Crecer

ME GUSTA VIVIR

Posted on

ME GUSTA VIVIR

Me gusta vivir sintiendo la vida, pensando en la vida, creyendo en la vida, hallando el sentido que tiene la vida y que tiene mi vida.

 

Me gusta vivir siempre bien consciente, tanto de la vida como de la muerte; porque vida y muerte siempre están presentes.

 

Me gusta vivir creyendo en la gente, que conscientemente se esfuerza por evolucionar y revolucionar su mente.

 

Me gusta vivir sin miedo a perder, pues al perder se aprende si conscientemente se tiene presente; la lección detrás de la equivocación, las alternativas de solución y la práctica de la prevención.

 

Me gusta vivir esforzándome por no sucumbir, ante el conflicto que pueda presentarse en el diario vivir.

 

Me gusta vivir aprehendiendo las lecciones, que me dejan los errores; liberándome de culpas y de monótonas e inútiles lamentaciones.

 

Me gusta vivir disfrutando la vida de forma sentida; muy en especial y valorando siempre, cuando el dolor está ausente de mi cuerpo y de mi mente.

 

Me gusta vivir viendo Crecer la vida, de las divinas criaturas que en mi interior, iniciaron su vida. Crecer que depende en gran medida; del aporte que conscientemente les pueda brindar, para formar su mente y ayudarles a ser, seres bien conscientes.

 

Me gusta vivir dejándome guiar por cada señal, que me da la vida para interpretar, lo que en esencia traerá bienestar.

 

Me gusta vivir y dejar vivir; porque para sentir la fuerza del vivir, se hace necesario saber convivir.

 

Me gusta vivir procurando conscientemente aprender a discernir, entre la apariencia y la esencia; entre la gentileza y la maleza; entre la grandeza y la opulencia; entre la autoestima y la egolatría; entre la admiración y la adulación; entre vivir y existir.

 

Me gusta vivir e intentar hacer lo que me ayude y ayude a Crecer; creer en lo que haga el bien, querer sin temor a perder,  aprender de cada ser, sentir la fuerza del vivir para seguir adelante sin desistir.

 

Me gusta vivir y no me quiero ir; sin haber vivido, sin haber cumplido, sin haber soñado, sin haber logrado, sin haber amado, sin haber aportado, sin haber cooperado, sin haber creado, sin haber construido, sin haber formado, sin haber transformado. En cambio, sí me quiero ir; sin haber odiado, sin haber traicionado, sin haber engañado, sin haber injuriado, sin haber hurtado, sin haberme rendido.

 

Y aunque vivir trae consigo un sinfín de inquietudes, dolores, temores, desafíos y demás; también trae momentos agradables, personas inolvidables, afectos saludables, creaciones trascendentales, satisfacciones, gratificaciones y demás.

 

Cuanto más lo pienso, más lo creo, cuanto más lo creo, más lo siento, cuanto más lo siento, más quiero vivir, más Me Gusta Vivir. Y a ti, ¿Te gusta vivir?

 

Anuncios

TRASCENDER EL PLACER

Posted on Actualizado enn

TRASCENDER EL PLACER

Comprender que más allá del placer hay mucho por aprender; puede marcar la diferencia entre padecer o Crecer.

 

Se puede padecer por no comprender; que el placer sin dosificación, solo lleva a la adicción.

 

Se puede Crecer al comprender; que gobernar el placer, lleva al ser a merecer, experimentar la acción, de la satisfacción y la gratificación.

 

Se puede padecer por no comprender; que satisfacción y gratificación, ejercen una acción, de larga duración e ínfima exaltación. A diferencia, de la emoción placer; caracterizada por tener, intensa exaltación y efímera duración. Esta es la razón, por la cual, genera tanta adicción.

 

Se puede Crecer al comprender; que la satisfacción y la gratificación, son estados asociados a la moderación. Específicamente son el resultado de la actuación; basada en el aportar, ayudar, cooperar, dar, amar, cuidar, crear, servir, compartir, construir, encontrar el significado de vivir, así como, el aprender a convivir.

 

Se puede padecer por no comprender; que al placer se sabe acceder, con mesura y sensatez. La sustancia química que hace parte de nuestra biología, conocida como dopamina, casi siempre nos domina; y cuando no hay equilibrio, la realidad se obnubila.

 

Se puede Crecer al comprender; que en la vida podemos ser, simples esclavos autómatas, del instinto programado. O bien, podemos ser, conscientes de la posibilidad de utilizar nuestra voluntad, para elegir con libertad, trascender el instinto del placer.

 

Se puede Crecer al comprender; que una vida adicta al placer, pierde la oportunidad de poder trascender.

 

Esto nada tiene que ver con moralismos; es más bien una cuestión, que con algo de razón, nos ayuda a formar la emoción.

SER CON VOLUNTAD PARA CRECER

Posted on Actualizado enn

SER CON VOLUNTAD PARA CRECER

Ser un ser con Voluntad para Crecer, bien puede ser; aprender a ejercer dominio sobre el propio ser, esto es, gobernar los instintos básicos de la ira, el miedo y el placer. Y así, no perecer como esclavos autómatas, sin llegar a comprender, lo maravilloso que podía ser, el Vivir para Crecer.

 

Ser un ser con Voluntad para Crecer, bien puede ser; aprender a conocer lo que está dentro del ser, para extraer la esencia, de lo que se puede llegar a ser.

 

Ser un ser con Voluntad para Crecer, bien puede ser; aprender a hacer el bien, sin tener en cuenta a quién.

 

Ser un ser con Voluntad para Crecer, bien puede ser; aprender a perdonar, y rencor nunca guardar. Sin querer esto decir, que se tenga que olvidar, pero sí, poder recordar sin que surja el malestar.

 

Ser un ser con Voluntad para Crecer, bien puede ser; aprender a comprender, el sentir y el parecer, de los seres que conforman nuestro entorno, y a su vez, configuran nuestro ser, con o sin querer.

 

Ser un ser con Voluntad para Crecer, bien puede ser; aprender a comprender, que el conflicto se encuentra por doquier. Por lo tanto, lo mejor que se puede hacer, es resolver cada conflicto, con altura, equilibrio y sensatez.

 

Ser un ser con Voluntad para Crecer, bien puede ser; aprender a dedicar tiempo y atención, para efectuar procesos de creación, que mejoren la condición, de toda nuestra dimensión.

 

Ser un ser con Voluntad para Crecer, bien puede ser; aprender a emprender, procesos que formen el ser, y lo lleven a comprender, que el crecer requiere de lucidez; para poder trascender, las limitaciones infundas sin saber.

 

Ser un ser con voluntad para Crecer, bien puede ser; aprender a proceder en la vida de adultez, con mesura y madurez. Lo contrario a esto es, mantenerse encarcelado en una eterna adolescencia, que sin la menor indulgencia; lleva siempre a experimentar, una vida de absoluta obsolescencia.

 

Ser un ser con Voluntad para Crecer, bien puede ser; aprender a no pretender, establecer relaciones de poder, solo por satisfacer, las carencias que habitan, al interior del propio ser.

 

Ser un ser con Voluntad para Crecer, bien puede ser; aprender a consumir con plena moderación, evitando la tentación, de caer en la ostentación.

 

Ser un ser con Voluntad para Crecer, bien puede ser; aprender a despertar la consciencia del letargo, en el que la cultura de consumo nos pretende mantener. Para que así, no logremos ver, su contundente manipulación, que deja como consecuencia, todo tipo de adicción.

 

Ser un ser con Voluntad para Crecer, bien puede ser; aprender a trascender la experiencia del placer. Así poder comprender, que con la moderación, es posible experimentar, genuina satisfacción.

 

Ser un ser con Voluntad para Crecer, bien puede ser; aprender a discernir, lo que ocurre en el vivir, esto puede definir, lo que será el devenir.

 

Ser un ser con Voluntad para Crecer, bien puede ser; aprender a valorar, a nunca traicionar, a querer y ser querido, a dar y recibir, a vivir y convivir. Todo esto realmente, llena de sentido el ser y siempre le hace crecer.

 

Ser un ser con Voluntad para Crecer, bien puede ser; aprender y siempre hacer.

 

Ser un ser con Voluntad para Crecer; de acuerdo con tu creer, ¿qué más puede ser?