, 
el sentido de vida que te podrá salvar, 
de quedar atrapada en la frivolidad.

 

¡¡Despierta conciencia!! 
ya no duermas más; 
mira que la vida de un soplo se va.
Y cuando se va ya no vuelve más,
entonces no sabrás, 
qué hay más allá de la banalidad.

 

¡¡Despierta conciencia!! 
ya no duermas más;
¿no ves que el consumismo te puede atrapar?
Y si éste te atrapa,
no te soltará, 
y en el esnobismo te sepultará. 

 

¡¡Despierta conciencia!!
ya no duermas más;
comprende que el ahora no se debe malgastar.
Y si lo malgastas, 
no podrás jamás,
recuperar el tiempo que ha quedado atrás.

 

¡¡Despierta conciencia!! 
ya no duermas más; 
es un buen momento para transformar, 
todas esas cosas que causan malestar.
Y si no transformas para mejorar, 
toda tu existencia se podrá estancar, 
y así la evolución, 
no experimentarás.

 

¡¡Despierta conciencia!! 
ya no duermas más; 
este es el momento de aprender a soñar, 
para aprender esto necesitarás,
desear lo adecuado y siempre trabajar.
No comprender esto, 
te puede llevar, 
a vivir de sueños que probablemente, 
serán solo sueños, 
nunca realidad.

 

¡¡Despierta conciencia!! 
ya no duermas más; 
este es el momento de aprender a amar,
acción que requiere esfuerzo sin par.
El no practicar el arte de amar, 
te puede dejar,
como compañera a la soledad.

 

¡¡Despierta conciencia!! 
ya no duermas más; 
no seas perezosa,
ha llegado el tiempo de poder crear.
Pero si no creas,
jamás construirás,
lo que a tu existencia traerá bienestar, 
y los buenos tiempos nunca llegarán.

 

¡¡Despierta conciencia; 
es tiempo de actuar!!