Afectos

TIEMPO PASADO, PRESENTE Y FUTURO

Posted on Actualizado enn

TIEMPO PASADO, PRESENTE Y FUTURO

El pasado puede estar lleno de lecciones o de lamentaciones y frustraciones.

 

El futuro puede estar lleno de posibilidades y aprovechamiento de oportunidades o de  preocupaciones y ansiedades.

 

El presente puede estar lleno de  nutritivas realidades y valiosas oportunidades o de evasión de las realidades y  profundos malestares.

 

Lo uno o lo otro depende de las creencias, los afectos y las prácticas con las que enfrentemos el pasado, vivamos el presente y visionemos el futuro.

 

No hay porqué olvidar el pasado, evadir el presente y temer al futuro.

 

El pasado suele dejar lecciones que pueden ser reflexionadas, interpretadas, procesadas, re-interpretadas y utilizadas en el presente para evitar reincidir en fallas pasadas.

 

El eterno presente por estar siempre presente puede ser nuestro mejor aliado, si es bien concienzudo  puede ser aprovechado para construir el futuro.

 

El futuro aunque incierto puede ser una fuente de sustento para mantener la esperanza, cuando se cuenta con confianza por estarlo construyendo en el siempre presente con buena voluntad y templanza.

 

Pasado, presente y futuro siempre están unidos, siempre están presentes.

 

Aprender a conjugar los tiempos, puede evitarnos el caer presos de súbitos y crónicos desaciertos.

 

Un pasado aleccionante, un presente significante y un futuro prominente, bien se pueden obtener con un constructivo creer, un limpio sentir y un perseverante hacer.

Anuncios

APREHENDER A CONFIAR Y APREHENDER A DESCONFIAR

Posted on Actualizado enn

APREHENDER A CONFIAR Y DESCONFIAR

Aprehender a confiar en lo que somos, sabemos, queremos y podemos; nos da seguridad para avanzar y lograr.

 

Aprehender a desconfiar de nuestro ego y de nuestra natural tendencia al Autoengaño; permite que nos valoremos objetiva y equilibradamente.

 

Aprehender a confiar en el otro cuando sus actos denotan coherencia y benevolencia genuina; favorece la construcción de un vínculo sólido y perdurable.

 

Aprehender a desconfiar del otro cuando sus hechos demuestran egoísmo,  falta de empatía y dificultad para cooperar; evita que nos intoxiquemos con un vínculo ingrato y egocéntrico.

 

Aprehender a confiar en el potencial que tenemos para evolucionar nuestra forma de sentir, pensar y actuar; nos mantiene motivados para hacer lo que nos permite ser, verdaderamente humanos.

 

Aprehender a desconfiar de nuestro instinto egoísta; nos permite mantenernos alerta para aplastarlo con creencias, afectospracticas auténticamente altruistas.

 

Aprehender a confiar en el otro cuando lo que expresa se corresponde con lo que realmente siente y piensa, cuando sus palabras se corresponden con sus hechos, cuando sus promesas se convierten en acciones y cuando sus acciones generan tranquilidad; nos permite experimentar la seguridad propia del sentirse bien rodeado.

 

Aprehender a desconfiar del otro cuando es capaz de causar daño intencional, cuando no se interesa en absoluto por nuestro bienestar, cuando su único interés es el de sobresalir pasando por encima de los demás; nos ayuda a tomar la decisión de concluir un vínculo, que nos puede ocasionar malestares que podemos evitar.

 

Aprehender a confiar en nuestra intuición, cuando estamos trabajando por convicción para favorecer la Evolución Afectiva de nuestro ser; nos permite leer la intención del otro y evaluar si es conveniente su cercanía o su distancia.

 

Aprehender a Confiar y Aprehender a Desconfiar; nos permite interactuar con nosotros mismos y con los demás, de forma prudente,  justa, satisfactoria y equilibrada.