MIRARSE AL ESPEJO

Posted on Actualizado enn

 

Me alegra poder compartirte el Autorretrato que elaboré, observándome a través de los hijos que la vida me comparte. ¡¡Sigue adelante y cuéntame qué opinas!!

 

Soy una mujer satisfecha con la vida que he llevado hasta ahora. Hace 35 años empecé a vivir esta fascinante experiencia llamada vida. Dicha experiencia me ha resultado sumamente agradable, gratificante, emocionante y claro, muy desafiante.

 

Uno de los principales desafíos que he vivido ha sido el de hacerme madre de Orianna(8años) y Dante(6 años).

 

Son dos seres mágicos y encantadores, que le aportan permanentemente a mi existencia grandes dosis de motivación para Crecer como Ser Humano.

 

Me maravillo y experimento gran asombro cada día al darme cuenta de lo mucho que estos dos seres se parecen a mi, de cómo son una extensión de mi propia vida tanto a nivel físico como mental.

 

Físicamente, Dante es quien más se parece a mi, nos gusta mirarnos e identificarnos mutuamente rasgos similares o iguales.

 

Los dos tenemos los ojos cafés, grandes, expresivos y de mirada profunda. Nuestra boca es pequeña de labios rojos bien definidos.

 

 

El contorno de nuestra cara es simétrico de piel trigueña. Los dedos de nuestras manos son de mediana longitud y grosor. Nuestros pies son pequeños y  tienen forma redondeada. La contextura de nuestro cuerpo es media, ni tan delgados, ni tan robustos.

 

Imagino con emoción e ilusión cómo nos veremos y compararemos nuestros parecidos, cuando él sea adulto y yo adulta mayor.

 

Con Orianna también compartimos algunos rasgos físicos. El cabello largo y semiondulado, las cejas delgadas, orejas pequeñas, blandas y redondas.

 

No obstante, creo que en la dimensión mental es donde más coincidimos, esa es la dimensión donde Orianna hija y Luz Adriana madre se encuentran genuinamente.

 

Somos sensibles, sociables, rebeldes, perceptivas, intuitivas, desobedientes, comprensivas y en el buen sentido, hasta subversivas.

 

Un sentir imperante y un pensar frecuente en el significado de la libertad y en cómo vivirla, ha acompañado a Orianna desde que empezó su proceso de hacerse consciente de sí misma. Este mismo Sentipensar me ha acompañado desde que empecé a interesarme por la vida y el sentir humano.

 

Naturalmente, con Dante también coincidimos en varias características de temperamento y carácter.

 

A Dante y a mi nos gusta jugar y soñar, conversar y expresar nuestros sentires antes que nos desborden . Somos confiados e introspectivos, flexibles cuando existe conversación y argumentación.

 

En suma, el vínculo con Orianna y Dante me ha permitido profundizar en la comprensión de mi propio ser. Incontables veces me he visto retratada en los hijos que la vida me encomendó Humanizar  y ayudar a Crecer.

 

 

Creo que cuando decidimos hacernos madres y padres, habilitamos en nosotros la bonita posibilidad y la gran oportunidad de transformarnos, mejorarnos, evolucionarnos, Humanizarnos.

 

Creo que a través de los hijos que la vida nos comparte podemos observarnos, reflexionarnos, conocernos, comprendernos más y mejor. Les damos de lo que tenemos dentro, razón que los convierte en reflejo y retrato de una parte importante de lo que somos. Somos su neurona espejo y ellos la nuestra.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s