FORMAR PARA LA VIDA

Posted on

FORMAR PARA LA VIDA

Formar para la Vida es dirigir la mirada a la dimensión Afectiva. Esa que al ser desarrollada, activa una fuente de infinita sabiduría; esa que valora la vida, porque puede percibir la inmensidad en la oportunidad de vivir; esa que cuida la vida, porque es capaz de sentir su fragilidad, su fugacidad y su fuerza para dar; esa que conoce y comprende la vida, porque dedica tiempo y atención a observarla, contemplarla, leerla, escucharla; esa que cree en la vida, porque comprende que el creer activa el sentir del vivir; esa que siente la vida, porque es consciente que lo que intensamente se siente, en algún momento trasciende.

 

Formar para la Vida es detectar la conexión entre Formación  y Humanización. Conexión que favorece la acción de la  genuina Evolución; del genuino Crecimiento, que le da a la vida sustento.

 

Formar para la Vida es ir más allá, de educar para ser alguien en la vida. Siempre somos alguien en la vida, en tanto que existimos; pero no siempre sabemos quiénes somos, ni qué queremos ser, ni cómo podemos llegar a ser lo que queremos ser, ni cómo podemos llegar a Humanizar el Ser.

 

Formar para la Vida es  entrar en sintonía con el auténtico sentido de la vida. Ese que facilita una vida compartida, sentida, vinculada, creativa, talentosa, constructiva, cooperativa, gratificante, motivante.

 

Formar para la Vida es prestar atención al gobierno de la emoción.  En especial, a la emoción que desencadena mayor conmoción; es cuestión de apaciguar la ira, vencer el miedo y dosificar el placer, esto ayuda a trascender.

 

Formar para la Vida es permitir encontrar el significado particular de la vida; el propósito particular del estar vivo; el sentido particular del vivir; el estilo particular de aportar al convivir; el modo particular de interactuar generando bienestar.

 

Formar para la Vida es propender por comprender, que hay infinita sabiduría contenida, en cada partícula de la vida y una oportunidad cada día, de hallarle sentido a la vida.

 

Formar para la Vida es habituar la responsabilidad, para vivir con libertad.

 

Formar para la Vida practicando la Formación Afectiva. Esta se constituye en una viable alternativa, para prevenir y en algunos casos corregir, las múltiples problemáticas que día a día nos desafían; en el ámbito personal, familiar, social y natural de la vida.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s