Uncategorized

RESPIRAR

Posted on Actualizado enn

 

RESPIRAR

Respirar  para que podamos fluir con el diario vivir.

 

Respirar para que nuestro ser no se llegue a ofender hasta enfurecer, y mantenga la serenidad aún al escuchar, lo que la necia incoherencia puede llegar a hablar y difamar.

 

Respirar para que con esta acción, le aportemos a nuestra conciencia expansión y a nuestro ego reducción.

 

Respirar para que el normal grado de complicación que acompaña la corta duración de esta existencia, se pueda afrontar y descifrar con paciencia y diligencia.

 

Respirar para que podamos modelar y enseñar a nuestros infantes, a enfrentarse sabiamente con las situaciones agobiantes.

 

Respirar para que se facilite el observarse, comprenderse, valorarse, enfocarse, gobernarse; evitando que nuestro ser pueda ahogarse, por no querer ni poder transformarse.

 

Respirar para que  se posibilite más, el gobierno de afectos como la ira y el miedo; así es posible salir al ruedo libre de culpas y con denuedo.

 

Respirar para que la habilidad de perdonar se pueda practicar y haga parte activa de nuestro creer, sentir y actuar.

 

Respirar para que podamos hallar bienestar al conectar y estar con nuestro ser interior, al margen de lo que pase en el exterior.

 

Respirar para que toda nuestra energía se pueda conectar con esas energías superiores y divinas, que guían la vida con armonía.

 

Respirar para que el día a día se construya con momentos de sensatez, lucidez, alegría  y sabiduría.

 

Respirar para que la magia sublime de la vida, llene nuestro ser de sabia energía.

 

Respirar para que podamos inhalar del equilibrio natural que nuestra madre tierra nos da.

 

Respirar para que exhalemos sanas vibraciones, que generen conexiones con las fuerzas y energías superiores.

 

Respirar para que la benévola energía que tiene la vida haga parte activa  de cada día.

 

Respirar para que nuestros afectos se decanten y así; ni la alegría, ni la tristeza desequilibren el lado moderado de nuestra naturaleza.

 

Respirar para que la mente se pueda equilibrar y poco a poco pueda dejar atrás, lo que le causa malestar y no le permite avanzar.

 

Respirar para que podamos gobernar la acción por compulsión, la ansiedad por ostentar y la agresividad.

 

Respirar para que le podamos aportar  a esta existencia, la esencia que la haga suspirar, iluminar y evolucionar en su corto trasegar.

 

Respirar para que nuestra vida pueda entrar en sintonía con la melodía universal de la vida.

 

Respirar este momento, respirar esta vida; pues esta es la única oportunidad que ésta nos da, para que sea inmensamente vivida.

 

Respirar, respirar, respirar, respirar…. Se puede repetir mentalmente y hacer prácticamente al amanecer y al anochecer para agradecer por lo que ha pasado, por lo que está pasando y por lo que está por suceder; esta puede ser una forma de motivarse a hacer, algo que le aporte algo al Crecer del Ser, Humano.

LA ENVIDIA

Posted on Actualizado enn

LA ENVIDIA

 

De ella se dice que es mejor despertarla que sentirla. Pero si se trata de construir sería mejor decir, que es mejor evitar despertarla aprendiendo a evitar sentirla.

 

¿Y cómo evitar sentirla?

 

Quizás el antídoto ha existido desde que tiene sentido la reflexión sobre lo humano y lo divino. Y aunque lo reflexionado no siempre es practicado, siempre es bueno tener en cuenta una de las tantas reflexiones que siempre se han mencionado:

 

Goethe dijo que, “el hombre más feliz del mundo es aquel que sabe reconocer los méritos de los demás y se alegra del bien ajeno como si fuera propio”.

 

Sí que tuvo  razón y corazón la afirmación de Goethe; pues propio de lo auténticamente humano es, el saber reconocer la grandeza de otro ser.

 

¿Qué más podría ser efectivo para combatir el agobio causado por el triunfo ajeno? ¿Qué más podría ayudar a superar la dificultad para regocijarse genuinamente con los logros de otros?

 

La envidia al igual que cualquier otro afecto es susceptible de ser Gobernado, es decir, se puede ser consciente de este sentir y con creencias y prácticas constructivas llegarlo a suprimir.

 

Sin embargo, no podemos olvidar que ejercitar el gobierno de este dañino afecto desde muy temprana edad, es la mejor forma de evitar los estragos que esta infame puede llegar a causar.

 

Vale la pena ahora leer, algunas definiciones de lo que realmente la envidia es, y del daño que puede hacer el ser presa de un afecto tan inhumano; que aunque hace parte de la naturaleza humana, si se cuenta con Voluntad para Crecer como un auténtico Ser Humano, fácilmente se puede dejar a un lado y nunca darle la mano.

 

El investigador del mundo afectivo José Antonio Marina hace referencia a la envidia así: “la percepción del bien de una persona provoca un sentimiento negativo, de malestar, rabia o tristeza. Con frecuencia se considera a la otra persona culpable de ese malestar, humillación o desdicha”.

 

Menciona también el término francés “Ombrage”  que designa ese temor a ser eclipsado, arrojado a la sombra por alguien, privado de la posibilidad de ser querido, salvado por la mirada o el amor ajenos.

 

A lo anterior agrega lo siguiente: “sospecho que en el fondo del fondo de la envidia está el deseo de ser preferido, de sobresalir. El envidioso siente que la existencia del envidiado le hace de menos”.

 

Y citando a Covarrubias complementa que “es un dolor, concebido en el pecho, del bien y prosperidad ajena; porque el envidioso enclava unos ojos tristazos y encapotados en la persona de quien tiene envidia y le mira como dicen de mal ojo. Llora cuando los demás ríen y ríe cuando los demás lloran”.

 

Para extender aún más la descripción también cita a San Gregorio, quien expreso que “de la envidia aborta el odio, la murmuración, la detracción, la alegría en la adversidad del prójimo y la aflicción en la prosperidad”.

 

Dante Alighieri en el poema el purgatorio definió la envidia como “amor por los propios bienes, pervertido al deseo de privar a otros de los suyos”. El castigo para los envidiosos es el de cerrar sus ojos y coserlos, porque habían recibido placer al ver a otros caer.

 

Bertrand Russell la definió como “el más desafortunado afecto de la naturaleza humana, porque aquel que envidia no sólo sucumbe a la infelicidad que le produce su envidia sino que además, alimenta el deseo de producir el mal a otros”.

 

Leonardo Da Vinci al reflexionar sobre la vil envidia planteo lo siguiente:   “En cuanto nace la virtud, nace contra ella la envidia y antes perderá el cuerpo su sombra que la virtud su envidia”.

 

Arthur Schopenhauer, afirmó que “la envidia en los hombres muestra cuán desdichados se sienten, y su constante atención a lo que hacen  o dejan de hacer los demás, muestra cuanto se aburren”.

 

Ignacio Manuel Altamirano un maestro y escritor mexicano, planteó una definición muy inquietante de la pérfida envidia que dice así: “la envidia es proteiforme. Sus manifestaciones más comunes son la crítica amarga, la sátira, la diatriba, la injuria, la calumnia, la insinuación pérfida, la compasión fingida, pero su forma más peligrosa es la adulación servil”.

 

Los griegos le dieron el nombre de mal de ojo o el que no ve con buen ojo. Para ellos, uno de los principales empleos de la envidia era el de servir de guía a la calumnia.

 

En el campo psicológico hay quienes afirman que la envidia opera como un sentimiento de inferioridad, que hace que surja un complejo de superioridad. Llevando a quien la padece a comportarse con prepotencia y  a vivir en permanente autoengaño, creyendo ser alguien que no es, razón por la cual, cuando el envidioso(a) observa a alguien con las características reales de lo que cree ser, pero no es; su sentimiento de envidia se exacerba y siente la necesidad de apartarlo del camino de cualquier forma, para evitar la disonancia que esto le causa.

 

La RAE  la ha definido como tristeza o pesar del bien ajeno.

 

En Wikipedia se define como aquel sentimiento o estado mental en el cual existe dolor o desdicha, por no poseer uno mismo lo que tiene el otro; sea bienes, cualidades superiores u otra clase de cosas.

 

Otra apropiada definición de éste tóxico afecto es la de madre del resentimiento; un sentimiento que no busca que a uno le vaya mejor, sino que al otro le vaya peor.

 

También dicen por ahí  que “la envidia es el homenaje que la mediocridad le hace al talento”.

 

En suma, la dificultad para alegrarse genuinamente por los triunfos y el bienestar de los demás, afecta seriamente la vida en comunidad, la interacción grupal, la integración, la comunión, la cooperación y todo aquello que favorece la sana construcción.

 

Bajo ninguna circunstancia es sano que un humano experimente agobio ante la grandeza de un hermano.

 

La envidia  trae a la vida desidia y ésta llena la existencia de negligencia y frustración, llevando al corazón a vivir en depresión.

 

Por todo esto, resulta tan valeroso el ser generoso en la congratulación y el regocijo sincero por el avance del compañero. Así como el esforzarse y darse la oportunidad de Crecer con humildad.

QUÉ PASARÍA SI…

Posted on Actualizado enn

 QUÉ PASARÍA SI

 

En vez de odiar aprehendiéramos diariamente a amar.

 

En vez de encadenarnos aprehendiéramos a ganar libertad asumiendo con responsabilidad.

 

En vez de atacar aprehendiéramos a gobernar la ira antes de actuar.

 

En vez de ignorarnos aprehendiéramos a mirarnos, admirarnos y apreciarnos.

 

En vez de culparnos aprehendiéramos a perdonarnos.

 

En vez de excedernos aprehendiéramos a moderarnos.

 

En vez de estresarnos aprehendiéramos a equilibrarnos.

 

En vez de arruinar aprehendiéramos a cuidar.

 

En vez de malevolencia y violencia ampliáramos nuestra conciencia.

 

En vez de menospreciar aprehendiéramos a valorar.

 

En vez de claudicar nos dedicáramos a intentar.

 

En vez de prejuicios nos conociéramos con juicio.

 

En vez de ofendernos nos esforzáramos en comprendernos.

 

En vez de maldecir nos motiváramos a insistir en el sano sentir.

 

En vez de envidiar nos permitiéramos aportar.

 

En vez de criticar nos  dispusiéramos para ayudar.

 

En vez de malgastar nos enfocáramos en crear.

 

En vez de evadir nos expusiéramos a enfrentar y asumir.

 

En vez de competir disfrutáramos de cooperar en el diario vivir.

 

En vez de hacer trampa concediéramos a nuestra esencia la transparencia.

 

En vez de maltratar practicáramos empatía y asertividad.

 

En vez de intransigencia tuviéramos decencia ante la diferencia.

 

En vez de lamentar pudiéramos agradecer que del error se pueda aprender.

 

En vez de excusarnos nos propusiéramos  transformarnos.

 

En vez de postergar ¡¡¡empezáramos YA!!!

 

¿Qué pasaría? Sin duda nuestra vida y sociedad se transformarían, necesariamente evolucionarían; inevitablemente creceríamos como seres humanos. O ¿Tú qué crees?

 

 

GRACIAS A LA VIDA

Posted on Actualizado enn

GRACIAS A LA VIDA

Gracias a la vida por ser tan divina. Por conceder la oportunidad de respirar, pensar, sentir, hacer, crear y Crecer cada día.

 

Gracias a la vida por su infinita sabiduría. Por desafiarnos, enfrentarnos, resistirnos, retarnos, probarnos; para transformarnos y evolucionarnos.

 

Gracias a la vida por ser tan colorida. Porque existen las flores, las benévolas motivaciones, las sabias actuaciones, las emotivas interacciones; que generan armonía y permiten expresar empatía y simpatía.

 

Gracias a la vida por la justicia impartida. Porque aunque existen actuaciones injustas; ella es justa y en algún momento ajusta, lo que la mano injusta desajusta.

 

Gracias a  la vida por compensar e intentar equilibrar. Porque aunque hay quienes hacen la guerra, también hay quienes hacen la paz; aunque hay quienes saben odiar, también hay quienes saben amar; aunque hay quienes viven con mezquindad, también hay quienes viven con generosidad; aunque hay quienes se destruyen y destruyen, también hay quienes se cuidan y cuidan; aunque existe la tristeza, también existe la alegría; aunque existe el llanto, también existe la risa; aunque existe la indiferencia, también existe la indulgencia.

 

Gracias a la vida por las oportunidades recibidas. Porque a pesar de las egoístas motivaciones que mueven a algunos corazones, y reducen las posibilidades de algunas poblaciones; siempre hay razones para avanzar, aportar, soñar, lograr, perdonar, intentar, ayudar, progresar, cooperar, e infinitas opciones más.

 

Gracias a la vida por permitirse ser compartida. Porque para ser sentida y con-sentido, requiere ser vivida con vinculación activa.

 

Gracias a la vida por ser tan nutrida. Porque la diversidad, el  pensamiento multicultural, el sentir particular y el respetar al actuar; nos ayudan a interpretar una misma realidad con mayor complejidad y así, evolucionar al interactuar.

 

Gracias a la vida por ser tan diversa. Porque la  inmensa variedad de la naturaleza, con sus formas, texturas, aromas, sonidos, sabores y colores,  nos embelesa  y nos permite experimentar su grandeza.

 

Gracias  a la vida por nuestra existencia. Porque si logramos comprender su esencia, comprendemos el sentido de la trascendencia.

 

Gracias  a la vida, porque nos exige aprender a vivirla, para disfrutarla y no desperdiciarla.

¿QUIÉN SOY?

Posted on Actualizado enn

Esta soy yo con mis hijos, Orianna y Dante
Esta soy yo con mis hijos, Orianna y Dante

¿Quién soy? Enigmática, ancestral, filosófica y crucial pregunta, exclusiva de la mente y consciencia sapiens sapiens.

¿Quién soy? Una pregunta que trasciende fronteras, culturas, razas y saberes.

¿Quién soy? Una pregunta tan infinita como sus posibles respuestas.

¿Quién soy? Una pregunta que vale la pena intentar respondernos, si pretendemos conocernos para comprendernos un poco.

Hola amable lector(a):

Este relato pretende cumplir con un doble propósito: por una lado deseo compartir contigo una breve porción de lo que soy, a partir de lo que creo creer.

Y de otro lado, espero que el ejercicio práctico que haré; te sirva de muestra y contribuya en algo, con la construcción, definición, comprensión que puedas y quieras intentar hacer de ti mismo(a).

Lo hago desde esta perspectiva, porque soy consciente de la forma en que nuestras creencias, afectan nuestro sentir y de la forma en que nuestro sentir, afecta nuestro actuar.

Desde la estructura de la Formación Afectiva, es posible acercarnos a una parte de lo que somos, si comprendemos que por nuestro ser, transitan un sinfín de creencias con respecto a los diferentes vínculos o dimensiones de nuestra vida (familia, pareja, crianza, trabajo, amigos, grupos sociales, sociedad en general, naturaleza, naturaleza humana, nosotros mismos, etc).

Hay otras partes de lo que somos, contenidas en los afectos que nos producen nuestras creencias y en las prácticas motivadas por nuestros afectos.

Si logramos dilucidar, concientizarnos de nuestras creencias, será mucho más probable que logremos conocer y comprender nuestros afectos, es decir, los sentires que experimentamos, producto de las creencias que tenemos.

A su vez, tendremos más probabilidades de comprender nuestras prácticas o actuaciones, motivadas por nuestros sentires.

Entonces, sigamos con la cuestión de las creencias.

Nuestras creencias las hemos ido adquiriendo a lo largo de nuestra vida, varían dependiendo del entorno en que hayamos crecido; algunas son conscientes otras inconscientes, algunas son constructivas otras destructivas, algunas flexibles otras inflexibles, algunas por convicción otras por acomodación, unas nos transforman otras nos deforman.

Cuanto más conscientes seamos de ellas, más posibilidades tendremos de comprenderlas mejor y de transformar aquellas, que nos generen malestar y no nos permitan avanzar.

Todos estos sistemas de creencias, producen una serie de sentires. Una determinada creencia, produce una determinada forma de sentir la vida y lo que en ella nos ocurre. <<Sentimos en función de lo que creemos>>.

Asimismo, nuestros sentires provocan comportamientos. Y nuestros comportamientos, o las acciones e interacciones en el día a día; terminan definiendo una parte importante de lo que somos frente a nosotros mismos y frente a los demás.

En síntesis; <<creemos en función del entorno en el que crecemos, sentimos en función de lo que creemos y hacemos en función de lo que sentimos>>.

Y sin más preámbulo, empecemos:

Creo que la vida es justa. Lo que resulta injusto muchas veces, son las prácticas de algunos seres, al no lograr ser genuinos seres humanos.

Creo que definitivamente vivir es un arte. Y como todo arte, requiere del aprendizaje y desarrollo de habilidades;  si lo que se quiere es crecer en el arte, mientras se disfruta de la travesía.

Creo que la Formación Afectiva es efectiva; cuando se cuenta con la Voluntad para atesorar Tiempo de Práctica. Práctica de acciones, que estimulan el desarrollo de Habilidades Constructivas para vivir y convivir con Equilibrio, con Equidad, con Tranquilidad, con Bienestar, con Felicidad…

Creo que la familia se constituye en el eje central de cualquier sociedad, y del bienestar que ésta tenga, depende el bienestar que tendrá la sociedad.

Creo que la principal institución social responsable de la Formación Afectiva es la familia.

Creo que la principal institución social que debe recibir Formación para procurar la Transformación de la sociedad y evolucionar afectivamente; es la institución familiar.

Creo que el principal sistema a transformar, para avanzar como sociedad; es el sistema educativo.

Creo que una sociedad necesita de la Equidad para Crecer en Bienestar.

Creo que aprender a consumir con equilibrio y responsabilidad, sin sucumbir ante la ansiedad de estatus, sin alimentar el despiadado consumismo; nos ayuda a crecer en lo personal, familiar y social.

Creo que el principal poder, está contenido en el poder que podamos ejercer sobre nosotros mismos. A saber:

Poder autogobernarnos, poder conocernos, poder comprendernos, poder sentirnos, poder valorarnos, poder cuidarnos, poder observarnos, poder evaluarnos, poder enfocarnos, poder administrarnos, poder motivarnos, poder apreciarnos. Pode dar, poder amar, poder sentir, poder querer, poder crear, poder creer, poder crecer, poder construir, poder elegir, poder decidir, poder compartir, poder soñar, poder lograr, poder evolucionar, poder valorar, poder evaluar, poder innovar. Poder vivir y convivir, poder cooperar para avanzar, poder aprovechar la oportunidad, poder aportar sin escatimar, poder ayudar a progresar, poder ser no parecer, poder formar y transformar, poder perder el miedo a perder, poder caminar sin malestar, poder asumir con responsabilidad, poder vivir en libertad, poder poder, poder.

Creo que el auténtico Estado de Bienestar, no obedece a cuestiones politiqueras y económicas; es más bien, el resultado del esfuerzo y trabajo sostenido, en pro del crecer personal, familiar y social, a partir de la práctica consciente de Habilidades Constructivas como:

El autogobierno de los afectos negativos y positivos; la interacción empática y asertiva; el cuidado de nosotros mismos, de los nuestros y de los demás; la comprensión de nosotros mismos, de los nuestros y de los demás; el aprecio genuino por nosotros mismos, por los nuestros y por los demás, entre muchas otras.

Creo que una Crianza Comprometida, es el mejor aporte que le podemos hacer a nuestros hijos, a nuestra sociedad y a la humanidad.

Creo que la crianza se puede convertir en la mejor oportunidad, que la vida nos da para Crecer.

Creo que el mejor regalo que le podemos dar a nuestros hijos, es el de contribuir activamente para que logren aprender a sentir, pensar y actuar. Para que logren aprender a relacionarse asertivamente consigo mismos y con los demás. Para que logren aprender a pensar con criterio y libertad. Para que logren dedicarse a desarrollar su Talento. Para que logren vivir una vida pletórica de sentido.

Creo que todos los seres humanos venimos al mundo con un potencial Talento. Lo que marca la diferencia, es si el entorno en el que crecemos, nos ayuda o no, a explorarlo, identificarlo y desarrollarlo.

Creo que el mejor trabajo que podemos tener, es aquel que nos permite crear, creer, crecer, disfrutar, fluir, mejorar, avanzar, construir. Creo que esto se puede experimentar, si se logra explorar, identificar y desarrollar el Talento personal.

Creo que el vínculo de pareja necesita de la Equidad para Crecer. Es probable que la práctica de la Equidad, en un comienzo genere dificultades y conflictos. Creo que esto es normal, teniendo en cuenta que alguna de las partes, o las dos partes, deben moverse de su zona de confort, para pensar en su contraparte. Pero a mediano y largo plazo, trae ingentes beneficios, porque las dos partes pueden experimentar satisfacción, justicia y bienestar.

Creo que el rol de la mujer a nivel familiar y social es fundamental. Nuestra naturaleza creadora y dadora de vida, nos proporciona el magnífico potencial de Formar para Transformar.

Creo que la mujer por su configuración biológica y psicológica, cuenta con un potencial mayor para sentir, intuir, discernir, apreciar, creer, crear, cuidar, cooperar, ayudar.

Creo que las mujeres tenemos la responsabilidad de conocer y valorar nuestro potencial femenino; así la sociedad nos valorará predominantemente, como sujetos diestros en formar y transformar; no, como objetos dispuestos a ofertar cuerpos.

Creo que la masculinidad, puede fusionar lo viril con lo maternal. Esto favorece la Equidad y la sincronía para interactuar con la feminidad.

Creo que mujeres y hombres podemos coexistir siendo complemento, siempre y cuando exista como sustento:

Más equidad y menos disparidad. Más asertividad y menos agresividad. Más dignidad y menos impunidad. Más sinceridad y menos falsedad. Más generosidad y menos mezquindad. Más humanidad y menos promiscuidad. Más amistad y menos deslealtad. Más cooperación y menos competición. Más intuición y menos coacción. Más valoración y menos violación. Más atención y menos dejación. Más conversación y menos sumisión. Más comunión y menos división. Más empatía y menos a-sincronía. Más valentía y menos cobardía. Más compañía y menos egolatría. Más cortesía y menos altanería. Más confianza y menos disonancia. Más asistencia y menos indiferencia. Más convergencia y menos desavenencia. Más amor y menos sinsabor. Más compartir y menos presumir. Más apoyo y menos embrollo. Más compromiso y menos caso omiso. Más afecto y menos desencuentro. Más sosiego y menos ego. Más consciencia y menos machismo o cualquier otro extremismo.

Creo que la vida en grupo y comunidad es mucho más enriquecedora, que la vida en solitario.

Creo que somos seres dependientes de nuestros vínculos; si éstos son sanos, nos proporcionan Fortaleza Afectiva para construir nuestra autonomía. Y con autonomía, habilitamos la posibilidad de establecer vínculos de interdependencia para cooperar.

Creo que somos seres afectivos. Necesitamos del afecto que los demás nos brindan, para desarrollarnos y Crecer.

Creo que somos seres afectivos. Necesitamos sentirnos vinculados y aceptados por nuestros vínculos, para experimentar satisfacción con la vida, sentido de vida.

Creo que somos seres afectivos. Nuestros afectos están presentes en todos y cada uno de los momentos que vivimos, en todas y cada una de las interacciones que efectuamos.

Creo que aprender a vincularnos con los demás para construir relaciones de apoyo, cooperación, reciprocidad y comunión, nos ayuda a Crecer en bienestar.

Creo que nuestra naturaleza social, hace que necesitemos permanentemente del otro y de los otros. Por esta razón, el aprender a rodearnos resulta tan vital; pues los demás, nos ayudan a construirnos o nos pueden destruir.

Creo que somos seres sistémicos. Estamos naturalmente interconectados; lo que ocurra en nuestros entornos cercanos y lejanos, en algún momento nos afecta de alguna forma. Es el <efecto mariposa>  que sobrepasa la masa.

Creo que la cooperación es el valor favorecedor de la genuina evolución.

Creo que las creencias compartidas, son determinantes para construir vínculos de largo aliento.

Creo que la evolución personal, familiar y social; depende de la evolución mental, es decir, de la evolución del sentir, del pensar y del actuar.

Creo que si desarrollamos nuestra mente integral-mente; despertamos nuestra consciencia consciente-mente. Cuanto más desarrollada esté nuestra mente; más despierta estará nuestra consciencia. Cuanto más despierta esté nuestra consciencia; más consistencia tendrá nuestra existencia.

Creo que cuanto más conscientes seamos de lo inconsciente, más posibilidades tendremos de transformarnos para Crecer.

Creo que cuanto más conscientes seamos de nosotros mismos; de lo que nos ocurre a diario, de lo que sentimos, pensamos y hacemos a diario, más posibilidades tendremos de Crecer.

Creo que cuanto más nos observemos a nosotros mismos y a los demás; más nos conoceremos a nosotros mismos y más conoceremos a los demás. Cuanto más conozcamos de nosotros mismos y de los demás; mejor nos relacionaremos con nosotros mismos y con los demás. Y cuanto mejor nos relacionemos con nosotros mismos y con los demás; mejor nos sentiremos con nosotros mismos y con los demás.

Creo que la naturaleza humana es dual. Tenemos el potencial para desempeñarnos en la vida de forma egoísta o altruista. Es la cultura, el entorno en el que crecemos; el factor que determina el camino que transitaremos.

Creo que la genuina libertad, se logra asumiendo la oportunidad de vivir con responsabilidad.

Creo que la Voluntad humana, se constituye en la energía y el afecto movilizador para emprender acciones encaminadas al crecimiento, en todas las dimensiones de nuestra existencia.

Creo que es posible hacer uso del libre albedrío. Aunque no vivimos en una sociedad con igualdad de oportunidades, por muy limitadas que éstas sean al momento de nacer, si logramos llegar a cierta edad; la vida que es justa, se encarga de ponernos en el camino diferentes oportunidades y cada quien decide si las aprovecha o las dilapida.

Creo que discriminar a un hermano de especie; por su orientación sexual, su color de piel, su condición económica, etc. Se constituye esencialmente en un acto de egoísmo consigo mismo, pues esta postura cierra la mente, privándola del aprendizaje que otorga la diversidad en todas sus expresiones.

Creo que es posible evitar los estragos que causa un ego inflado, si renunciamos conscientemente:

A querer tener la razón siempre, a consumir sin medir, a exigir sin construir, al placer sin cumplir el deber, a obtener sin merecer, a malgastar por ostentar, a utilizar sin valorar, a gastar sin ganar, a ganar como dé lugar, a tener sin servir, a adquirir sin compartir, a lograr sin cooperar, a imponer sin escuchar, a enfadar sin controlar, a hablar sin pensar, a vivir sin saber sentir, a querer sin comprometer, a desear sin trabajar, a ofender por no perder, a convencer sin hacer, a agredir sin prevenir, a parecer sin ser.

Creo en el amor. El amor es el amor, y el amor es un afecto esencialmente creador, constructivo, benévolo. Si hay sufrimiento, estancamiento y egoísmo; posiblemente es sólo un espejismo, no amor en evolución.

Creo que la forma más práctica, sublime, compleja y sencilla de encontrar nuestro equilibrio natural, es observando, sintiendo e interactuando, conscientemente con la magnificencia de la madre naturaleza.

Creo en la transformación, en la evolución, en la renovación, en la buena acción, en la innovación, en la concientización.

Creo en el principio práctico y físico según el cual, “la energía no se crea ni se destruye, sólo se transforma.”

Creo que la energía no se crea ni se destruye. Pero si tiene la facultad, de crear y destruir. Como seres transmisores y consumidores de energía; tenemos la responsabilidad de mantener limpia la energía que transmitimos a otros y ser conscientes del tipo de energía que recibimos de los demás.

Creo en la capacidad creadora de la enigmática energía superior contenida en el infinito universo, del cual somos ambigua y contradictoriamente; una insignificante y valiosa parte.

Creo en la vida y en su infinita sabiduría.

Creo en la vida como energía que nos observa, nos enseña y nos recompensa; si somos hábiles, para interpretar sus señales, discernir sus realidades y aprovechar sus oportunidades.

Creo que no existen inicios, ni finales definitivos. Que la vida siempre ha existido y siempre existirá. Simple y complejamente, la energía se transforma.

Creo que soy un ser con Voluntad para Crecer. Conscientemente intento; identificar las lecciones, que me dejan los errores. Conscientemente intento; llevar a la práctica actos favorecedores, para la construcción de sanas relaciones. Conscientemente intento; reparar las actuaciones que sin malas intenciones, en ocasiones, lastiman corazones. Conscientemente intento; transformar las realidades en las que tengo posibilidades, de limpiar los malestares y propiciar bienestares. Conscientemente intento; evitar sentir afectos, que no me permitan fluir en el diario vivir. Sin querer esto decir, que en ocasiones no sienta por poco sucumbir, ante el mal sentir. Conscientemente intento; discernir el sentir, para poder elegir lo que quiero sentir, y así, no sufrir. Conscientemente intento; sentir pasar el tiempo, aprovechando y disfrutando cada momento. Conscientemente intento; evitar perder el tiempo, prestándole atención a cosas y problemas sin fundamento, o cuya solución, desconozco en el momento. Conscientemente intento; descubrir conocimientos, que proporcionen sustentos, motivadores de acciones, generadoras de auténticas evoluciones. Conscientemente intento; aportar al crecimiento, de los seres que gesté dentro. Conscientemente intento; emprender acciones, que me permitan sacudirme a mil revoluciones, para ser más consciente, de mis correctas e incorrectas actuaciones. Conscientemente intento; no morir en el intento, de ser un buen elemento, para la evolución de este cuento.

Creo que si intentamos construir nuestro propio credo; nos comprenderemos mejor, si nos comprendemos mejor; nos sentiremos mejor, si nos sentimos mejor; actuaremos mejor, si actuamos mejor; viviremos mejor…

Creo que por lo pronto, dejo hasta aquí lo que creo. Lo continuaré desarrollando, a medida que me vaya concientizando.

SE NECESITA EQUILIBRIO

Posted on Actualizado enn

EQUILIBRIO

Se necesita equilibrio para no sucumbir ante las adversidades y desafíos que plantea el estar vivo.

 

Se necesita equilibrio para estar vivo manteniendo una actitud realista y optimista frente a cualquiera que sea la realidad.

 

Se necesita equilibrio para interpretar la realidad sin caer en el Autoengaño, y así, tener la posibilidad de transformar esa realidad, cuando no es fuente de bienestar.

 

Se necesita equilibrio para obtener bienestar, mediante el cultivo de vínculos sanos, afectos sanos, conocimientos sanos, creencias sanas y prácticas sanas.

 

Se necesita equilibrio para aceptar que nuestra existencia está expuesta a la influencia de creencias destructivas, afectos destructivos y prácticas destructivas; pero aun así, siempre tendremos la posibilidad de elegir.

 

Se necesita equilibrio para saber elegir con quién vincularnos y de quién desvincularnos, evitando así, agobiarnos con un vínculo que nos haga producir permanentemente afectos tóxicos.

 

Se necesita equilibrio para perdonarnos a nosotros mismos y desintoxicarnos cuando quedamos contaminados de afectos tóxicos; producto de habernos vinculado con alguien equivocadamente.

 

Se necesita equilibrio para perdonar a alguien, con quien nos vinculamos equivocadamente y nos causó daño.

 

Se necesita equilibrio para perdonar a quien nos causa daño, con o sin intención, y para discernir si es conveniente mantener la cercanía del vínculo o tomar distancia del mismo.

 

Se necesita equilibrio para aceptar que a veces es mejor tomar distancia de un vínculo, aunque esto nos cause un profundo dolor.

 

Se necesita equilibrio para enfrentar, procesar y transformar el dolor que causa, sentirnos desilusionados de alguien, en quien habíamos confiado.

 

Se necesita equilibrio para comprehender que no podemos exigir confianza, ni permitir que alguien nos exija confianza; dado que la confianza se construye, no se exige.

 

Se necesita equilibrio para confiar cuando hay coherencia, empatía, capacidad para cooperar e interés genuino. Y para desconfiar, cuando los hechos denotan egoísmo.

 

Se necesita equilibrio para reconocer la ambivalencia de nuestra naturaleza humana, tan propensa al egoísmo, como al altruismo.

 

Se necesita equilibrio para hacer un alto en el camino, e identificar las lecciones y aprendizajes que nos dejó una experiencia dolorosa, antes que el caos invada nuestro sentir.

 

Se necesita equilibrio para mantener la templanza y el Autogobierno, ante situaciones e interacciones que incitan al caos, al descontrol, a la exacerbación de Afectos Negativos.

 

En fin, se necesita equilibrio para ser paciente pero diligente, flexible pero firme, inquieto pero seguro, fuerte pero cálido, generoso pero moderado, sincero pero asertivo, asertivo pero franco, amable pero cauteloso, con criterio pero sin prejuicios, valiente pero prudente, tranquilo pero activo, entusiasta pero sereno, arriesgado pero estable, explorador pero comprometido, amoroso pero con límites, de mente abierta pero de acción por convicción.

 

Se necesita equilibrio para Vivir y Convivir sin caer en extremos y excesos, que puedan resultar perjudiciales para nosotros y nuestro entorno.

ME CANSÉ DE INTENTAR, PERO SEGUIRÉ INTENTANDO

Posted on Actualizado enn

ME CANSE DE INTENTAR

Me cansé de intentar sembrar en tierra infértil; con la esperanza de cosechar ventura.

 

Pero seguiré intentando encontrar  un terreno donde pueda cosechar bienestar, tranquilidad y convivir sin malestar.

 

Me cansé de intentar vivir para suplir las carencias del otro; con el propósito de encontrar en el otro, a quien quiero para compartir mi vida.

 

Pero seguiré intentando trabajar por lo que quiero, elegir bien lo que quiero y construir mientras coopero.

 

Me cansé de intentar cooperar con quien necesita competir y no sabe valorar; con el anhelo de construir un futuro de bienestar.

 

Pero seguiré intentando vincularme con quien tenga claro lo que significa cooperar y aprehender a valorar.

 

Me cansé de intentar apelar  a la empatía y comprehender las circunstancias de quien no tiene valentía, para renunciar a la egolatría; con la aspiración de encontrar quien me acompañe íntimamente en la victoria y la agonía.

 

Pero seguiré intentando mantener una actitud empática y comprensiva para cultivar vínculos de apoyo mutuo, solidaridad y generosidad compartida.

 

Me cansé de intentar dar oportunidades a quien las utiliza tan sólo para satisfacer sus egoístas y banales necesidades; con la expectativa de poder construir  el aprecio sincero y el aumento de nuestras posibilidades.

 

Pero seguiré intentando aportarle bienestar a quien quiera estar, para trabajar en equipo y construir sin parar.

 

Me cansé de intentar soportar días grises, sacrificar y trabajar por quien no tiene interés en dar; con la esperanza de tener a mi lado al final, alguien con quien compartir mi realidad.

 

Pero seguiré intentando pintar cada día de un nuevo color, trabajar para hacer de mis sueños, anhelos e ilusiones una dulce realidad que pueda compartir, con quien, con base en la experiencia aprendida sabré elegir.

 

Me cansé de intentar lo que no conviene intentar, pero seguiré intentando lo que me permita transformar para evolucionar y avanzar hasta el final.

VOLVER A EMPEZAR

Posted on Actualizado enn

VOLVER A EMPEZAR

Volver a empezar es aceptar sin resentimiento que en la vida nos pueden ocurrir cosas injustas, pero que la vida siempre es justa.

 

Volver a empezar es permitirse aprender la lección que nos deja una experiencia que no resultó satisfactoria.

 

Volver a empezar es enfrentarse al dolor y hacerle saber que no le permitiremos que nos agobie.

 

Volver a empezar es tener la valentía de perdonarnos por haber permitido que algo o alguien nos causara daño.

 

Volver a empezar es aceptar que aunque nos equivoquemos, tenemos la responsabilidad de ser proactivos para transformar nuestra realidad.

 

Volver a empezar es llenarse de coraje para dejar atrás aquello que nos causa malestar y no le aporta a nuestra Evolución Afectiva.

 

Volver a empezar es no retroceder cuando somos conscientes que no es conveniente insistir en lo que no funciona.

 

Volver a empezar es despojarse de cualquier afecto o vínculo toxico que nos impida llevar una vida equilibrada.

 

Volver a empezar es reconocer que la vida está llena de aciertos y desaciertos.

 

Volver a empezar es aprender de los desaciertos para apuntar con mayor precisión en la siguiente oportunidad.

 

Volver a empezar es estar consciente que la vida está llena de oportunidades y depende de nosotros aprovecharlas o dilapidarlas.

 

Volver a empezar es perseverar para mantenernos firmes en el propósito de conservar nuestra existencia en permanente evolución.

 

Volver a empezar es tener la capacidad de comprometernos con nosotros mismos, para transformar nuestra realidad conservando la paciencia y practicando la diligencia.

 

Volver a empezar es permitirnos una y otra vez, vivir fructificando la oportunidad que tenemos de vivir una Vida con Pleno Sentido.

CARTA A LA IRA

Posted on Actualizado enn

IRA g

Te conozco, sé quién eres. En repetidas ocasiones has intentado albergar en mí  e inundarme con tu energía que intoxica.

Ya te identifiqué. Tengo muy claro que eres un afecto dañino; buscas hacerme creer que debo alojarte en mi ser, porque algo o alguien supuestamente me ofendió.

Esa es tu estrategia para mantenerte viva y desarrollarte; si te anido en mí, te convertirás en rencor, resentimiento, odio y venganza.

Tu estrategia no funcionará conmigo, pues he logrado comprehender que si yo no tengo la necesidad de ofenderme, no habrá quien pueda ofenderme.

Esto no quiere decir que no pueda sentir algo de enojo frente a situaciones injustas, pero ¿quién soy yo para determinar qué es justo y qué no? La vida en sí misma es sabia y justa, ella se encargará de darle a cada quien lo que se merece en  el momento justo.

Quiero que sepas que aquí, en mi ser, no encontrarás alojamiento. Para mi eres una forastera en la que no puedo confiar y por lo tanto, tampoco puedo alojar.

Ya sé que eres un afecto anclado a la naturaleza humana, pero no por esto, te mantendré cerca. Trabajo en alianza con mi consciencia para Autogobernarme  e  impedir que puedas irrumpir en  mi ser y causar estragos.

Quiero Evolucionar Afectivamente; ser más que un animal que actúa instintivamente y al menor o mayor estímulo negativo pierde el dominio de sí mismo y ataca. Por eso me dedicaré a practicar el  Autogobierno de un afecto tan nocivo como lo eres tú, abominable Ira.

Espero que te haya quedado claro destructora Ira; no te quiero conmigo.

Contigo me es imposible mantener mi Sistema Afectivo en equilibrio.  Y si no logro mantenerme en equilibrio, perderé la oportunidad de gozar la maravilla de Vivir y Convivir con Tranquilidad.

Hasta nunca insoportable Ira. Cuando te vea venir te cerraré la puerta.

¿POR QUÉ SE ACABA EL AMOR?

Posted on Actualizado enn

EVOLUCION DEL AMOR

 

El Amor… el Amor

Ese noble afecto que alimenta y engrandece tanto a quien lo recibe, como a quien lo brinda.

El Amor, esa energía creadora que nos anima a construir.

El Amor, esa fuerza movilizadora que nos da el coraje para perseverar.

El Amor, esa práctica que nos da la valentía para luchar por lo que queremos, por lo que creemos, por lo que podemos, por lo que nos apasiona, por lo que le da sentido a nuestra existencia.

El Amor, ese impulso motivador que nos lleva a Hacer para Ser.

El Amor, ese afecto que evolucionado, nos permite trabajar por nosotros mismos, por los nuestros, por los otros y por la humanidad.

Parece inconcebible que un afecto tan grandioso se pueda acabar ¿verdad? Lo cierto es que cuando no estamos conscientes, atentos, trabajando permanentemente para que el amor evolucione; de repente nos hallamos desconcertados preguntándonos:

¿Qué pasó? ¿No entiendo por qué se acabó el amor, si al comienzo todo era tan bonito? ¿Por qué cambió tanto de un momento a otro? ¿En qué momento se acabó el amor? ¿En qué momento todo acabó?

¿Tú qué crees, por qué se acaba el amor? Esta pregunta puede tener tantas respuestas como modos de pensar existen.

Compartiré contigo una de las tantas posibles respuestas a esta crucial pregunta. Para esto, tendré en cuenta lo que he aprehendido en el ejercicio de estudiar, enseñar y practicar la Formación Afectiva.

Sigamos adelante entonces…

Desde la Formación Afectiva se trata de lo siguiente: <<Cuando el Amor no evoluciona, se extingue>> permítenos explicarte en qué consiste esta afirmación.

mariposas enamoradasEl Amor al igual que todos los Afectos, nace como Emoción. Esto quiere decir que inicia siendo muy intenso y es el resultado de una fuerte activación bioquímica. Es pura biología en acción. Es una fiesta de neurotransmisores como la dopamina y norepinefrina, que estimulan la producción de hormonas como la testosterona. Razón por la cual, experimentamos los efectos del llamado amor romántico en el vínculo de pareja. Con síntomas como atención sostenida en el objeto del deseo, pensamiento intrusivo, incremento del deseo sexual, taquicardia, pérdida del apetito, etc.

En el vínculo con nuestros hijos, también experimentamos el Amor como Emoción. Cuando están recién nacidos, en nuestros organismos se activa la producción de hormonas como la oxitocina (predominante en la mujer)  y la vasopresina (predominante en el hombre). La activación de estas hormonas hace que sintamos un intenso apego por nuestros hijos, sobre todo en sus primeros años de vida.

Antes de continuar hagamos un paréntesis; si bien es cierto, también existe el amor hacia los amigos, los familiares, la naturaleza, el trabajo etc. Aprovecharemos esta oportunidad para hacer referencia a dos de los más significativos: el Amor de pareja y el Amor hacia nuestros hijos.

Continuemos…

El Amor Emocional, lamentablemente tiene fecha de caducidad. En el vínculo de pareja -segúnAMOR EMOCIONAL probadas investigaciones-[1] caduca aproximadamente luego de 18 a 24 meses. Puede ser un poco antes, un poco después, dependiendo de las particularidades y dinámicas propias del vínculo.

En el vínculo con nuestros hijos, la naturaleza nos ayuda a experimentar ese intenso apego durante los 4 primeros años aproximadamente. Después, todo dependerá igualmente de las particularidades del vínculo.

El Amor como Emoción en la pareja, es un Amor biológico. Es un Amor donde el instinto se impone, mediado por el deseo de experimentar placer. Es un Amor que no piensa en sí mismo, ni en el otro. Es un Amor obnubilado por los efectos de la bioquímica. Es un Amor ciego y cuando ve, tan sólo ve lo que quiere ver. Es un Amor de esos que mata si no evoluciona.

Cuando pasa el efecto de la bioquímica se impone nuestra naturaleza egoísta o altruista con más fuerza (depende del grado de Evolución Afectiva que tengamos). En el primer caso, es en esta etapa donde muchas parejas se separan o dejan de prestarle atención a la relación, para ir en busca de una nueva aventura.

El Amor emocional es un Amor egoísta incluso consigo mismo. Al no experimentar la intensidad propia del efecto bioquímico,  pierde el interés por el otro. Es ahí cuando decide terminar la relación sin pensar en nada más, o en su defecto, continúa en la relación motivado por creencias egoístas, tales como:

“sé que esto no va para ninguna parte, ni me interesa, pero por ahora no quiero estar solo(a)”

“esta relación no me importa, pero creo que me puedo aprovechar de lo que me ofrece”

“siempre es bueno tener un arrocito en bajo, por si algo me falla por fuera”

“yo nací para vivir la vida, no tengo por qué condenarme a estar con una sola persona” bla, bla, bla…

Bajo esta lógica se actúa de forma egoísta con el otro y sobre todo consigo mismo,  pues se eliminan las posibilidades de construir, de llevar una vida creadora y se firma una condena para tener como compañía permanente a la soledad y la depresión.

Asimismo,  muchos padres abandonan o descuidan por completo el cuidado de sus hijos. Se derrocha la oportunidad que la vida nos ofrece de mejorar para formar a nuestros hijos. La crianza sencillamente pierde importancia, se le presta poca o ninguna atención a este oficio, razón por la que el vínculo madre-padre e hijos se deteriora y éstos, terminan creciendo con profundas Carencias Afectivas.

En el segundo caso, cuando se impone la benevolencia; lo que ocurre es que somos capaces de pensar por lo menos en nosotros mismos, en lo que realmente queremos, en lo que realmente nos conviene. Si esto ocurre, el Amor evoluciona a su etapa Sentimental.

AMOR SENTIMENTALEl Amor como Sentimiento es un Amor que piensa en sí mismo. Aunque aún no está preparado para aportarle al otro, se permite pensar por lo menos en su propio Bien-Estar. En el Amor sentimental  el  <Yo> cobra vida. Luego de estar en las nubes dopados, aterrizamos a la realidad para encontrarnos con nosotros mismos.

Si somos diestros practicando la Habilidad Afectiva del Autoconocimiento, podremos evaluar con precisión qué queremos, qué nos gusta y qué no,  qué tan conveniente puede ser continuar con la relación, qué nos puede aportar el otro, qué posibilidades hay de construir. Este se constituye en el primer paso para que sea posible aportarle al otro. Es decir, si no somos capaces de apreciarnos a nosotros mismos y pensar en nuestro Bien-Estar, nos será imposible llegar a pensar genuinamente en el Bien-Estar del otro.

Pero este es tan sólo un primer paso, si el Amor Sentimental no evoluciona, nos quedaremosautoconocimiento amor sentimental estancados en la egolatría. Para que el Amor como Sentimiento evolucione es necesario contar con una genuina intención y Voluntad de mejorarnos a nosotros mismos, para aportarle al otro.

En el caso de la crianza, esta etapa del Amor Sentimental también nos enfrenta a nosotros mismos. Es el momento de aprovechar la oportunidad que tenemos en frente, para hacer un ejercicio de introspección, de Autoconocimiento. Así podremos evaluarnos y saber con certeza que transformaciones debemos Hacer para Ser los guías y formadores que necesitan nuestros hijos.

El Amor Sentimental, es un Amor de transición entre lo netamente Biológico y Emocional a un Amor Actitudinal y Psicológico. Si logramos ver que hay después de nuestros propios intereses, podremos ver al otro, tener en cuenta las necesidades del otro. Si esto ocurre el Amor evolucionará a su etapa Actitudinal.

AMOR ACTITUDINALEl Amor como Actitud es un Amor Psicológico. Es un Amor que  trabaja, se esfuerza, cuenta con Voluntad  e invierte energía psicológica para permitirse Aprehender a Amar y dejarse Amar.

Es un Amor capaz de pensar en sí mismo y en el otro. Es un Amor que se conoce a sí mismo y se ocupa de conocer al otro. Es un Amor que se valora así mismo y valora al otro. Es un Amor que se cuida a sí mismo y cuida al otro. Es un Amor que se evalúa a sí mismo y evalúa al otro. Es un Amor  que se comprehende a sí mismo y comprehende al otro.

El Amor Actitudinal es un Amor  Empático y Asertivo. Es un Amor capaz de sentir el sentir delAMOR ACTITUDINAL2 otro y por ende, incapaz de hacerle daño al otro. Es un Amor que se sabe comunicar con el otro y por ende, sabe encontrar la idea adecuada, la palabra adecuada y el momento adecuado para comunicarle su sentir al otro.

Es un Amor donde mi Yo tiene un . Es un Amor donde siempre estamos y contamos Tú y Yo. Es un Amor donde Tú y Yo construimos un Nosotros. Es un Amor donde Tú y Yo creamos una Unidad en Común, que nos permita satisfacer nuestra necesidad de Comunidad.[2]

El Amor como Actitud es un Amor que sabe dar y recibir. Es un Amor generoso a la hora de satisfacer recíprocamente las necesidades de Atención y Compañía Permanente. Es un Amor sosegado, confiado, seguro, fiel, leal, comprometido.

Ahora bien, en este punto es necesario tener en cuenta que en no pocas ocasiones, se carece o se tiene poca pericia en lo que respecta al desarrollo de  Habilidades Afectivas Interpersonales como el Conocimiento Interpersonal y la Valoración Interpersonal. Estas Habilidades nos permiten leer la intención del otro, saber cuál es su grado de Evolución Afectiva, evaluar al otro objetivamente a partir de hechos, para saber que tan probable es que nos pueda hacer daño, en suma, para saber qué tan egoísta es.

PARASITISMO HUMANOAl fallar nuestra  Lectura Afectiva del otro, hacemos elecciones erradas y corremos el peligroso riesgo de involucrarnos con un Parásito Afectivo. Lo que ocurre en este tipo de vínculo es que alguno de los miembros se dedica a dar y el otro a parasitar.

Pero bueno, cuando el encuentro es afortunado, la elección acertada y se logra con mucho trabajo conjunto hacer que el Amor evolucione a su etapa Actitudinal, es decir, que pase de ser Biológico a ser Psicológico; o mejor dicho, de ser instintivo y egoísta, a ser Empático y Asertivo. Cuando esto ocurre, el Amor estará lo suficientemente evolucionado para iniciar su camino hacia una siguiente evolución: el Amor como Valor.

El Amor en su estado Valorativo es un Amor Sociocultural. Es un Amor en el que participan unAMOR VALORATIVO MANOS APOYO , un Yo, un Nosotros y unos entornos socioculturales, esto es, una Familia, una Comunidad, una Sociedad, una Cultura. Es un Amor caracterizado por su capacidad para Comprometerse y Cooperar. Es un Amor que cuenta con motivación intrínseca para Construir, para trabajar en equipo. Es un Amor Creador.

TRIBU FAMILIAR

El Amor como Valor es un Amor capaz de Crear la mayor Obra Vital que un ser humano puede concebir: una sana y funcional Familia o mejor aún, una sana y funcional Tribu Familiar. Es un Amor encausado con la vida y sus vínculos. Es un Amor genuinamente interesado por su entorno familiar, comunitario y social, cultural. Es un Amor Coherente que trabaja con dedicación y asiduidad, para aportarle al mejoramiento, al avance, a la evolución de sus entornos.

El Amor Valorativo es un Amor despojado de egoísmos. Es un Amor fusionado, sólido, garantizado. Es un Amor que se dedica a Hacer para Ser. Es un Amor equilibrado, responsable, solidario. Es un Amor listo y dispuesto para evolucionar a la cúspide; al Amor como Principio.

El Amor como Principio es un  Amor Trascendental. Es un Amor que trasciende el , el Yo, el Nosotros, la Familia, la Comunidad, la Sociedad, la Cultura y se interesa por la Humanidad.

El Amor como Principio es un  Amor cuyas creencias y prácticas favorecen el Bien-Estar y laAMOR COMO PRINCIPIO PERSONAS PAZ Evolución de la Humanidad. Es un Amor que está por encima del “bien” y del “mal.” Es un Amor diáfano, justo, equitativo. Es un Amor correcto sin importar las circunstancias a las que se enfrente. Es un Amor cargado de Significado. Es un Amor pletórico de Sentido.

En conclusión, el Amor se puede experimentar como Emoción, como Sentimiento, como Actitud, como Valor, como Principio.

El Amor Emocional es Biológico; instintivo, egoísta.

El Amor Sentimental piensa en sí mismo y posibilita la transición del Amor  Emocional al Amor Actitudinal.

El Amor Actitudinal es Psicológico; trabaja para ser Empático y Asertivo.

El Amor Valorativo es Sociocultural; trabaja para contribuir con la transformación y el avance de sus entornos.

El Amor como Principio es Trascendental; trabaja para contribuir con el avance de la humanidad.

Si el Amor no cuenta con Habilidades Afectivas  que le permitan evolucionar mediante prácticas como: conocerse a sí mismo, conocer al otro, valorarse a sí mismo, valorar al otro, interactuar consigo mismo adecuadamente, interactuar con el otro adecuadamente, administrarse y gobernarse a sí mismo para dominar el instinto egoísta. Así como, conocer, valorar e interactuar adecuadamente con los diferentes grupos sociales…

Si lo anterior no ocurre, sencillamente el preciado Amor no evolucionará, y si el Amor no evoluciona estará condenado a extinguirse.

Y ahora,  ¿Qué piensas? ¿Por qué se acaba el Amor?  ¿Te parece convincente esta respuesta?


[1] Helen Fisher “Por qué amamos” Naturaleza y bioquímica del amor romántico.

[2] Aunque tener un Sentido de Comunidad es una Necesidad Afectiva de orden biológico, ésta sólo se satisface si el Amor logra evolucionar a su etapa Actitudinal.

¿QUÉ NECESITAMOS PARA VIVIR UNA VIDA CON PLENO SENTIDO?

Posted on Actualizado enn

NECESIDADES AFECTIVAS 2 

Los seres humanos asistimos al encuentro con la vida pletóricos de todo tipo de necesidades. Muchas de ellas artificiales y creadas por la cultura en la que crecemos para calmar la ansiedad por el status. Otras en cambio resultan cruciales para la supervivencia como el alimento, el techo, el abrigo. Y otras resultan determinantes, fundamentales para llevar una Vida con Pleno Sentido, como lo son las Necesidades Afectivas de Comunidad, Estructura y Significado.

La satisfacción adecuada de nuestras Necesidades Afectivas (Comunidad, Estructura, Significado)  nos permite protegernos contra tres crueles y silenciosos virus afectivos que irrumpen cada vez con más fuerza en nuestro Mundo Afectivo;  la Soledad, la Depresión y el Suicidio.

Esta es la primera de doce enseñanzas que  estamos desarrollando en el marco de la Escuela Taller de Formación Afectiva, que abrió nuestra Comunidad Formativa El Taller. Dada su relevancia, ahora queremos compartirlas contigo por este medio de forma básica y breve. Continúa adelante con la lectura y descubre qué necesitamos los seres humanos para que nuestra vida tenga Pleno Sentido. ¡Buen provecho!

¿PARA QUÉ NOS  SIRVE  TENER UN GENUINO SENTIDO DE COMUNIDAD? 

Contar con un auténtico Sentido de Comunidad nos permite obtener por lo menos  cuatro determinantes beneficios para nuestra vida:

  1. Sentirnos más Seguros
  2. Llevar una Vida de Compromiso
  3. Incrementar nuestros Recursos
  4. Combatir la Soledad

La Seguridad que proporciona la Vida en Comunidad nos permite sentirnos acompañados, apoyados, protegidos, aceptados. Vivir en Comunidad Se constituye en la mejor forma de protegernos contra los despiadados depredadores, que buscan la vulnerabilidad del solitario para explotar, parasitar y aniquilar. Asimismo, de la confianza y seguridad que experimentemos en el entorno grupal del que hacemos parte, dependerá en gran medida la confianza y seguridad que lleguemos a tener en nosotros mismos. Y es esta seguridad en nosotros mismos, la que nos dispone para asumir la responsabilidad de llevar una Vida de Compromiso.

El Compromiso para Construir y mantener una Vida Creadora, es un deber que logramos cumplir gracias a la Vida en Comunidad. La influencia que ejerce sobre nuestro comportamiento el grupo, nos obliga a ser coherentes, a comprometernos con nosotros mismos para practicar hábitos que favorezcan el desarrollo de las Habilidades Afectivas, necesarias para tener un satisfactorio desempeño en la interacción con cada uno de nuestros vínculos (pareja, trabajo, crianza, familia, amigos, grupos, sociedad, naturaleza, si mismo) y así,  construir nuestra Autonomía Afectiva, Intelectual y Material. Apoyarnos en la Comunidad para llevar una vida Constructiva y Creativa se convierte a su vez, en la mejor estrategia para incrementar nuestros Recursos Vitales.

Tenemos más posibilidades de incrementar nuestros Recursos Vitales, cuando contamos con el apoyo de la Comunidad. Al estar en grupo conocemos personas con afinidad a nuestras creencias, afectos y prácticas,  lo que posibilita  la construcción de nuevos vínculos y experiencias nutritivas (Recursos Afectivos). La interacción permanente con estos vínculos siempre será fuente de nuevos y relevantes conocimientos (Recursos Intelectuales). La profundización  de estos vínculos y las prácticas cooperativas, permiten que se generen ideas y proyectos compartidos, fuente de ingresos económicos (Recursos Materiales). De igual forma, la posibilidad de incrementar nuestros Recursos Vitales gracias a contar con un Sentido de Comunidad, se convierte también en la mejor forma de combatir la Soledad.

La Soledad es un estado en el que nadie quisiera estar voluntariamente. Debido a nuestra naturaleza social necesitamos de la compañía de los demás, de la interacción con los demás para compartir nuestra realidad. Cuando nos hallamos en medio de la Soledad no buscada, la angustia y el desasosiego se apoderan de nuestro sentir. Cuando no logramos satisfacer el deseo natural de mantenernos vinculados afectivamente, caemos fácilmente en la desesperación, en la desolación; por esto, contar con un genuino Sentido de Comunidad se convierte en el mejor antídoto contra la Soledad.

¿PARA QUÉ NOS SIRVE  TENER UNA CLARA ESTRUCTURA DE VIDA? 

Contar con una clara  Estructura de Vida nos permite obtener por lo menos  cuatro primordiales beneficios para nuestro diario vivir:

  1. Claridad sobre Qué Hacer.
  2. Claridad sobre Por Qué Hacer algo determinado.
  3. Claridad sobre Cómo Hacer algo determinado.
  4. Evitar la Depresión

Tener claridad acerca de Qué Hacer  para interactuar satisfactoriamente con cada uno de nuestros vínculos (pareja, trabajo, crianza, familia, amigos, grupos, sociedad, naturaleza, si mismo) nos permite salir de la Desorientación Existencial, en la que con frecuencia caemos cuando no tenemos certeza acerca del rumbo que debemos darle a nuestra vida. Un genuino Sentido de Comunidad nos ayuda a Orientar nuestra existencia, mediante una Estructura que nos indica Qué Hacer en cada uno de nuestros roles.

Una vez tenemos claridad acerca de lo que tenemos que hacer, es necesario conocer  el Por qué. Una sólida Estructura nos deja ver claramente el Por Qué debemos hacerlo, esto es, saber con certeza las razones por las cuales un modo de actuar determinado nos va a beneficiar a nosotros y a nuestro entorno. Así surge la motivación intrínseca y la Voluntad necesaria para querer hacer.  Lo que resta es saber  Cómo Hacerlo.

Muchas veces creemos saber Qué tenemos que hacer y Por Qué, sin embargo, nos abstenemos de llevarlo a la práctica porque sencillamente no sabemos Cómo Hacerlo y esto limita nuestro accionar. Para esto sirve la Estructura que nos brinda la Comunidad; para mostrarnos cómo podemos desarrollar los hábitos y las habilidades necesarias que nos permiten salir victoriosos en el juego de la vida. La Comunidad nos enseña Cómo Hacer lo que debemos hacer y ejerce presión sana para que logremos llevar la enseñanza a la práctica. En otras palabras, la Comunidad nos ayuda a Ser.  Esto a su vez, se constituye en una sana forma de evitar la temible Depresión.

El indeseable estado de Depresión que suele surgir cuando nos sentimos impotentes, desesperanzados, preocupados, ansiosos, desorientados  frente a las circunstancias que estamos viviendo; se puede contrarrestar perfectamente cuando contamos con una clara Estructura que nos oriente. Si tenemos claro  Qué Hacer ante una situación determinada, si tenemos clara las razones por las cuales debemos hacerlo, es decir un Por Qué y si tenemos claro Cómo podemos llevarlo a la práctica; necesariamente nuestra existencia se mantiene orientada, podemos vislumbrar claramente el camino a recorrer y esto nos llena de regocijo  y sosiego. Luego entonces, una clara y sólida Estructura se convierte en el mejor antídoto contra la Depresión.

¿PARA QUÉ NOS SIRVE TENER UN SIGNIFICADO DE VIDA?

Tener claro el Significado de nuestra existencia nos permite obtener por lo menos cuatro trascendentales beneficios:

  1. Encontrar el Propósito de nuestra vida
  2. Procurarnos un Aporte Personal
  3. Permitirnos hacer un Aporte Social
  4. Prevenir el Suicidio

Encontrar el Propósito de nuestra vida depende en gran medida de haber logrado comprehender qué significa la vida, qué significa nuestra vida, qué significa vivir, qué significa vivir con Bien-Estar y cómo podemos hacerlo. Una Estructurada Vida en Comunidad nos ayuda a encontrar el Significado real de nuestra vida. Si nuestra vida deja de ser una incógnita desprovista de significado, tenemos la posibilidad de  tomar el control para identificar y elegir el Propósito de nuestra particular existencia. Es decir, conocer el Significado nos permite vivir en pro de un Propósito. Y vivir en pro de un Propósito Vital  nos permite automotivarnos para mejorar el desempeño en  nuestros roles, empezando por los principales de la adultez (pareja, crianza, trabajo). Este es el primer paso para aportarnos a nosotros mismos Bien-Estar, y así, procurarnos un  Aporte Personal.

Nos procuramos un Aporte Personal al mantener encausada nuestra existencia hacia la construcción de vínculos que sean fuente de gratificación y Bien-Estar. Por ejemplo: lograr construir y mantener un saludable vínculo de pareja;  practicar una Crianza Formativa que nos permita construir un satisfactorio vínculo con nuestros hijos; conocernos lo suficiente para tener claro qué nos apasiona, qué es lo que mejor hacemos, identificar nuestro Talento y encontrar la forma de trabajar a partir de nuestro Talento; aprender a elegir acertadamente de quien rodearnos, con quien construir vínculos de amistad; vincularnos a grupos que contribuyan con la construcción de nuestra Autonomía, que alimenten nuestra mente con afectos, creencias y prácticas constructivas, creadoras; mantener una relación satisfactoria con nosotros mismos. Este tipo de Aporte Personal nos beneficia a nosotros y a nuestro entorno, permitiéndonos hacer un Aporte Social.

El Aporte Personal que hacemos al esforzarnos por construir sanos y sólidos vínculos, se convierte a su vez, en el mejor   Aporte Social  que podemos hacer.  De esta forma contribuimos con el Desarrollo Afectivo de nuestra sociedad; construyendo una sana y fructífera relación de pareja, trabajando a partir de nuestro talento, formando hijos  cooperadores, altruistas, con criterio, hábiles para amar y trabajar, talentosos que con su saber y hacer contribuyan con el avance social. Si construimos familias sanas, tendremos una sociedad más apta para vivir y convivir. Bien podría ser esta la forma idónea de hacerle frente a uno de los tantos flagelos que amenazan nuestra tranquilidad el Suicidio.

De la habilidad que logremos desarrollar  para vincularnos afectivamente;  para construir vínculos que sean fuente de satisfacción y Bien-estar, depende el grado de Fortaleza Afectiva que tengamos para sortear los desafíos del diario vivir. Son estos vínculos los que nos acompañan y apoyan para evitar que nuestros afectos y pensamientos se intoxiquen con ideas o acciones autodestructivas, tales como el Suicidio.

En síntesis la Comunidad, la Estructura y el Significado nos proporcionan Pleno Sentido de Vida. Y una Vida con Pleno Sentido no sufre de Soledad porque a aprehendido a construir vínculos que le aportan apoyo y compañía permanente; una Vida con Pleno Sentido no sufre de Depresión  porque cuenta con una clara Estructura que le permite saber Qué Hacer, Por qué Hacer algo determinado y Cómo Hacerlo; una Vida con Pleno Sentido no contempla la posibilidad de extinguirse antes de tiempo porque su vida tiene mucho Significado, porque conoce claramente el Propósito de su existencia, porque su vida es una vida que permite aportar al mejoramiento de si mismo y de su entorno.

Sinceramente esperamos que el contenido aquí compartido te haya sido útil, te haya permitido encontrar respuestas, preguntas, caminos, ideas o algo que le aporte a tu existencia, pues este es nuestro propósito.

Ahora bien, si deseas profundizar, aprehender más sobre este y otros temas relevantes de tu Mundo Afectivo, te contamos que tenemos un espacio dedicado especialmente para esto. Es un espacio para compartir, aprehender y entretenernos mientras nos formamos. Esto lo hacemos porque somos conscientes que estas enseñanzas en el papel suenan y se ven muy bien, no obstante, el desafío está en contar con la Voluntad para llevarlas a la Práctica, sólo así experimentaremos una verdadera transformación personal, familiar, comunitaria y social.

Como ya lo vimos antes, necesitamos de la Comunidad para llevar la enseñanza a la Práctica y este es uno de los propósitos del espacio que denominamos <<ENCUENTROS AFECTIVOS>>. Son todos los sábados a las 2:00 de la tarde  en la Biblioteca Virgilio Barco. Durante dos horas viajaremos al Mundo Afectivo y enriqueceremos nuestra vida con vínculos, conocimiento, y prácticas constructivas. ¡Allí nos vemos! será un verdadero gusto poderte conocer personalmente y compartir contigo. Hasta pronto.

YO PERDONÉ Y SUPERÉ LA INFIDELIDAD DE MI PAREJA

Posted on Actualizado enn

La infidelidad conyugal se encuentra presente en todas las culturas humanas y en muchas otras especies animales. El animal humano es infiel por naturaleza. Es conveniente reconocer y comprehender el funcionamiento de nuestra naturaleza salvaje, egoísta; solo así podremos vislumbrar y formar lo genuinamente humano, benevolente, altruista.

Vivimos en una cultura donde la infidelidad es la regla. Nuestra cultura refuerza lo que la egoísta naturaleza infiel nos dicta. Somos animalitos salvajes que al ser guiados por el instinto terminamos dañando todo lo que se atraviese en nuestro camino. Se supone que la cultura, el entorno en el que crecemos tiene la responsabilidad de humanizarnos; de  propiciar el desarrollo de Habilidades Afectivas como el Autogobierno y la Empatía. El Autogobierno posibilita que  lleguemos a tener dominio sobre una de nuestras emociones más básicas e imperantes, el placer. La Empatía nos permite aprender a pensar en el otro antes de actuar, sentir el dolor, el daño que le causaríamos a nuestra pareja al serle infiel. Esto es lo que finalmente nos inhibe de ser infieles. Palabras más, palabras menos, la fidelidad se enseña y se aprende.

Yo viví  la infidelidad en carne propia. Cuando mi actual relación de pareja estaba en sus inicios, la infidelidad irrumpió en mi relación sin clemencia, sin piedad. Ahora lo puedo recordar sin rabia y sin dolor, porque logré perdonarme a mi misma y perdonar a mi pareja.

Sobreponerme a la infidelidad no fue una tarea para nada fácil, pero afortunadamente lo logré. Lo logré porque no me permití olvidarme de mí misma, por ir detrás del dolor  que me había causado mi pareja. Lo logré porque decidí sacar fuerzas desde lo más profundo de mi ser, para ponerle la cara al dolor  y hacerle saber que no podría conmigo. Lo logré porque enfoqué mi atención en identificar la enseñanza, la lección que la Vida quería darme. Lo logré porque luego de mucho darle vueltas a la situación, identifique con claridad que detrás de esa dificultad había una gran oportunidad de aprendizaje. Lo logré porque me permití conocerme mejor; saber de qué estaba hecha, qué quería, qué no quería, qué podía, para dónde iba y cómo llegaría. Lo logré porque acordé valorarme mejor; evaluar mis emociones, sentimientos y actitudes, evaluar mis creencias con respecto a la pareja, evaluar mis prácticas. Cuidarme más, apreciarme más.

En conclusión, lo logré porque gracias a que me permití acercarme aun más a mí misma, me perdoné por haber permitido que otra persona me causara un profundo Mal-Estar Afectivo.

Perdonar; definitivamente perdonar es lo que nos deja sintiéndonos mucho mejor, es lo que nos permite recuperar la tranquilidad perdida. Perdonarnos a nosotros mismos y perdonar a nuestra pareja. Aunque -valga la salvedad- si bien es cierto estamos obligados a perdonar para recobrar el equilibrio, no estamos obligados a continuar en la relación y menos, cuando nuestra infiel pareja no deja ver una clara voluntad e intención de repararnos con hechos concretos, que contribuyan con nuestra tranquilidad.

Yo perdoné la infidelidad porque mi pareja realmente se esmeró en llevar a la práctica acciones concretas, que contribuyeron con mi tranquilidad. En vista que él manifestaba una férrea voluntad por repararme y arrepentimiento, -a mi criterio genuino- lo que hice fue apelar a mi sentido de justicia y a mi más profundo sentir para hacerle saber con firmeza cómo me podía reparar. Con criterio y consistencia puse sobre la mesa las nuevas reglas del juego. Él se dedicó a esforzarse cada día por cumplir una a una mis peticiones, aunque no fue nada fácil, tanto él como yo nos mantuvimos pacientes, porque comprendíamos que se requería tiempo para ir haciendo grandes consignaciones al banco de confianza que había quedado en déficit.

Acordamos que la confianza no se podía exigir, que era necesario construirla momento a momento, día a día. Y aunque por momentos él pretendía resistirse a ciertas reglas, mi firmeza y su voluntad lo volvían a encausar y lo obligaban a actuar coherentemente. Yo simplemente me pregunté a mí misma qué necesitaba para estar tranquila y me convencí de por qué, ciertas peticiones que le había hecho libres de caprichos o arbitrariedades, debían ser innegociables.

Sabia que debía mantenerme firme, de cualquier forma iba a ganar, si él demostraba con hechos concretos su intención de construir, sería el inicio de una relación más tranquila y productiva para los dos. Y si se negaba a dar, a reconocer, a reparar, a transformar de forma autentica esa dolorosa realidad; pues me liberaría de un nocivo vínculo y podría seguir avanzando por la vida sin culpa, sin cargas. Lo único que realmente temía perder era la buena relación que tenía conmigo misma. Temía perderme a mi misma, por eso sabía que debía ser coherente.

En términos generales yo perdoné la infidelidad  porque primero me perdoné a mi misma. Y segundo, porque mi pareja se dedicó a repararme conscientemente, con hechos concretos me demostró que estaba dispuesto a aprender a valorar, cuidar y apreciar lo que tenía conmigo.

Pero esto no fue suficiente, los dos estábamos plenamente conscientes de la egoísta naturaleza humana; recuerdo que por aquel entonces nos adentramos en la obra de un riguroso divulgador científico que ha estado presente desde que nos conocimos, Antonio Vélez, quien en su libro Homo Sapiens afirma lo siguiente:

“La tendencia natural de los humanos va dirigida a buscar novedad y variedad, movidos  por la inevitable pérdida  de interés sexual hacia la pareja ya conocida (…) Mirada desde el punto de vista evolutivo, la conducta poligámica amplía apreciablemente la variedad genética de los descendientes. Es una manera eficiente y placentera de potenciar el efecto de variabilidad inducido por la reproducción sexual, aunque no exenta de riesgos y costos. La tendencia a  la promiscuidad sexual, que tantos líos sociales acarrea, puede tener su asiento en viejos y resistentes genes heredados desde tiempos muy antiguos, cuando todavía era muy importante para el individuo tener muchos y variados descendientes. Ya no cumplen esa función pero siguen ahí.”

A todo esto le sumamos la inequidad de esta vibrante cultura, la cual nos lleva a tener creencias y prácticas que con frecuencia dejan en desventaja a la mujer.  Por ejemplo, estamos muy cercanos  de la postura frente a la infidelidad que existía en la cultura griega: “La infidelidad de la esposa, trae la desgracia al marido que se convierte en un  keratas,  el peor insulto que un griego puede recibir, un vergonzoso epíteto con connotaciones de debilidad e insuficiencia. Aunque es socialmente aceptable que una esposa tolere a un marido infiel, no lo es que un hombre tolere a una esposa infiel, y si lo hace, se le ridiculiza por  comportamiento poco viril.”[1]

Como diría Antonio Vélez, “en estos asuntos entra en acción el infaltable egoísmo humano, y de la mezcla surge una paradoja de la conducta, y ante todo, una injusticia: poligamia para mí; monogamia estricta para la pareja. Desde la perspectiva evolutiva se explica la injusticia, pues la justicia no ha sido nunca criterio de selección, y si lo ha sido la injusticia. (…) El impulso general es a ser polígamos de pensamiento, de intención, de deseo, aunque en más de una ocasión la poligamia factual no se lleve a cabo.”

Quienes hemos sido victimas de la despiadada infidelidad sabemos que el dolor que se siente es voraz y profundo. Ser victima de infidelidad nos deja  a todos por igual, sin distinción de sexo, sintiéndonos profundamente lastimados. Un eminente investigador del emparejamiento humano llamado David Buss comenta que “es doloroso ser la esposa de un hombre cuyos deseos de variedad sexual le conducen a la infidelidad. Y es igualmente doloroso ser el marido de una mujer cuyo deseo de proximidad emocional la conduce a buscar intimidad con otro hombre.”

Por todo  lo anterior, y actuando en concordancia con las investigaciones que ya veníamos haciendo sobre nuestro Mundo Afectivo, decidimos que era determinante para nuestra relación que nos dedicáramos de una vez por todas a Trabajar Juntos en la generación de recursos. Teníamos claro que una de las principales necesidades que debemos satisfacer en nuestra pareja es la de Atención, y que esa Atención esta representada en el Compartirse la mayor parte del tiempo para que sea posible un Conocimiento del otro cada vez mejor, y en esa medida una Interacción con el otro cada vez más efectiva, para que al final se obtenga como resultado un Aprecio mutuo cada vez más fuerte.

Entonces lo que hicimos fue fusionar nuestras pasiones, aptitudes, experiencias, talentos, sueños, afectos, creencias y dirigirnos en la misma dirección, ir detrás de los mismos sueños, de las mismas metas, de los mismos objetivos. Pasamos mucho tiempo juntos planeando, ejecutando y teniendo pequeñas victorias compartidas que  se han convertido en pegamento para nuestra relación. Realmente esto permite que se incremente el deseo de continuar construyendo juntos cada día.

Por otro lado, de esta forma también le ayudamos a nuestros organismos para que produzcan  de forma natural  la hormona de la confianza y del apego seguro: la oxitocina. La misma que producimos en gran cantidad las mujeres cuando tenemos un hijo.  Trabajar Juntos en la consecución de recursos definitivamente fue fundamental para nuestra relación. A propósito, existen estudios científicos que demuestran como los principales índices de infidelidad se presentan con compañeros de trabajo. Si trabajamos en la generación de recursos de la mano de nuestra pareja, reducimos considerablemente este riesgo.

Adicional a esto también Trabajamos Juntos en la Crianza de nuestros hijos y en la Construcción permanente de nuestra relación.

De esta forma NOS dedicamos a combatir nuestra egoísta naturaleza infiel.  Por esto y sólo por todo esto… Yo perdoné y superé la infidelidad de mi pareja.

¿Qué opinas?


[1] La evolución del deseo. Estrategias del emparejamiento humano. David Buss. Pag.206

PERDONARTE A TI MISMO(A): EL PRIMER PASO CUANDO QUIERES PERDONAR A TU PAREJA

Posted on Actualizado enn

 

Es bastante recurrente que las relaciones de pareja repentinamente se hallen contaminadas por torrentes de Afectos Negativos. En múltiples situaciones, éstos surgen producto de la desavenencia ocasionada cuando alguno de los miembros con o sin intención, le causa algún daño al otro. Esto a su vez, lleva a la contra-parte afectada a experimentar una serie de afectos nocivos como dolor, sufrimiento, angustia, desconfianza, ira y otros, que de no prestarles atención adecuada y a  tiempo, terminan convirtiéndose en resentimiento, rencor, furia y hasta venganza.

Lidiar con este tipo de afectos negativos no es una tarea fácil, si les permitimos habitar nuestro Sistema Afectivo por un espacio prolongado de tiempo, sencillamente se adueñaran de nuestro sentir, pensar y actuar. Razón por la que resulta de crucial importancia identificar con exactitud lo que estamos sintiendo, aceptar y enfrentar los Afectos Negativos para después conscientemente dejarlos volar fuera de nosotros.

Durante los siete años que llevo navegando mar adentro en mi relación de pareja, he tenido que enfrentar fuertes tormentas que por momentos han amenazado con hacer naufragar la relación. Sin embargo, lo que me ha permitido continuar adelante ha sido el haber adoptado una postura activa y constructiva frente a esas emociones y sentimientos de  Mal-Estar.

En primer lugar me he permitido enfrentar cara a cara a mi ego herido. El ego es el primero en protestar por un agravio recibido. Enfrentar el ego resulta demasiado relevante en tanto que, es nuestro ego herido el que sangra, el que sufre, el que se sume en el dolor, el que tiene la necesidad de ofenderse profundamente y busca salidas desesperadas y egoístas para aliviarse. Si nos dejamos guiar por el petulante ego herido, no lograremos sobreponernos  a la situación para observarla y reflexionarla desde afuera con dignidad, tranquilidad, sensatez y cordura.

Si mantenemos centrada la atención en el daño causado por nuestra pareja, no seremos capaces de reconocer con tranquilidad y libres de culpa, que por acción u omisión somos corresponsables del Mal-Estar Afectivo que estamos experimentando. Por el contrario, si conseguimos poner nuestro ego a raya, si lo reducimos a su mínima expresión, seremos capaces de volcar nuestra atención hacia nosotros mismos. Este es un avance importante en la elaboración y construcción de un proceso para perdonarnos a nosotros mismos.

Perdonarnos a nosotros mismos es un proceso que exige profusa paciencia e inquebrantable voluntad.  Paciencia para soportar por algún tiempo el Mal-Estar propio de sentir y pensar que a nuestra pareja no le fue posible Valorarnos, Cuidarnos y Apreciarnos lo suficiente. Voluntad para llevar a cabo diariamente y a cada momento practicas que nos permitan enfocar nuestra atención en nosotros mismos, en lo que queremos, en lo que sabemos, en lo que hacemos y podemos llegar a hacer y ser con todas nuestras habilidades y potencial. Esta es la mejor forma de evitar que los afectos negativos nos inunden, porque si lo permitimos, éstos nos arrebatarán nuestra preciada e invaluable tranquilidad.

Pensar en nosotros mismos  nos permite tener una mejor Autovaloración. Es decir nos permite evaluarnos mejor, tomar conciencia de todo lo que queremos y no queremos, de todo lo que sabemos y no sabemos, de todo lo que podemos y no podemos, de todo lo que creemos, de todo lo que soñamos y la forma en que podemos materializar esos sueños. Una justa y en lo posible objetiva valoración de nosotros mismos nos permitirá sentir aprecio y estima por nosotros mismos. De esta forma estaremos contribuyendo considerablemente con el cuidado de nuestra valiosa Salud Afectiva.

Sin darnos cuenta, nuestros afectos negativos poco a poco empezarán a transformarsen en Afectos Saludables. Al margen del daño que otro nos pueda causar, tenemos la responsabilidad de transformar esa realidad en una oportunidad para conocernos y valorarnos más y mejor. Tenemos la responsabilidad de cuidarnos y esto implica enfocar nuestra atención en nosotros mismos, en lo mucho que valemos. Es conveniente apelar al Sentido de Autocuidado  para que la rabia, la frustración, la angustia, el resentimiento y todas las emociones y sentimientos negativos que podamos experimentar, se vayan disipando producto de no permitir que la causa de esos afectos nocivos anide en nuestros pensamientos.

Este es un paso importante, si lo practicamos conscientemente con toda seguridad, nos dejará sintiéndonos mucho mejor con nosotros mismos. Lo puedo afirmar categóricamente, por experiencia propia sé que  ¡¡¡funciona!!!

Ahora es necesario tener en cuenta un segundo elemento, o mejor dicho un segundo actor, nuestra pareja. En este caso hay que apelar a la Valoración Interpersonal. Evaluar con justicia y sin apuros el comportamiento de nuestra pareja; lo que han sido sus hechos, su historia, su aporte a la relación, las causas que le llevaron a tener un comportamiento egoísta que nos lastimó, la razón por la que actuó sin pensar en el daño que sus acciones podían ocasionar, los afectos  y creencias que suelen motivar sus actitudes. En síntesis, es necesario que hagamos una concienzuda y lo más objetiva posible,  Lectura Afectiva de nuestra pareja.

Lo que viene después es valentía, carácter, criterio y firmeza para tomar decisiones. Si luego de una concienzuda Lectura Afectiva de nuestra pareja, (sin permitirnos caer en el Autoengaño, sin ver lo que queremos ver, sólo viendo lo que han sido y son los hechos, la realidad) llegamos a la conclusión que lo más sensato es no continuar con la relación… Pues de todas formas estaremos haciendo lo correcto en tanto que seremos capaces de sacarle provecho al  aprendizaje de esa vivencia. Si nuestros afectos están en paz y tranquilos, no estaremos sufriendo por algo que ya esta fuera de nuestro control, y en esa medida seremos capaces de perdonar,  aunque perdonar no siempre implique tener un vínculo con quien nos causó algún daño. Es posible perdonar y tomar distancia cuando las circunstancias así lo ameritan.

Pero si la conclusión a la que llegamos luego de esa concienzuda Lectura Afectiva de nuestra pareja, es que definitivamente vale la pena continuar apostándole a la relación porque los hechos demuestran que aunque en un momento determinado, nuestra pareja actuó sin pensar en el daño que podía ocasionar; tiene voluntad para repararnos y sus actuaciones no han tenido una mala intención de fondo…. Lo que nos queda es asumir una Actitud Formativa y constructiva. Mantener nuestros afectos en paz y tranquilos, evitar  juzgar, comunicar con firmeza y asertividad cual es nuestra postura y como esperamos ser reparados. Estar receptivos y atentos a los actos de reparación que a cada momento debe llevar a la práctica nuestra pareja; como muestra de su voluntad para continuar construyendo la relación y como muestra que es consciente y reconoce el  daño que causó.

En últimas, con todo esto nosotros mismos seremos los más beneficiados. Aunque nuestra relación de pareja continúe o no, seremos capaces de perdonar y el perdonar nos permite ir por la vida ligeros de cargas, libres de culpa, con la consciencia despierta y tranquila. Perdonar nos permite mantener una óptima relación con nosotros mismos. Tener una óptima y satisfactoria relación con nosotros mismos, es lo que nos da la Fortaleza Afectiva necesaria para continuar avanzando con dignidad y decisión; para convertir las dificultades en aprendizajes y oportunidades, para empezar de nuevo una y otra vez, para aprovechar al máximo y con denodado entusiasmo este corto viaje por la fascinante existencia humana.

NACIÓ NUESTRA PRIMERA MICROCOMUNIDAD LA CRIANZA FORMATIVA

Posted on

 

NACIÓ NUESTRA PRIMERA MICROCOMUNIDAD

LA CRIANZA FORMATIVA

Jonh Naissbit el autor del libro “11 mentalidades para prever el futuro” recomienda estar pendiente de los “marcadores del juego”. Esos que le señalan al que tiene los ojos abiertos hacia donde va la sociedad y por ende, el mercado. EL ESPECTADOR[1] es uno de los dos periódicos de circulación nacional más antiguos e influyentes del país. En dicho Diario acaba de empezar la publicación de una serie de material que nos compete como Formadores Afectivos. A lo que nosotros denominamos como el Oficio de la Crianza, ellos señalan cándidamente “profesión papas”.

Este es un claro marcador del juego. El tema de la crianza está maduro para ser afrontado. Listo para recibir la atención que se merece. Preparado para escuchar las propuestas que sobre tan vital asunto esta reclamando nuestra sociedad contemporánea Latinoamericana, que sin lugar a dudas, está sintiendo los estragos del derrumbamiento de la sociedad industrial y sus instituciones de sostén, entre ellas la familia nuclear y el obsoleto sistema educativo de masas.

En la periferia de este hecho mediático, ocurre lo que para nosotros es un día histórico. El sábado 4 de agosto tuvimos la primera sesión de Formación de nuestra Microcomunidad dedicada a la Crianza Formativa. El Modelo de Crianza que encarnamos, teorizamos y enseñamos en el marco de nuestro trabajo como Formadores Afectivos en la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER.  

A la fecha llevamos tres sesiones. En las dos primeras trabajamos con Aura y su hijo Juan Pablo, también con Mari y su hija/sobrina Melany. En la sesión del pasado 18 de agosto se sumaron Erika y sus hijos Mónica y Jean Paul. También empezó el proceso Gladys.

Nos fuimos a la selva afectiva a cazar conceptos y empezamos con el Deber, luego continuamos con la Empatía. Hicimos nuestra primera incursión al mundo del Conocimiento Interpersonal y también al concepto de Tribus propuesto por Seth Godin.

Para trabajar el Deber utilizamos como recurso didáctico un cuento de José Antonio Marina[2]. El Mago D nos mostró lo que puede ocurrir en un mundo donde nadie cumple con su Deber. Un mundo anárquico que ni siquiera Cascarrabias –el protagonista del cuento- pudo soportar, al punto de renunciar a su huelga de deberes para volver a la  normalidad.

El concepto de Empatía, lo desarrollamos con una sencilla dinámica que nos ayudó a comprender con mayor exactitud esta Herramienta Afectiva, tan mal entendida por la mayoría de las personas que  suelen confundirla con la simpatía. Literalmente, hicimos que se pusieran en los zapatos del otro. Y a partir de ese ejercicio generamos toda una reflexión sobre lo que significa ser empático.

El primero de nuestros encuentros lo tuvimos en el apartamento de Aura, los dos siguientes nos hemos reunido al aire libre en los bellos prados que rodean la majestuosa Biblioteca Virgilio Barco. Esta Biblioteca queda al frente del Parque Simón Bolívar. Hacemos este comentario porque nos llamó la atención un hecho bien particular: notamos que habían varias carpas. Ese hecho nos alumbró una idea: la Formación a la Carpa. Nos imaginamos las sesiones de formación con las Microcomunidades al interior de la carpa. Nos evoca una sensación de tribu, de cercanía. Y lo vamos a hacer. Nos resulta artesano, muy afín con nuestras prácticas.

Además de asistir a las sesiones, nuestros Aprehendices de la Microcomunidad de Crianza Formativa deben elaborar una bitácora de cada sesión. El trabajo en casa también incluye una relación de las actividades que realizan diariamente, esto con el propósito de motivar la reflexión, el encuentro consigo mismo y sobre todo, la Habilidad Afectiva del Autoconocimiento. Además de ejercitarse en una práctica que es clave para todo aquel que aspire a ser Formador Afectivo: escribir.

De esta manera dejamos constancia del inicio de este viaje. Una aventura formativa emprendida por unas comprometidas madres, cuya esperanza es aprehender la forma de acercarse más a sus hijos, crear Conexión Afectiva con ellos, y así, poder orientarlos con sapiencia en los retos que la vida les depara a estos adolescentes, quienes también han mostrado la voluntad de formarse para ser unos talentosos en el arte de Vivir, Convivir y Supervivir.

Prometemos que te mantendremos al tanto de lo que vaya ocurriendo con esta Microcomunidad dedicada a la Crianza Formativa. Sea esta la oportunidad para invitarte a participar de este espacio. Aquí no solamente nos estamos formando, también estamos construyendo Comunidad.

 


[1] Justamente Naisbitt señala que los periódicos son nuestros grandes colaboradores si queremos prever el futuro. La razón es que según este reconocido autor, no son sólo el primer borrador de la historia sino los primeros en darnos un atisbo del futuro, porque a éste lo determinará lo que hacemos ahora. Los periódicos son la fuente básica de información y de cubrimiento geográfico; publican informes y datos sobre política, los asuntos sociales, los eventos, las tendencias, y las modas pasajeras, pero también incluyen opiniones personales, propaganda política, detalles sin importancia y señales efímeras que posiblemente no sean signos del futuro. Aunque es crucial estar bien informado, no es la cantidad de información que acopiamos sino la forma consciente de digerirla lo que importa. En un proceso de selección y verificación, podemos encontrar los componentes que conformarán las visiones del futuro.

[2] José Antonio Marina “El aprendizaje de la sabiduría: Aprender a vivir / Aprender a Convivir” Editorial Ariel. Barcelona 2009. per

PROPOSICIONES LIDERAR TRIBUS

Posted on

 

PROPOSICIONES LIDERAR TRIBUS

1. Una tribu es un grupo de personas conectadas entre sí conectadas a un líder y conectadas a una idea. Durante millones de años, los seres humanos hemos formado parte de una u otra tribu. Un grupo sólo necesita dos cosas para convertirse en una tribu: un interés común y un modo de comunicarse.

2. Las tribus necesitan liderazgo, a veces es una persona quien las lidera, a veces son más, la gente quiere contactos y crecer, y algo nuevo. Quiere cambios.

3. No es posible tener una tribu sin un líder y no es posible ser líder sin una tribu.

4. Uno de los más poderosos mecanismos de supervivencia es formar parte de una tribu, pertenecer a un grupo de gente con ideas similares. Nos sentimos atraídos por los líderes y por ideas, y no podemos resistirnos al ansia de la pertenencia y a la excitación de lo nuevo.

5. Las tribus hacen que nuestras vidas sean mejores. Y liderar una tribu te da la mejor vida.

6. El poder de esta nueva era es simple: si quieres (si lo necesitas) liderar entonces puedes. Es más fácil que nunca y te necesitamos.

7. Las tribus tienen que ver con la fe, tienen que ver con creer en una idea  y en una comunidad y crecen en el respeto y la admiración hacia el líder de la tribu y hacia los otros miembros.

8. ¿Crees en lo que haces? ¿Cada día? Resulta que creer suele ser una brillante estrategia.

9. Mucha gente esta empezando a comprender que trabaja mucho, y que trabajar en aquello en lo que se cree (y hacer que ocurran cosas), es mucho más satisfactorio que tener un sueldo y esperar a que te despidas (o te mueras).

10. Muchas organizaciones han descubierto que el modelo, centrado en la fabrica, de producir bienes y servicios ya no es tan rentable como solía ser.

11. Muchos consumidores han decidido gastar su dinero comprando productos que no provengan de fábricas convencionales. Han decidido no gastar su dinero adhiriéndose a ideas estándar, comunes. Los consumidores han tomado posiciones  y gastan su dinero y tiempo en historias, en cosas que importan y en cosas en las que creen.

12. Vivimos en un mundo que nos permite llevar cabo cosas, que nos concede el deseo de trabajar en lo que creemos, en un mercado que nos pide que seamos excepcionales y con todo, en medio de todos estos cambios, seguimos anclados.

13. Seguimos anclados a normas arcaicas, a industrias que no sólo rehúyen los cambios,  sino que luchan activamente contra ellos. Anclados al miedo a lo que diga  nuestro jefe, anclados porque nos da miedo meternos en líos.

14. La mayoría estamos anclados a comportamientos típicos de jefes y empleados, en lugar de comportarnos como lideres en los que podemos convertirnos, nos adherimos a una empresa en lugar de a una tribu.

15. Aquellos a quienes más les gusta su trabajo, son los que mejor lo realizan, quienes dejan mayor huella y quienes más cambian. Ciertamente cambian la manera como ven el mundo, pero también cambian el mundo.

16.  Al poner en entredicho el statu quo, un grupo de herejes esta descubriendo que una persona, sólo una puede marcar una enorme diferencia.

17. Los herejes son los nuevos líderes, son quienes desafían el statu quo, quienes  se  ponen  a la cabeza de sus tribus, quienes crean movimientos.

18. Ahora el mercado recompensa (y adopta) a los herejes. Esta claro que es mucho más divertido redactar las normas que seguirlas, y por primera vez, también resulta más rentable, convincente y  productivo hacerlo así.

19. Las tribus están prosperando por todas partes pero hay escasez de lideres. El mercado busca organizaciones e individuos que cambien las cosas y creen productos y servicios extraordinarios.

20. Liderar no es difícil, lo que ocurre es que hemos sido entrenados durante años para no tener que hacerlo.

 

Fuente:

Tribus. Seth Godin

 

PROPOSICIONES SOBRE LA IMPORTANCIA DE LA LECTURA

Posted on

 

PROPOSICIONES SOBRE LA IMPORTANCIA DE LA LECTURA

 

1. La lectura es la herramienta privilegiada de la inteligencia, muy por encima del diálogo  y  de la enseñanza formal misma.

2. Hacia el futuro el leer constituirá la habilidad intelectual por excelencia.

3. En un mundo en plena mutación y con un ritmo acelerado de producción de conocimientos el leer y el auto actualizarse pasan a convertirse en virtudes de primer grado.

4. Leer no es, simplemente traducir signos impresos, involucra cuando menos tres formas generales de conocimiento: del mundo, de la cultura y de la misma lengua.

5. Leer constituye la llave de la puerta principal del conocimiento, el fundamento de la inteligencia humana civilizada. El mecanismo privilegiado para ampliar el horizonte intelectual de cualquier ser humano.

6. Entre mayor edad y sabiduría se posee cada vez se torna mayor la importancia intelectual de leer y escribir.

7. La lectura no es sólo la puerta de ingreso de nuevos conocimientos, se da con relación a la lectura otra grata casualidad, consistente en que sus mismos productos, conceptos y conocimientos asimilados al leer, mejoran la capacidad lectora.

8. Los productos del acto lector, conceptos y conocimientos, son a la vez medios. Al leer ingresan al cerebro nuevos conceptos y nuevos conocimientos, los cuales mejoran a la par nuestra capacidad interpretativa.

9. El leer potencia la capacidad lectora. Aparte de servir la lectura como mecanismo privilegiado en el acceso a nuevos conocimientos, conectándonos con la mente de los verdaderos pensadores.

10. Las lecturas conforman el mecanismo principal por donde ingresa conocimiento al cerebro: datos, información, conceptos, nociones, ingresan gracias a la actividad lectora.

11. La riqueza de las naciones no depende ya de las riquezas naturales, en muchísimo mayor grado depende y esta condicionada por la riqueza de conocimientos, de innovaciones que son capaces de crear sus habitantes.

12. La esencia de una cultura son sus universos simbólicos o conjuntos articulados de proposiciones acerca de determinados dominios de la realidad, física, social, interpersonal, matemática etc.

13. Gracias al invento magistral de los sumerios todo ese cúmulo de conocimientos pudo ser gravado en lo que hoy llamamos libros. Por eso, cuando hablamos de conocimientos estamos refiriéndonos querámoslo o no, a la lectura y a la escritura.

14. Todos aquellos que sepan leer podrán adquirir los conocimientos. QUIENES SEPAN LEER.

15. Se lee para aprehender; a leer se aprehende.

Fuente:

Teoría de las seis lecturas. Miguel De Zubiría Samper.

¿ME EMPLEO O TRABAJO? (Post.3)

Posted on Actualizado enn

“Si la miseria de los pobres esta causada no por las leyes de la naturaleza, sino por nuestras instituciones, muy grande es nuestro pecado”. Charles Darwin.


Los talentos creativos se enriquecen, mientras que los viejos trabajadores y profesionales se empobrecen.” [1] Suele creerse que empleo y trabajo son la misma cosa; sin embargo, tienen una relación diametralmente opuesta. Mientras que el primero permite adquirir  actitudes de resignación, renuncia y sometimiento -entre otras- el segundo, permite el desarrollo personal, el logro de la autonomía, hacer lo que realmente se quiere, crear, pensar, crecer, etc.,

Para sentar una postura más clara y diciente, empezaré por decir que las formas de trabajo están cambiando, estamos siendo testigos de un paradigma emergente que día a día cobra más fuerza, hablo del <<Informacionalismo>>, el cual, y de acuerdo con el sociólogo y especialista en tecnologías de la información Manuel Castells, es un paradigma tecnológico que sustituye y subsume al industrialismo.

Dicho paradigma hace referencia a la forma en que la tecnología facilita, incrementa y agiliza el acceso a la información. Y al impacto de esta tecnología en la generación y aplicación de conocimiento relevante. Esto a su vez afecta la estructura social, en cuanto obliga a cambiar y readaptar los esquemas o modelos convencionales, al nuevo paradigma que ya empieza a ser dominante.

En  palabras de Castells, lo que la gente aprende, no sólo en bachillerato sino en la formación profesional, o en sus primeros años de vida profesional, queda obsoleto rápidamente (…). Esto quiere decir que sólo aquellas personas que sean capaces de redefinir lo que tienen que hacer, volver a aprender, volver a entrar en saber cómo hacer las nuevas tareas, no quedarán obsoletas.[2]

Antes de continuar, haré un “pequeño” paréntesis ligero de eufemismos; tiene como objetivo, resaltar la importancia del sistema educativo industrial en la perpetuación de la pobreza. (Hay que reconocer la eficacia del sistema educativo actual <<industrial>> a la hora de educar los mejores “obreros”; individuos diestros en la ejecución de tareas y oficios que favorecen, -a cambio de limosnas- los intereses de quien los contrate. Resulta importantísimo destacar la pericia con la que se le infunde al individuo la ilusión de “un futuro mejor”, siempre y cuando éste  renuncie a sus ideales y se someta a hacer lo que realmente le toca, y no, lo que realmente le gusta.

Decía Estanislao Zuleta en una entrevista que alguna vez le hicieron: “Yo no sé al detalle cómo funcionará la educación en la actualidad, pero en mi época de estudiante una persona muy inquieta dificultaba las clases. Una persona poco dada a aceptar la verdad del maestro dificultaba las labores escolares. En cambio un individuo que tuviera una aptitud competitiva por tener mejores notas que sus compañeros, sin preguntarse mucho por el sentido de su afán, se llevaba sistemáticamente el primer puesto. Es algo sobre lo cual no se han realizado estadísticas, pero así lo viví yo en mi época, no sé si siga siendo así hoy en día”.[3]

Sí claro, ciertamente es muy “valiosa” la contribución del sistema educativo actual con la <<escasez>> de individuos de mentalidad emprendedora, creativos, que se dediquen a vivir de su talento, de su pasión, que hacen lo que verdaderamente les gusta sin sacrificar sus convicciones, sus valores, sus afectos, que  logran desarrollarse en sus diferentes dimensiones (afectiva, cognitiva y expresiva), que crean nuevas formas de ser autónomos. A propósito de esto el profesor estadounidense Gintis, -citado por Zuleta- comenta lo siguiente: “nuestra educación es, por una parte, desastrosa en cuanto a la formación de individuos que piensen, que tengan autonomía y creatividad, pero no es nada desastrosa en cuanto a la producción de personas que se ajusten a tareas o empresas que no les interesan; personas que tienen que ganar el examen de álgebra sin que les interese el álgebra; personas que tienen que estudiar sin que les interese el estudio. Para producir este tipo de personas la escuela que tenemos es la ideal, está hecha para tal fin”.

Al actual sistema educativo le debemos la  proliferación de buenos empleados; capaces de renunciar a todo lo que realmente les importa en la vida, a cambio de “estabilidad”, y un ingreso fijo mensual (aunque sea miserable), individuos prestos a cumplir con jornadas extenuantes que los deje sin aliento, para que así, no tengan que preocuparse por Pensar en lo que realmente les conviene. Como bien lo afirmaba Zuleta: “La educación crea una incomunicación. Yo tengo que llegar a saber algo, pero ese “algo” es el resultado de un proceso que no se me enseña. Saber significa entonces simplemente repetir. La educación y los maestros nos hicieron un mal favor: nos ahorraron la angustia de pensar.”[4]

Zuleta menciona que “al sistema no le interesa mucho, desde el punto de vista de la eficacia de su aparato, que el individuo se realice y se desarrolle en sus posibilidades, sino que haya individualizado la humildad frente a sí mismo”[5]. En otras palabras, la educación en últimas tiende a producir individuos capaces de desarrollar habilidades insospechadas para adoptar actitudes de servidumbre, renuncia y sumisión; que bajo la influencia de un modelo educativo redefinido, a partir del nuevo paradigma -informacionalismo-, no sería posible.) ¡Cierro paréntesis!.

Cada Era de nuestra historia se ha basado en un sistema de riqueza diferente; en la Era agrícola el medio de riqueza se concentraba en la tierra; en la Era industrial en el capital y en la emergente y casi dominante ERA DE LA INFORMACIÓN es el <<Conocimiento>>.  (Toffler, 2006; Castells, 2000) Por lo tanto, el fundamento básico del trabajo también cambia. “El trabajo ya no es un lugar al que se va. Es lo que hacemos”.( Como alguna vez leí por ahí).

Es decir, en la Era de la Información, el trabajo ya no consiste en realizar tareas operativas preestablecidas, ordenadas por un “superior”, ni mucho menos, en cumplir diariamente con el automatizado horario de oficina. A esto se le conoce como empleo, y cada vez será más escaso; pues hace parte de la era industrial que poco a poco va quedando rezagada por la emergente Era de la Información. Y en esta última, el trabajo consiste en acceder a la información, procesarla y convertirla en conocimiento relevante. Bajo este paradigma, la dinámica del trabajo consiste en innovar, en ser creativo, en saber comunicar lo que haces y la forma en que esto puede beneficiar a los demás. Aquí la efectividad depende de la habilidad para trabajar en red y crear comunidad. La retribución obtenida es directamente proporcional a la capacidad que se tenga para dar a los demás, es decir,  para compartir  su conocimiento en beneficio de la comunidad.

Mejor dicho, en términos de mi querido Alvin Toffler; “a medida que se despliegue el reciente sistema de riqueza basado en el Conocimiento, iremos hacia un futuro en el que, como veremos, habrá más gente que <<trabaje>>, pero menos tendrá <<empleo>>. Ello alterará drásticamente las relaciones laborales, los departamentos de recursos humanos, la legislación y el mercado laboral en su conjunto.”[6]

“Ya hoy, casi la mitad de la población activa del mundo desarrollado (y paulatinamente la población de los países subdesarrollados) no se encuentra en el entorno de las fábricas o de las oficinas tradicionales. La mayor parte de los profesionales y los <<trabajadores del conocimiento>> eligen el SOHO: Small Office Home Office (oficina pequeña oficina en casa)”.[7] La nueva dinámica consiste en no separar el trabajo de lo personal y/o familiar, en generar recursos a partir de lo que a uno realmente le apasiona, en saber acceder a la información, procesarla y convertirla en conocimiento relevante. “Ya no se trata de lo que sabemos. Lo que establece verdaderamente la diferencia es lo que hacemos con lo que sabemos.”[8]Ahora la estrategia consiste en pensar en “pequeño” y buscar los efectos de la <Red> para lograr un crecimiento exponencial. Ahora lo que cuenta es la capacidad de crear e innovar en pro de la autonomía, del desarrollo personal y social. Es hora de pasar de la competencia individual a la cooperación grupal.

Por fortuna, el trabajo puede ser algo bueno en sí mismo y no sólo un medio de vida. Es posible lograr un trabajo bien hecho por la simple satisfacción de conseguirlo. Se puede aprehender en el hacer y desarrollar la habilidad con el proceso del trabajo. Es viable hacer las cosas por la mera satisfacción de trabajar en lo que realmente se quiere, sin que se tenga como único fin el ánimo de lucro. Acumular conocimientos y habilidades para transmitirlos a través de la interacción, contribuye con el desarrollo del capital social. Reinventar e intentar nuevas formas de gestionar y humanizar el trabajo; permite frenar la degradación que causa en la persona el régimen industrial y las formas de producción capitalista. Esto es, entre otras cosas lo que propone el sociólogo y teórico de la cultura artesana Richard Sennett.

Y es justamente esta cultura y sus valores la que se practica y se promueve en la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER, donde trabajamos y no nos empleamos.



[1] De Zubiría Miguel, ABC de Pedagogía Conceptual. “Los fines y el metodo”

[2] Castells, Manuel. “Globalización, economía, trabajo, empleo y empresa”. http://www.lafactoriaweb.com

[3] Zuleta, Estanislao. “Entrevista La educación: un campo de combate”. Cátedra Universidad del Valle.

[4] Ibid

[5] Zuleta, Estanislao.”Entrevista La Educación: un campo de combate”.Catedra Universidad del Valle.

[6] Toffler, Alvin, “La revolución de la Riqueza”. Editorial Debate. 2006.

[7] Grulke, Wolfgang “10 lecciones del futuro”. Prentice Hall 2001

[8] Ibid

CONSTRUYENDO UN PROYECTO EXISTENCIAL 

Posted on Actualizado enn

construir4Debo admitir que no ha sido nada fácil renunciar a la aparente  “estabilidad” y  “seguridad”, que produce mantenerse alienado y sumiso al  perverso sistema actual. Aunque a decir verdad, el precio que se paga es muy  alto, pues se hace necesario incluso; enajenar la propia libertad y anular la posibilidad de gestionar un camino que conduzca al logro de la autonomía.

Luego de sobreponerme a la perturbación que provoca el régimen industrial, de haber experimentado el rol más sublime y divino; paradójicamente antecedido por la sensación más abominable y salvajemente dolorosa -el parto-. Después de todo esto, he sentido la imperiosa necesidad de procurarle un poco más de evolución a mi existir, y lo que es aun más importante, de darle celeridad al cometido que como ser humano tengo en la vida  <<hacer que mis hechos me permitan trascender>>.

Encontrar  la ruta que me conducirá a la consecución de dicho cometido es algo que me ha tomado tiempo. Por un lado, puedo decir que dentro del concepto que tengo de mi; prevalece el hecho de caracterizarme por una profunda inconformidad con el sistema establecido, por un agudo y poco operante sentido crítico frente a la dinámica social basada en la desigualdad de oportunidades, capitalismo bestial, injusticias de todo tipo,  discriminación, corrupción,  indiferencia, violencia, pobreza, guerra y un eterno etcétera. Asimismo, por tener la firme intención de contribuir con una transformación autentica de mi entorno (en este caso tenía muy claro qué hacer; pero no sabia cómo hacerlo).

No obstante lo anterior, confieso  que contemplar la posibilidad de cambiar mi “acomodado” estilo de vida o de intentar emprender algún cambio importante, me generaba algo de temor y desorientación, -lo que considero es apenas normal-. Pero  lo que no me resulta para nada normal, es resistirse a emprender cambios importantes en la vida, aun sabiendo que lo único permanente en nuestras vidas son los cambios. Por lo demás, no se puede ignorar que es a partir de los cambios que se hace posible la evolución. 

Pues bien, después de hacerme consciente de la importancia del cambio (sobre todo de paradigma) he decidido hacerlo participe de mi vida, y sin vacilar más, he comenzado lo que denomino como “liberación progresiva del sistema”. Al mismo tiempo,  lo más substancial de mi sentir toma forma a partir de este proceso, es decir,  aquí empieza a forjarse lo que se constituye en mi propósito existencial, a saber, -como ya lo mencioné-  <<hacer que mis hechos me permitan trascender>>.       

Bueno, creo que ya estuvo bien de catarsis. Para entrar en materia  te diré que este proyecto se estructura a partir de dos conceptos y/o propósitos principales: Humanizar al Hombre y Construir Bien-estar. Ahora bien, la consecución de lo anterior se concibe desde la Formación para el Bien-Estar a partir de la Afectividad Humana (desarrollo afectivo de las personas). Cumplir con este propósito implica darle vida a nuevas instituciones tales como: Centros de Formación Afectiva (promueven el desarrollo afectivo de las personas en sus diferentes dimensiones, como son: familia, trabajo, pareja, crianza, amigos, sociedad, etc) Centros de Formación  Humana (tienen como propósito el desarrollo integral de las personas desde el punto de vista afectivo, intelectual y del talento), Empresas Altruistas (bien podría decirse que son la evolución tanto conceptual como práctica de las ya conocidas empresas sociales).

Imagino que te estas preguntando el por qué de lo anterior; la respuesta es muy sencilla… Lastimosamente, la gran mayoría de problemas que aquejan  nuestra sociedad,  encuentran su causa en una aguda deficiencia de desarrollo afectivo. Esto es apenas normal teniendo en cuenta que en ninguna parte recibimos formación acerca de cómo llegar a convertirnos en seres humanos o de cómo podemos descubrir y desarrollar el talento. La escuela industrial prioriza en la instrucción de matemáticas, biología, física, español etc; pero en ningún momento se preocupa por dar cuenta de la dimensión afectiva, esto es, -según Miguel De Zubiría- permitirle a la persona desarrollar de forma optima su afectividad intrapersonal (autoconocimiento, autovaloración y autoadministración), afectividad interpersonal (conocimiento del otro, valoración del otro y destrezas interpersonales), afectividad sociogrupal (conocimiento de los grupos, valoración de los grupos e interacción con los grupos), afectividad que conduce al amor a si mismo, al otro, al mundo y al conocimiento.

De la misma forma -y siguiendo la teoría de De Zubiría- se hace necesario que la persona comprenda el funcionamiento de los instrumentos afectivos (emociones, sentimientos, actitudes, valores y principios) para tomar consciencia de por qué siente lo que siente, piensa lo que piensa, actúa como actúa,  y de cómo su accionar varia de acuerdo al nivel de desarrollo afectivo en el que se encuentre.

En este orden de ideas, se puede afirmar: en tanto se cuente con un óptimo desarrollo afectivo intrapersonal, interpersonal y sociogrupal; e igualmente  se  actúe  con mayor frecuencia con base en valores y principios, existe un alto grado de probabilidad -por no decir que es totalmente seguro-  de obtener  Bien-estar  y  por supuesto Felicidad.

En lo que respecta a la Empresa Social; (o mejor dicho, Empresa Altruista) definitivamente se constituye en una alternativa viable para contribuir con la construcción de Bien-estar para las personas, favoreciendo en gran medida la disminución de la pobreza. Basta con imaginar lo que ocurriría si en lugar de darle prelación a las empresas maximizadoras de beneficios; se aprovechara el poder del libre mercado para rentabilizarlo en beneficio del cumplimiento de objetivos sociales (formación, salud, vivienda, recreación, cultura, etc).

Aunque el antepuesto enunciado parezca utópico, es perfectamente factible de ser llevado a cabo; de hecho, ya existe un claro y admirable ejemplo a seguir, se trata del premio Nobel de Paz y fundador del Banco Grameen, Muhammad Yunus. Quien a través de otorgar micro créditos a personas de escasos recursos e incursionar en diferentes tipos de empresas sociales, (en este tipo de empresas se reinvierte el cien por ciento de las utilidades en objetivos sociales, sin embargo, pueden ser autosostenibles) ha logrado consolidar un modelo de emprendimiento que bien vale la pena replicar.

Es evidente que materializar estas letras no será una tarea fácil, pero definitivamente su ejecución me resulta vital. Por fortuna me acompaña en este propósito existencial, un  hábil e inquieto personaje; mi esposo Andrés, con quien nos hemos valido de los aportes de autores como: Miguel De Zubiría, Richard Sennett, Manuel Castells, Alvin Toffler, Richard Stellman, Pekka Himanen, Muhammad Yunus, por nombrar sólo algunos. A partir de este escudriñamiento, hemos diseñado un modelo de trabajo que posiblemente permitirá ejecutar tal cometido. Se trata de EL TALLER: una nueva forma de organizar y gestionar el trabajo.

Dicho Taller, -al mejor estilo de los antiguos artesanos- cuenta con aprehendices, oficiales y maestros. Aquí, la materia prima es la información y el conocimiento. En El Taller las herramientas son los libros, las computadoras, la palabra y los escritos. Y como producto terminado ofrece la Formación Afectiva. Se trabaja por proyectos, éstos son desarrollados por equipos. Cada equipo esta conformado por un grupo de aprehendices, orientados por un respectivo Oficial. Todos a su vez, son orientados y formados por un Maestro. No hay jerarquías tradicionales, y el rol a ocupar dentro del mismo, es directamente proporcional a la producción intelectual y al aporte a la comunidad. Los ingresos netos;  producto de la ejecución de los diferentes proyectos, son distribuidos equitativamente entre los integrantes y de acuerdo al rol desempeñado. (Si quieres conocer sobre este modelo, haz clic aquí).

Ya para concluir, iré al grano; LA COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER, es un espacio que te brinda la posibilidad de construir tu autonomía afectiva, intelectual y material. A diferencia de un proyecto convencional, para hacer parte de esta propuesta  se requiere una firme disposición para romper esquemas, agrado por adquirir y transmitir el conocimiento, valorar el ser humano y un autentico deseo de contribuir con el Bien-estar propio y el de los demás a partir de la Formación Afectiva.

Como en cualquier otra causa, se hace necesaria la suma de voluntades, convicciones, esfuerzos, energías, talentos, experticias y demás. La invitación está abierta. Y en la medida en que este ideal  coincida con tus valores esenciales, es importante que te hagas partícipe del mismo.