VALENTÍA

Posted on Actualizado enn

 

 

Valentía es la gata que acompaña nuestras vidas hace más o menos 180 días. Su nombre le fue dado por haber actuado con gran valor frente al peligro  circundante en el entorno donde nació; rodeada de caninos con impulsivos instintos de agresión a felinos.

 

Es bonito sentir que Valentía acompaña nuestro día a día, mientras nos recuerda el inmenso valor que habita en el significado de su nombradía.

 

El filósofo y detective del mundo afectivo, José Antonio Marina, me contó en su libro Diccionario de los Sentimientos, que: “Valor significa subsistencia y firmeza en algún acto. Fuerza, actividad, eficacia o virtud de las cosas por producir sus efectos”.

 

Asimismo, Valentía tiene significados como: esfuerzo, aliento, animosidad, vigor. Hecho o hazaña heroica ejecutada con valor. Fantasía y viveza de la imaginación con que se discurre gallardamente y con novedad en alguna materia. Acción de esfuerzo y vigor que excede las fuerzas naturales por el estado en que se haya el que las ejecuta”.

 

Acto seguido, J.A.Marina, me ha llevado a dar una vuelta por el inconmensurable universo de afectos relacionados con la portentosa Valentía.

 

Allí me encontré con: El coraje (palabra tomada del francés antiguo courages, <<valentía>>, usada en la época clásica como ira, enojo).

 

La intrepidez (constancia del ánimo que no teme o se perturba en los peligros).

 

El atrevimiento (capacidad de hacer cierta cosa, sin que le detenga cualquier clase de temor o consideración).

 

La osadía (no detenerse ante nada).

 

El arrojo (acción sometida a sospecha porque puede tomarse por precipitación, temeridad, osadía y excesiva animosidad).

 

La bravura  (modo de valentía con ímpetu, muy cercano a la furia).

 

La audacia (“surge cuando para rechazar males o para conseguir bienes difíciles, el ánimo se levanta y arrebata”. Vives).

 

La resolución (procede de resolveré, que a su vez procede de solvere; desatar, el que no se enreda).

 

El brío (esfuerzo, ánimo, valor, coraje, erguimiento, garbo y donaire en las personas y en su modo de obrar).

 

La decisión (acometer algo sin vacilaciones, con firmeza  y sin detenerse en excesivas deliberaciones o dudas).

 

El Denuedo (confianza en acometer alguna empresa difícil).

 

Bueno sería intentar hacer de la Valentía una actitud que sirva como guía de la vida:

 

Que permita transformar la ira en energía creadora y fluida, los miedos en aliados conscientemente gobernados, el rencor en la liberadora acción del perdón, los anhelos no perecederos en gratificantes realidades,  el desánimo, la pereza y la debilidad en esfuerzo, constancia y resistencia, la actitud pusilánime de sometimiento y rendición en firmeza, coraje, tesón y determinación.

 

Por lo pronto, confío en que la gata Valentía y una Actitud de Humana Valentía acompañen nuestros tiempos, más aún, cuando sean adversos. Y en que podamos combatir la cobardía cada día.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s