Habilidades Constructivas

FUERZA FEMENINA

Posted on Actualizado enn

FUERZA FEMENINA

Fuerza que libera, que rompe cadenas, que cree en sus alas y vuela sin trabas.

 

Fuerza que refuerza la majestuosa belleza  que habita en la esencia de la valiosa sapiencia.

 

Fuerza gestora de vida, fuerza dadora vida, fuerza que inunda la vida de magia, de chispa divina; fuerza que le otorga a la vida el poder fluir e influir en el día a día.

 

Fuerza que valora, que es emprendedora, que toma distancia de cualquier energía maltratadora.

 

Fuerza que ilumina, fuerza que se esfuerza por generar grandeza; pues esa es la esencia de su naturaleza.

 

Fuerza manifiesta en la fortaleza que enfrenta la vida con sabiduría, intuición activa, conciencia despierta  y percepción fluida.

 

Fuerza que empodera, que traspasa barreras, que imparte valor, que le da a la vida un nutrido color; capaz de emanciparse de cualquier atadura fuente de dolor.

 

Fuerza que motiva, que cree en la vida, que respira y transpira libertad cada día.

 

Fuerza que cultiva  la paciencia, la benevolencia y luego cosecha bondad y gentileza.

 

Fuerza que se expresa a través de la grandeza de su sentir, su discernir y de un vivir que evita transgredir la dignidad de su existir.

 

Fuerza cuidadora, dadora, formadora, transformadora, inspiradora, motivadora, cooperadora, constructora, creadora de su propia obra.

 

Fuerza que cuenta con Voluntad de Crecer y trascender la efímera existencia del ser.

 

Fuerza, fuerza, fuerza, Fuerza Femenina. Esta es nuestra esencia; pura Fortaleza, amor y nobleza.

Anuncios

EMPRENDER EL PROCESO DE CRECER

Posted on Actualizado enn

EMPRENDER EL PROCESO DE CRECER

Emprender el proceso de Crecer es algo que en algún momento debemos hacer, si  lo que queremos es  aprehender a re-nacer una y otra vez, para Crecer como  Seres Humanos hasta después de envejecer.

 

Crecer como Ser Humano, Crecer interiormente ocurre siempre y cuando, sea algo que emprendamos conscientemente diariamente.

 

No emprender este proceso en cada nuevo amanecer, nos puede llevar a temer cuando se acerque el anochecer; pues veremos oscurecer  sin saber lo que se puede llegar a Ser al permitirle Crecer al  Ser.

 

¿Y qué significa permitirle Crecer al Ser? Bien puede ser; permitirle aprehender a Ser todo aquello que le hace bien y que haga el bien.

 

Como bien puede ser:

 

Comprenderse y comprender a quien en nuestro entorno esté.

 

Valorarse y valorar lo que la vida nos da.

 

Utilizar  empatía y asertividad para podernos relacionar sin generar malestar.

 

Cuidarnos y cuidar, y así la vida en su integridad preservar.

 

La ira siempre gobernar y así estragos evitar.

 

Perder el miedo a perder, y así no temer emprender, lo que nos lleve a Crecer.

 

Dosificar el placer para que siempre podamos disfrutar de él y en la adicción no caer.

 

Cooperar para avanzar, procurar siempre ayudar, una mano siempre dar; así siempre de algún lado, reciprocidad vendrá.

 

Esforzarse en practicar la  constructiva equidad; entendida ésta, como una práctica que va más allá de la igualdad. Respetando la diversidad, la diferencia, la pluralidad, creando convergencia en la construcción de una justa humanidad.

 

Resentimiento no guardar, saber siempre perdonar; sin que esto implique, tener que volver a confiar o distancia no tomar.

 

Mantenerse predominantemente en paz, con el propio ser y con tod@s  l@s demás y lo demás.

 

Evitar siempre el juzgar porque la realidad no es la misma para l@s demás, cada circunstancia es particular; antes de caer en la tentación de criticar, más vale dedicarnos a aportarnos y aportar.

 

Procurar  enfocar nuestra atención en la constructiva creación; creación de vínculos, de proyectos, de sueños, de afectos sanos, de sentido de vida y demás. Esto nos puede apartar del actuar con mala intención y generar destrucción.

 

Todo esto y mucho, mucho más, nos puede ayudar a evolucionar como humanidad. Todo lo que en nuestro ser esté y que se pueda expresar a través de la bondad, la benevolencia, la ausencia de maldad.

 

Todo esto hace parte del necesario quehacer para que podamos Crecer y llegar a trascender, como auténticos Seres Humanos.

 

Vamos tod@s, vamos ya; ¡¡¡es momento de Emprender el Proceso de Crecer!!!

CRECER: LA ESENCIA DE SER

Posted on Actualizado enn

 CRECER  LA ESENCIA DE SER 1

Crecer es la tendencia natural de los seres vivos. Y dentro de la inmensidad de especies que hacen parte de la categoría, seres vivos; la especie humana llega al encuentro con la vida dotada de ventajas muy especiales. Ventajas que si no se hacen conscientes, quedan derretidas en las superficialidades, reduciendo dramáticamente   las posibilidades.

 

El Crecimiento en los seres vivos se puede ver físicamente muy fácilmente. Y en condiciones normales, ocurre casi que, automáticamente.

 

No ocurre lo mismo con el Crecer del Ser. Y al parecer, solo la especie humana cuenta con el potencial concreto para hacer Crecer su Ser.

 

¿Cuál ser? Su Ser Humano. La principal y más valiosa posibilidad de nuestra especie, una de las más grandiosas manifestaciones de la vida, una de las más sabias formas de coexistir con las demás formas de vida, una de las más nobles formas de experimentar respeto por la ajena y la propia vida.

 

Crecer  Afectivamente, es la esencia de Ser Humano. Tan solo este Ser, tiene la magnífica posibilidad de elegir lo que quiere ser y de esforzarse para llegar a serlo. De elegir lo que quiere creer y de hacer para llegar a crearlo. De elegir lo que quiere sentir y de gobernarse para equilibrarse. De elegir despertar su conciencia, para que ésta pueda Crecer, a través de constructivas creencias y enriquecedoras experiencias.

 

Tan solo este Ser puede ser: consciente de sí mismo, actuar más allá de su instinto, comprehender el significado de su  vida, preguntarse por el sentido de la vida, formar su afectividad,   transformar su realidad para mejorar  y mucho, mucho, mucho más.

 

Aunque es posible aprender de los magníficos comportamientos que claramente se aprecian, en los animales conocidos como no racionales.

 

Y aunque es posible observar comportamientos extremadamente irracionales, en los animales conocidos como racionales.

 

Es posible inferir que solo los animales que hacen parte de la especie humana, pueden llegar a Humanizarse; pueden llegar a concientizarse, comprenderse, valorarse, gobernarse, formarse, transformarse, evolucionarse.

 

El animal llamado humano, cuenta con pleno potencial para sobrepasar la programación biológica según la cual; los seres vivos nacen, crecen físicamente, se reproducen y mueren.

 

El animal llamado humano,  además de nacer, puede llegar a renacer,  hacer Crecer su Ser, florecer con el crecimiento de su Ser, conocer, comprehender, crear obras que le permitan trascender; en suma, puede llegar a Ser Humano.

 

No cuentan con el mismo acontecer; el simpático ser marrano, ni el sacrificado ser zángano, ni el paciente ser gusano. Son posibilidades exclusivas del Ser Humano y es inhumano que estas posibilidades se vayan en vano.

 

La principal misión que tenemos como parte de la especie humana es hacer Crecer nuestro Ser Humano. Y esto es algo que ningún otro ser, lo puede llegar a hacer, ni ser.

 

No cumplir con esta misión, implica sucumbir en la mediocridad;  pues no seremos buenos animales y menos, seremos lo que nuestro potencial nos permite llegar a Ser:  Seres Humanos.

 

Es conveniente recordar permanentemente a qué vinimos; olvidarlo significa vivir en la inopia, en lo anodino, en el caos indeleble, en la deformidad, en la maldad,  en la ausencia de bienestar. Entonces no lo olvidemos. ¿A qué vinimos? ¡¡A Crecer!!

ACEPTARSE

Posted on Actualizado enn

ACEPTARSE1

 

Aceptarse no significa estancarse. La cuestión es aceptarse, para concientizarse de lo que debe transformarse y así, evolucionarse.

 

Aceptarse es valorarse, más no conformarse; porque el Crecer del Ser depende en gran medida, de la capacidad para formarse y transformarse.

 

Aceptarse es reconocer, que siempre nos faltará mucho por aprender y por Crecer como Ser Humano.

 

Aceptarse es aceptar sea cual sea, la realidad; esto no quiere decir, caer en la mediocridad y no atreverse a transformar el malestar, para generar bienestar.

 

Aceptarse es dejar de lamentar lo que ya no tiene marcha atrás; en vez de lamentar, conviene captar lo que queda de aleccionante,  mirar hacia adelante, y mantenerse perseverante.

 

Aceptarse es ser capaz de mudarse de actitud, cuando el estilo de interacción dificulta la vinculación.

 

Aceptarse es no estresarse, ni preocuparse; sino más bien, ocuparse de conocerse para comprenderse y así, poder evaluarse y sensibilizarse, frente a lo que es necesario hacer para Crecer.

 

Aceptarse es re-conocerse, re-significarse, re-construirse, re-plantearse, re-estructurarse, re-formarse y cada vez que sea necesario; permitirse transformarse para evolucionarse.

 

Aceptarse es permitirse aprehender a transformarse.

 

 

 

 

TIEMPO PASADO, PRESENTE Y FUTURO

Posted on Actualizado enn

TIEMPO PASADO, PRESENTE Y FUTURO

El pasado puede estar lleno de lecciones o de lamentaciones y frustraciones.

 

El futuro puede estar lleno de posibilidades y aprovechamiento de oportunidades o de  preocupaciones y ansiedades.

 

El presente puede estar lleno de  nutritivas realidades y valiosas oportunidades o de evasión de las realidades y  profundos malestares.

 

Lo uno o lo otro depende de las creencias, los afectos y las prácticas con las que enfrentemos el pasado, vivamos el presente y visionemos el futuro.

 

No hay porqué olvidar el pasado, evadir el presente y temer al futuro.

 

El pasado suele dejar lecciones que pueden ser reflexionadas, interpretadas, procesadas, re-interpretadas y utilizadas en el presente para evitar reincidir en fallas pasadas.

 

El eterno presente por estar siempre presente puede ser nuestro mejor aliado, si es bien concienzudo  puede ser aprovechado para construir el futuro.

 

El futuro aunque incierto puede ser una fuente de sustento para mantener la esperanza, cuando se cuenta con confianza por estarlo construyendo en el siempre presente con buena voluntad y templanza.

 

Pasado, presente y futuro siempre están unidos, siempre están presentes.

 

Aprender a conjugar los tiempos, puede evitarnos el caer presos de súbitos y crónicos desaciertos.

 

Un pasado aleccionante, un presente significante y un futuro prominente, bien se pueden obtener con un constructivo creer, un limpio sentir y un perseverante hacer.

ME GUSTA VIVIR

Posted on

ME GUSTA VIVIR

Me gusta vivir sintiendo la vida, pensando en la vida, creyendo en la vida, hallando el sentido que tiene la vida y que tiene mi vida.

 

Me gusta vivir siempre bien consciente, tanto de la vida como de la muerte; porque vida y muerte siempre están presentes.

 

Me gusta vivir creyendo en la gente, que conscientemente se esfuerza por evolucionar y revolucionar su mente.

 

Me gusta vivir sin miedo a perder, pues al perder se aprende si conscientemente se tiene presente; la lección detrás de la equivocación, las alternativas de solución y la práctica de la prevención.

 

Me gusta vivir esforzándome por no sucumbir, ante el conflicto que pueda presentarse en el diario vivir.

 

Me gusta vivir aprehendiendo las lecciones, que me dejan los errores; liberándome de culpas y de monótonas e inútiles lamentaciones.

 

Me gusta vivir disfrutando la vida de forma sentida; muy en especial y valorando siempre, cuando el dolor está ausente de mi cuerpo y de mi mente.

 

Me gusta vivir viendo Crecer la vida, de las divinas criaturas que en mi interior, iniciaron su vida. Crecer que depende en gran medida; del aporte que conscientemente les pueda brindar, para formar su mente y ayudarles a ser, seres bien conscientes.

 

Me gusta vivir dejándome guiar por cada señal, que me da la vida para interpretar, lo que en esencia traerá bienestar.

 

Me gusta vivir y dejar vivir; porque para sentir la fuerza del vivir, se hace necesario saber convivir.

 

Me gusta vivir procurando conscientemente aprender a discernir, entre la apariencia y la esencia; entre la gentileza y la maleza; entre la grandeza y la opulencia; entre la autoestima y la egolatría; entre la admiración y la adulación; entre vivir y existir.

 

Me gusta vivir e intentar hacer lo que me ayude y ayude a Crecer; creer en lo que haga el bien, querer sin temor a perder,  aprender de cada ser, sentir la fuerza del vivir para seguir adelante sin desistir.

 

Me gusta vivir y no me quiero ir; sin haber vivido, sin haber cumplido, sin haber soñado, sin haber logrado, sin haber amado, sin haber aportado, sin haber cooperado, sin haber creado, sin haber construido, sin haber formado, sin haber transformado. En cambio, sí me quiero ir; sin haber odiado, sin haber traicionado, sin haber engañado, sin haber injuriado, sin haber hurtado, sin haberme rendido.

 

Y aunque vivir trae consigo un sinfín de inquietudes, dolores, temores, desafíos y demás; también trae momentos agradables, personas inolvidables, afectos saludables, creaciones trascendentales, satisfacciones, gratificaciones y demás.

 

Cuanto más lo pienso, más lo creo, cuanto más lo creo, más lo siento, cuanto más lo siento, más quiero vivir, más Me Gusta Vivir. Y a ti, ¿Te gusta vivir?

 

¿SER HUMANO O SER MARRANO?

Posted on Actualizado enn

 

 SER HUMANO O SER MARRANO

El inteligente animal,  amante del pantanal; conocido como marrano, cerdo o puerco, deja al “humano” sin recoveco para ocultar su brutal ego.

 

En ocasiones pareciera que una parte de lo que se conoce como “humano”, se hubiese limitado a ser pésimo imitador, del buen marrano. Ignorando la inmensa posibilidad que le otorga su humanidad: pensar, sentir y actuar de modo tal, que pueda elegir y construir bienestar.

 

Atentar contra la humanidad, contra la integridad de una subjetividad, cometer actos de barbarie y brutalidad, incitar a la belicosidad, ignorar lo que significa la hermandad; es un comportamiento que no hace parte del ser marrano y menos del Ser Humano.

 

Quienes han investigado el comportamiento del cerdo o marrano; afirman que es un animal muy limpio que evita ensuciar las zonas donde vive. Si se bañan en barro o lodo es simplemente para mantener su temperatura corporal baja, ya que no sudan.

 

Los cerdos son animales capaces de formar complejas unidades sociales y aprenden los unos de los otros. Son sensibles, sociables, amistosos, nobles, simpáticos y hábiles para comunicarse; emiten más de veinte sonidos diferentes para expresar necesidades y estados de ánimo.[1]

 

Lo genuinamente humano es capaz de ir más allá de lo mundano. Cuenta con Voluntad para Crecer, mediante el aprendizaje y la práctica de Habilidades que le humanicen cada vez más, es decir, de Habilidades Humanizadoras.

 

Por ejemplo, es propio del Ser Humano ocuparse de:

 

Conocerse para comprenderse, ejercer gobierno sobre sus afectos negativos y positivos, conocer a sus semejantes para comprenderlos, valorarse y valorar a sus semejantes, perdonarse y perdonar a sus semejantes, esforzarse por practicar empatía y asertividad a la hora de interactuar.

 

De Humanos es; permitirse prestar atención para favorecer la sana vinculación, dedicar tiempo a la creación, a la construcción de relaciones fuente de satisfacción y gratificación. Es de Humanos cooperar, ayudar, cuidar, preservar el equilibrio natural. Es de Humanos evolucionar, ser compasivo evitar la guerra y vivir en paz.

 

Hay quienes sin merecer, se hacen llamar humanos y en la práctica no alcanzan siquiera, el respetable comportamiento del buen marrano.

 

En este orden de ideas, puede resultar más aceptable y admirable, ser un marrano y no, un seudo-humano.

 

O se aprende a ser un genuino Ser Humano, o se aprende a ser como el buen marrano.

 

Se es Humano o se es marrano; nada más abominable, que mantenerse como seudo-humano.

 

Lo Humano es lo Humano, lo marrano es lo marrano; lo seudo-humano es degrado de lo civilizado.

 

Es el momento de tomar la decisión. ¿Ser Humano o ser marrano?

[1] http://www.granjasdecerdos.org/como-son